La humanidad nuevamente se enfrenta a una situación crítica; esta vez un conflicto bélico entre Ucrania y Rusia con posibles consecuencias devastadoras para el resto del mundo. Desde luego, internet, y principalmente las redes sociales, están jugando un papel fundamental para consumir y difundir información. El problema, no obstante, es que "moderar" el gran volumen de noticias que se publican es prácticamente imposible para las empresas, incluyendo Twitter.

Desde hace días, diversos perfiles OSINT (Inteligencia de Fuentes Abiertas) ucranianos han estado cubriendo a través de Twitter el avance de las tropas rusas rumbo a la frontera con Ucrania. Sin embargo, de manera completamente inesperada, algunas de estas cuentas fueron eliminadas por la red social pese a que su información era verídica, según recoge Ars Technica. Twitter ya reconoció que se trató de un error y restableció la operación de dichos perfiles. ¿Qué sucedió exactamente?

En un principio, los periodistas de Ucrania que resultaron afectados intuyeron que Rusia había lanzado una campaña de bots para reportar sus publicaciones como sospechosas por contenido falso. "Twitter tiene… la responsabilidad de garantizar que sus propios sistemas de información no sean mal utilizados por personas o naciones", declaró uno de ellos.

Algunos perfiles de Ucrania, perjudicados por un error humano

Agencia EFE

El sistema de Twitter suele reaccionar cuando un gran volumen de denuncias se presentan sobre un tweet o perfil. No obstante, por lo que ha mencionado la compañía en situaciones del pasado, su sistema no tiene la capacidad de bloquear una cuenta con base en el número de denuncias. Tras una revisión manual, es un humano —o varios— quien toma la decisión final.

Por lo tanto, se puede descartar que el cierre de estos perfiles OSINT originarios de Ucrania fuera causado por una campaña de bots rusa. Lo que en realidad pasó, según Twitter, es que simplemente se equivocaron al momento de clasificar las cuentas involucradas como "manipuladas o engañosas". Tras las críticas de múltiples periodistas, los dirigidos por Parag Agrawal tomaron acciones rápidas para restablecer los perfiles perjudicados.

Su actividad es clave porque la información que proporcionan sirve para complementar los reportes sobre lo que está ocurriendo en la zona del conflicto. Ucrania, en este caso. Eso sí, no deja de ser preocupante que, pese a las experiencias del pasado, Twitter siga cayendo en este tipo de errores en medio de un panorama de incertidumbre.