Verano, piscina y margarita. ¿A quién no le va a gustar? Puede parecer inocuo, sobre todo si optamos por la versión sin alcohol del cóctel. Pero incluso en ese caso hay que tener cuidado, pues su preparación en esta época del año nos puede salir bastante cara. Y es que resulta que el contacto con el sol después de haber estado exprimiendo limas puede provocarnos una afección cutánea, llamada fitofotodermatitis.

Bueno, en realidad la lima no es la única fruta que provoca este doloroso efecto. También ocurre con otras plantas, como la higuera. Sin embargo, los casos con limas son tan comunes que incluso se ha llegado a bautizar coloquialmente a la fitofotodermatitis como “Margarita Burn” o, lo que es lo mismo, "Quemadura de Margarita".

Por suerte, el tratamiento con esteroides suele ser muy eficaz y las lesiones que provoca en la piel desaparecen bastante rápido. Pero, mientras tanto, causan muchísimo dolor. Por eso, no está de más saber en qué consiste y cómo puede evitarse, para evitar llevarnos una sorpresa desagradable cuando nos preparemos un rico margarita.

Las limas del margarita te pueden quemar

Las limas, así como el resto de cítricos y otros vegetales, como el apio o el hinojo, tienen una sustancia llamada furocumarina. Si esta entra en contacto con la piel y no se lava rápidamente, puede ser absorbida por su capa más externa y, al activarse con las radiaciones UVA del Sol, provocar ardor, enrojecimiento y ampollas equivalentes a quemaduras de segundo grado. Es lo que se conoce como una fitofotodermatitis.

Los síntomas pasan por varias fases. La primera erupción se origina en las primeras 24 horas, después de la exposición a la furocumarina y el sol. Estas primeras lesiones son manchas rojas e inflamadas, que después dan paso a las ampollas. Esto ocurre un par de días después. Finalmente, cuando baja la inflamación, cosa que ocurre antes si se trata con esteroides, las ampollas se convierte en manchas indoloras, pero muy pigmentadas, que pueden mantenerse en la piel durante meses.

Lógicamente, no ocurre solo cuando nos preparamos un cóctel. Sin embargo, la afección se conoce así porque se han dado muchos casos en personas que se prepararon uno o varios margaritas en alguna fiesta de verano. Por ejemplo, el año pasado se publicó el caso de un joven de 26 años, que cortó y exprimió 24 limas mientras preparaba unos cócteles para tomarlos en una fiesta en su piscina. Solo 7 horas después, comenzó a salir la primera erupción, que no se extendió solo por las manos, sino que también avanzó por el abdomen y los muslos, posiblemente a causa de las salpicaduras.

¿Cómo podemos evitar la fitofotodermatitis?

Para evitar las quemaduras de margarita, hay que seguir dos consejos muy básicos. El primero es usar protección solar. Esto ya deberíamos hacerlo, incluso si no hemos entrado en contacto con frutas ni ningún cóctel, pero no está de más recordarlo. 

Por otro lado, en caso de haber estado cortando limas o cualquiera de las frutas mencionadas, o incluso de haber sufrido alguna salpicadura bebiendo un cóctel, se debe lavar la piel antes de que el compuesto en cuestión sea absorbido por ella. Es decir, como mucho antes de las 2 horas siguientes.  Esto es aplicable a personas que van a estar al aire libre; pero también si, por ejemplo, están muy cerca de una ventana.

En definitiva, podemos disfrutar de un margarita o cualquier cóctel con cítricos durante los días de verano. Pero hay que tener en cuenta algunas consideraciones para que el Sol no nos juegue una mala pasada. Bastante tenemos con las quemaduras normales, mejor no ponerle ya más combustible a sus radiaciones. 

Deja un comentario

Deja tu comentario