Apple se encuentra trabajando en un servicio de hardware por suscripción para adquirir algunos de sus productos, según informa Mark Gurman (Bloomberg), una de las fuentes más confiables sobre futuros productos de la compañía de Cupertino. La propuesta, que todavía se encuentra en etapa de planeación, permitirá hacerse con un iPhone o iPad pagando una determinada cantidad mensual.

De concretarse, sería la mayor apuesta de Apple en lo que se refiere al modelo de ventas recurrentes que ha impulsado con éxito en su división de servicios. Recordemos que este último se ha convertido en una fuente importante de ingresos para la empresa en los últimos años. No obstante, dicha división se sustenta, de momento, en servicios de entretenimiento y herramientas laborales.

Cabe mencionar que Apple ya tiene cierta experiencia con opciones de venta similares. En los Estados Unidos, es posible adquirir cualquier dispositivo de la compañía pagando una cantidad cada mes, todo gracias a la Apple Card. Además, en múltiples países también existe el iPhone Upgrade Program, con el que los interesados pueden obtener un nuevo iPhone a 12 mensualidades fijas —y renovarlo cada año—. Ambas han sido posible gracias a la asociación de Apple con varios bancos.

¿Cómo se diferenciará el servicio de hardware por suscripción de las alternativas anteriormente descritas? Básicamente, la contratación sería directamente con Apple, sin intermediarios en el proceso. Sería casi tan sencillo como suscribirse a Apple Music, por ejemplo. Además, los dirigidos por Tim Cook tendrían la posibilidad de incluir otros servicios en el paquete; tales como Apple Care y Apple One (que agrupa Apple Music, Apple TV+, Apple Arcade, iCloud+ y Apple Fitness+).

Aunque la empresa todavía está analizando y planeando cómo funcionará la suscripción, Gurman cree que existen posibilidades de verlo a finales de 2022. No obstante, no descarta que su lanzamiento se aplace hasta 2023. Otra duda que queda en al aire es: ¿en cuántos territorios estará disponible? Viendo la estrategia que siguieron con algunos servicios de software, no sería extraño que la disponibilidad, al menos durante los primeros meses, estuviera limitada a Estados Unidos.

Todavía nos faltan conocer muchos detalles sobre el servicio de hardware por suscripción de Apple. Sin embargo, ya desde ahora resulta interesante ver cómo los de Cupertino idean nuevas maneras de impulsar su división de servicios. El crecimiento de esta ha sido constante pero, en la época actual, todavía existen muchas áreas de oportunidad por explorar.

Sin duda, una suscripción para adquirir hardware sería ideal para las personas que, por uno u otro motivo, no tienen la posibilidad de pagar el precio total de un iPhone o iPad desde el principio. En muchos países, principalmente en Latinoamérica, donde los precios de los smartphones se ha disparado, los clientes recurren a la financiación de bancos, o bien, a los planes de las operadoras que aligeran el gasto inicial. Apple estaría cubriendo las necesidades de ese mercado, que es muy grande.