Al final de la cuarta temporada de Cobra Kai, Miguel decide ir a México en busca de su padre, por lo que la quinta comienza con él en plena búsqueda y Johnny y Robby siguiéndole los pasos para llevarle de vuelta a casa. La llegada al país latinoamericano está plagada de venturas y desventuras que terminan con el coche de padre e hijo en la grúa. Puesto que les falta dinero para recogerlo del depósito, Robby se ofrece a participar en un concurso de comer picante. De hecho, ingieren algunos de los más picantes del mundo, supuestamente. Es aquí donde entra en juego la parte científica de todo este asunto. Cada uno de los concursantes cuenta con un vaso de leche, que no duda en beber cuando el ardor de los chiles se hace insoportable.

Todos hemos escuchado alguna vez que la leche es el antídoto perfecto para el picante. Incluso puede que lo hayamos probado alguna vez. Del mismo modo que hemos podido comprobar que beber solo agua no supone demasiado alivio. ¿Pero a qué se debe todo esto?

La clave, como en tantos otros asuntos de nuestro día a día, está en la química. Concretamente en la composición de la capsaicina, responsable del sabor picante de los pimientos de chile, y en algunos de los ingredientes de la leche. Eso sí, según algunos estudios, podría haber antídotos mucho mejores que esta. ¿Sabrán eso los guionistas de Cobra Kai?

El papel de la capsaicina en el picante

Los pimientos picantes contienen capsaicina, una sustancia que se une a los receptores TRPV1 de las células de la boca. Estos responden a multitud de estímulos, desde un aumento de las temperaturas hasta un pH muy bajo, y cuando se encienden activan las neuronas del dolor. Por eso, al comer picante sentimos una sensación de dolor y quemazón similar a la que experimentamos al tomar algo muy caliente o muy ácido (pH bajo).

Si nos fijamos en la composición de la molécula de capsaicina, veremos que tiene una cola de carbono e hidrógeno. Esto la convierte en una molécula lipofílica o, lo que es lo mismo, con afinidad por las grasas. A su vez es hidrofóbica. Es decir, no tiene esa misma afinidad por el agua. Y es aquí donde reside el truco para reducir el ardor del picante.

Debemos buscar sustancias grasas o que también sean lipofílicas, para que la capsaicina pueda mezclarse con ellas y no llegue a unirse a los receptores TRPV1. El agua no sirve, por eso cuando la bebemos no se calma el picor. Como mucho, si está fría, puede reducir la temperatura de la boca y aliviarla temporalmente, pero servirá de muy poco. En cambio, la leche tiene altas dosis de una proteína, llamada caseína, que es también lipofílica. Además, la leche entera contiene mucha grasa, por lo que sería un win win.

Sin embargo, en 2019 se llevó a cabo un estudio en el que se comprobaba la eficacia de diferentes tipos de leche y se llegó a la conclusión de que, en realidad, la caseína es mucho más importante que la grasa. De hecho, no había prácticamente diferencia entre la leche entera y la desnatada. Las que no sirven de nada contra el picante son las bebidas vegetales, ya que no tienen caseína.

Molécula de capsaicina

Otros remedios, más allá de la leche, que podrían haber usado en ‘Cobra Kai’

Ya hemos visto que la leche puede ayudarnos a evitar el ardor desagradable del picante, de ahí que se use en concursos como el que aparece en Cobra Kai. Sin embargo, hay algunos problemas. Por un lado, hay personas con intolerancias a la lactosa o alergias a la proteína de la leche, que no deberían tomarla. En el primer caso, podría no haber problema si solo se enjuagan la boca con la leche, sin tragarla. Sin embargo, con una alergia no debemos jugárnosla ni siquiera con eso.

Además, la leche altera mucho el sabor que deja el picante en la boca. Y, salvo que lo hagamos solo por dinero, como Robby en Cobra Kai, lo normal es que tomemos picante porque nos gusta cómo sabe. Para ambos casos, se han estudiado otras opciones. Y, de hecho, se ha descubierto que hay alguna que no presenta estas desventajas y, además, es más eficaz que la leche. Se trata del agua con sacarosa.

En un estudio de julio de 2022 se vio que esta dulce mezcla podía reducir el ardor del picante con una mayor eficacia que la leche. De hecho, se vio que una solución de sacarosa al 10% y a 20 °C era igual de eficaz que la leche a 5 °C. Por lo tanto, en la leche podría estar influyendo la temperatura, pero en el agua con sacarosa no.
El problema es que está dulce y podría modificar también un poco el sabor del picante, pero no tanto como la leche. En definitiva, las dos opciones parecen válidas, según la ciencia. En Cobra Kai optaron por la leche, tanto en el propio concurso, como Robby después, cuando bebe de una gran botella en el viaje de vuelta. Podría haber sido agua con sacarosa, pero habría sido menos reconocible. Desde luego, no menos eficaz.

Deja un comentario

Deja tu comentario