El ejercito israelí pronto contará con una nueva herramienta militar que no solo destaca por su potencia, sino también por su tecnología. El ministerio de defensa del país ha anunciado el desarrollo y las futuras pruebas de un tanque no tripulado capaz de activar y hacer funcionar algunos de sus dispositivos de combate, como una torreta ametralladora de 30mm, de forma autónoma, y que dispone, además, de una plataforma robótica en su zona posterior capaz de lanzar drones.

Este vehículo de combate robótico, también conocido como M-RCV, (Medium Robotic Combat Vehicle, por sus siglas en inglés) recibe el nombre de BLR MK2. El vehículo está desarrollado por la Dirección de Investigación y Desarrollo de Defensa (DDR&D), junto con la Administración de tanques y APC del ministerio de defensa de Israel, así como por diferentes industrias de seguridad del país, según ha confirmado la propia administración.

Destaca, principalmente, por ser un dispositivo completamente autónomo. Es decir, no necesita conductor. Sus armas, además, también puede funcionar de forma independiente. El tanque no tripulado BLR MK2, por otro lado, puede ser útil en cualquier situación: tanto de día, como de noche; y en cualquier condición meteorológica.

Si bien uno de los atractivos de este tanque no tripulado es su torreta autónoma de 30 mm y su lanza misiles diseñado por Israel Aircraft Industries, el BLR MK2 también está destinado a la carga de mercancías y cuenta, además, con una plataforma robótica capaz de lanzar drones que integran un sistema de reconocimiento autónomo.

El tanque no tripulado israelí comenzará a probarse en 2023

El BLR MK2, se ha anunciado durante en el congreso de defensa y seguridad Eurosatory de 2022, pero no estará operativo hasta 2023. Lo hará, además, en fase de pruebas, tal y como ha confirmado el propio ministerio de defensa de Israel. Mientras tanto, es posible verlo en funcionamiento y conocer un poco más acerca del uso de sus tecnologías en un vídeo compartido por Elbit Systems, compañía que ha ayudado en el desarrollo de este tanque no tripulado.

El BLR MK2, eso sí, no es la única herramienta avanzada que podría usar pronto el ejercito Israel. La compañía israelí Camero-Tech presentó hace apenas unas semanas un radar capaz de ver lo que hay detrás de las paredes. Esto es posible gracias al uso de un sistema de seguimiento de objetos impulsado mediante inteligencia artificial. El producto, bautizado como Xaver 1000, no ofrece una visión clara de lo que hay tras un muro, pero sí puede ser de ayuda para detectar siluetas de humanos u otros objetos.