DJI, la marca especializada en la fabricación de drones, tiene nueva sede en Shenzhen, China. La compañía ha inaugurado el DJI Sky City, un nuevo centro de innovación diseñado por la firma de arquitectura Foster + Partners que consta de dos torres de 40 y 44 pisos y que reunirá, a partir de ahora, a todos los empleados que han estado trabajando por diferentes oficinas que DJI tenía en la ciudad.

La llamada DJI Sky City, de hecho, ha sido diseñada pensando en la filosofía de la compañía, pues las torres cuentan con plantas "flotantes" que están separadas de la estructura principal para dar la sensación de que están suspendidas en el aire. A ambas torres, además, les conecta un puente colgante de 90 metros de longitud, que sirve a la compañía como muestra de que ahora, todas sus áreas están, en cierto modo, conectadas entre sí.

"Vemos Sky City como un producto diferente a todos los que hemos hecho: nuestro verdadero hogar. En el comienzo de una nueva era para DJI, prestamos gran atención al crecimiento y bienestar de cada empleado", ha asegurado Frank Wang, fundador y máximo responsable de DJI, y quien destaca, además, que la construcción de la sede ha durado 6 años.

Reunir los diferentes departamentos que DJI tenía en Shenzhen

Precisamente, la nueva sede de DJI reúne los diferentes departamentos que la firma asiática tenía esparcidos por la ciudad de Shenzhen. Hay áreas de oficina, centros de investigación y desarrollo e, incluso, cuatro plantas dedicadas exclusivamente a la prueba de vuelo de drones. En la parte inferior del edificio, además, se ha diseñado un jardín abierto al público. Por lo tanto, los ciudadanos o visitantes pueden pasear tranquilamente por la parte exterior de las instalaciones.

El interior, por supuesto, también está cuidado al detalle. Cuenta con vestíbulos específicamente diseñados para que los empleados se sientan en armonía, con jardines zen y colores neutros y naturales.

DJI y Foster + Partners también han diseñado la nueva sede pensando en el impacto medioambiental. Lo han hecho apostando por plantas completamente acristaladas para facilitar la entrada de luz diurna y, por tanto, reducir considerablemente el uso de luz artificial. El diseño de los ascensores, además, está pensado para aprovechar al máximo la superficie útil de las oficinas. Se incluye, por otro lado, un sistema de riego a través de la reutilización de aguas grises. La sede también cuenta con un mecanismo de recogida y almacenaje del agua de lluvia para su reutilización.

Etiquetado:

Deja un comentario

Deja tu comentario