El uso de robots para el rescate de personas en desastres naturales está cada vez más estudiado. Estos dispositivos pueden llegar más fácilmente a los lugares a los que los humanos no pueden acceder, poseen herramientas para levantar barreras, abrir puertas o cualquier otra tarea necesaria y, por supuesto, no se pone a una persona en peligro para hacerlo. Además, existen drones que pueden utilizarse para encontrar a las víctimas desde el aire en lugares de difícil acceso. ¿Pero por qué elegir? Lo ideal sería un robot que pudiera hacer ambas cosas. Por eso, un equipo de científicos del Istituto Italiano di Tecnologia está realizando mejoras en iCub, un robot humanoide que, dotado con un jetpack, podría convertirse en un superhéroe muy similar al Iron Man de Marvel. 

El robot ya existía previamente. Tiene rasgos similares a los humanos y la estatura de un niño. Es capaz de abrir puertas, cerrar válvulas y otras tareas necesarias en el rescate de víctimas de desastres naturales. Además, su locomoción bípeda le da la posibilidad de caminar y subir escaleras. Pero no vuela. Eso le da la capacidad de inspeccionar escenarios a ras del suelo, pero no de poder observar desde arriba para encontrar más rápidamente a dónde debe dirigirse la ayuda.

Esto es algo que puede solucionarse con la colocación de una de esas mochilas de propulsión conocidas como jetpacks. Pero no basta con eso. iCub necesita algunas mejoras más para convertirse en el Iron Man que todos necesitamos.

De robot humanoide a un verdadero Iron Man

En un comunicado publicado en su página web, los creadores de iCub han puesto el tsunami del Índico de 2004 como ejemplo de desastres naturales en los que habría sido útil un robot humanoide volador.

Recuerdan que allí murieron unas 230.000 personas y otras 140.000 resultaron heridas. Además, 1,74 millones de personas tuvieron que ser desplazadas o atendidas. Un robot humanoide como iCub habría sido muy útil. Pero sobre todo si a sus capacidades actuales se le hubiese sumado la búsqueda de víctimas y supervivientes durante el aire.

Por eso, ya han comenzado con una investigación que va mucho más allá de la simple colocación de un jetpack. 

iCub al rescate

Para convertirlo en un Iron Man, estos científicos italianos planean colocar a su robot humanoide, de 104 centímetros de altura y 33 kg de masa, dos motores de propulsión. Estos se están estudiando independientemente en un banco de pruebas experimental. ¿Pero cómo se manejará en el aire una vez que se le coloquen?

Para saberlo es necesario estudiar su aerodinámica, por lo que están realizando simulaciones a ordenador de dinámica de fluidos.

Y, con los resultados obtenidos, han comenzado a analizar los algoritmos necesarios para que pueda regular la altura y la posición desde el aire. Así, inicialmente actuaría como un dron, capaz de localizar su objetivo desde el aire, pero con la capacidad de lanzarse él mismo a dar su ayuda. Como un verdadero Iron Man.

El robot podría controlar la posición y altura desde el aire

Todo esto convierte a este robot humanoide en un verdadero superhéroe, aunque aún hay mucho camino por recorrer. De momento, ya hay cuatro iCubs fabricados y a punto, a falta de terminar de desarrollar su mecanismo de vuelo. Con ellos, se podría realizar el rescate desde diferentes frentes de un mismo desastre natural. No sabemos cuándo un tsunami, una ola de tornados, un gran terremoto o un volcán pueden volver a poner a los seres humanos contra las cuerdas. Contar con la ayuda de los robots sin duda será un punto a nuestro favor. Y si ese robot es prácticamente un superhéroe de Marvel, mejor que mejor.