Tras un primer momento de dudas e incertidumbres, la reforma laboral impulsada por el Gobierno del PSOE y Podemos salió adelante. Se aprobó gracias al descuido de Alberto Casero, un diputado del Partido Popular que votó a favor de manera telemática. Lo hizo, presuntamente, "por un error humano". No obstante, miembros y representantes de su partido lo atribuyen a un fallo informático, alegando que el sistema interpretó un "sí" cuando Casero votó "no" a la reforma laborar. Pero, ¿cómo funciona el voto telemático? ¿es posible que falle?

El objetivo del sistema de voto telemático es permitir que aquellos diputados que no pueden acudir al Congreso de manera presencial por un enfermedad u otra causa justificada, puedan formar parte de la votación de esa sesión. Es, básicamente, un voto por internet. Para que los diputados puedan votar desde su casa, necesitan acceder a la Intranet del Congreso mediante una plataforma online donde los representantes deben acreditarse mediante su usuario y contraseña. En ese portal pueden ver las votaciones anteriores, según destaca ElDiario.es, y también a las actuales. Todas ellas muestran información importante, como el objetivo de esa propuesta o el plazo para votar. Pero, ¿cómo se ejerce el voto?

Pongamos de ejemplo que un diputado enfermo, como es el caso de Alberto Casero, no puede acudir al Congreso de los Diputados y necesita votar de manera telemática. Para ello, solo debe acceder al mencionado portal, iniciar sesión con sus claves, pulsar sobre el nombre de la sesión que se esté cursando en ese momento y desplazarse hasta una sección llamada "Expedientes disponibles para votar telemáticamente". Ahí aparecerán todos los temas a tratar mediante votación. Aquellos en las que el plazo de votación ha expirado, se marcarán en rojo. Los todavía disponibles, en cambio, se mostrarán en negro.

Después, el diputado debe seleccionar uno de los tres botones que aparecen a un lado de la descripción de aquellas propuestas disponibles para votar. Puede escoger entre tres opciones: "Sí", que se muestra remarcado en color verde; "No", que se muestra en rojo; y "Abstención", en amarillo". Son los mismos tonos que se utilizan en el sistema de votación del Congreso, por lo que puede ser útil para evitar confusiones.

Una vez seleccionada la casilla, el diputado debe confirmar la acción a través de un botón llamado "Emitir voto". Acto seguido, el portal procederá a mostrar un resumen de la votación telemática. Si está todo correcto, puede enviar el voto pulsando en el botón "Finalizar votación". En caso contrario, puede retroceder para rectificarlo. No obstante, una vez pulsado el botón que finaliza la votación, el resultado se envía al Congreso y no hay forma de rectificarlo.

¿Puede fallar el sistema de votación telemática?

Foto por Towfiqu barbhuiya

El PP sostiene que el voto emitido por su diputado fue un fallo del sistema, y no un error humano. Aseguran que Alberto Casero votó "no", pero que el certificado que se emitió una vez confirma la votación, mostró un "sí", aunque han confirmado que no tienen pruebas. ¿Ha fallado alguna vez? Según El País, que cita a fuentes oficiales de las Cortes, nunca se ha reportado un fallo relacionado con el sistema de votación telemática. El historial de errores humanos con este método, sin embargo, es bastante amplio. Casero, de hecho, no es la primera vez que se equivoca emitiendo su voto.

El sistema de voto telemático nunca ha fallado en el Congreso

No obstante, que el voto telemático del Congreso de los Diputados nunca haya fallado no significa que pueda hacerlo en un futuro. Siempre hay una primera vez. De hecho, en 2006, el Tribunal Constitucional anuló una votación del parlamento vasco después de que la diputada Irene Novales reportara fallos informáticos que le impidieron efectuar su decisión. La diferencia con el caso de Alberto Casero es que el voto de Novales simplemente no se contabilizó, y no fue una mala interpretación del sistema, como aseguran desde el PP.

Por el momento, aquellos partidos que se mostraron en contra a la reforma laboral recurrirán la votación a la Mesa del Congreso y al Tribunal Constitucional para intentar anular el voto telemático de Alberto Casero y, por lo tanto, tumbar la reforma. Esta, por el momento, sigue adelante.