A nadie le gusta hacer copias de seguridad. Pero cuando las necesitas, ya es tarde. Si pierdes un dispositivo, te lo roban, queda inutilizado o es víctima de ransomware, la mejor solución es contar con copias de seguridad de tus archivos, datos y documentos más preciados. Pero hacer una copia de seguridad no es tan simple como parece. Hay que seguir unas normas para que esa copia sea útil. El método más recomendable se conoce como regla 3-2-1 y es muy fácil de aplicar.

Expertos de todo el mundo recomiendan la regla 3-2-1 por muchos motivos. Es posible que ya la emplees en tu día a día sin conocer su nombre técnico. Y su propósito no es otro que hacer que tus copias de seguridad sean útiles y estén disponibles cuando llegue el momento de restaurar tus datos. Tanto si los pierdes como si alguien los secuestra mediante ataques ransomware, muy en alza en los últimos años en el ámbito profesional y doméstico.

Así que no basta con hacer copias de seguridad con una herramienta externa o con la que trae consigo Windows o macOS. Conviene seguir una serie de buenas prácticas, fáciles de seguir pero que harán que puedas restaurar esa copia en vez de llevarte las manos a la cabeza por no haber hecho bien ese backup. Pero, ¿qué significa la regla 3-2-1?

3 - Hacer 3 copias de seguridad

La regla 3-2-1 se divide en tres partes. La primera es el 3 y se refiere a que hagas varias copias de seguridad. En concreto, se recomienda hacer tres copias de un mismo archivo o documento. Es decir, la copia principal y dos copias adicionales por si acaso.

Sí, podrías hacer una única copia. Pero, ¿y si pierdes el original y también la copia? La segunda copia será tu plan C en caso de fallar el plan B. Claro está, si tan importantes son los archivos que quieres salvaguardar, puedes añadir más copias a la ecuación para asegurarte de que todo vaya bien cuando necesites acudir a esa copia.

La regla 3 responde a una situación en la que pierdes tanto el archivo original como la copia. Esto puede ocurrir por varios motivos. Primero, porque ambos estaban en el mismo dispositivo. Segundo, porque la copia estaba en la nube pero has sincronizado por error y se ha borrado la copia del servidor. También puede ocurrir que un desastre haya destruido el dispositivo del archivo original y, además, el que alberga la copia. Toda precaución es poca.

2 - Usar 2 lugares distintos para guardar las copias

Segunda parte de la regla 3-2-1. Como decíamos antes, una situación frecuente al hacer copias de seguridad es guardarla en el mismo dispositivo que guarda el archivo original. Esto hace que si pierdes dicho dispositivo pierdes original y copia. Así que ese backup no sirve para nada.

El 2 de la regla 3-2-1 se refiere a guardar las copias de seguridad en dos dispositivos distintos. Por ejemplo, el original en tu ordenador y la copia en tu smartphone. O uno en tu dispositivo local y otro en la nube. O acudir a una de las muchas opciones que hay en el mercado: memorias USB, tarjetas SD, discos CD o DVD, discos externos, dispositivos NAS, almacenamiento online gratuito o de pago…

1 - Guarda 1 copia externa

El 1 de la regla 3-2-1 tiene que ver con que una de las copias de seguridad esté alejada o sea independiente de las otras. Esto afecta al lugar físico en el que está esa copia. Por ejemplo, si tienes tres copias de un mismo archivo, pero las tres están en tu domicilio u oficina, si hay un incendio, perderás las tres copias. En cambio, si una de las tres copias están en la nube o en un dispositivo guardado en otro lugar, esa copia se salvará.

Para esta copia externa, resulta muy útil contar con almacenamiento en la nube, como Dropbox o Google Drive, ya que los servidores en los que se guardará están a kilómetros de distancia del resto de copias. Lo mismo ocurre si tienes un NAS en casa o en otro lugar. Puedes configurarlo para enviarle una copia de seguridad y así podrás recuperarla si es necesario.

Las bondades de la regla 3-2-1

En resumen, haz 3 copias de tus datos. Mantén las copias en, al menos, 2 tipos distintos de almacenamiento. Y, por último, mantén 1 de las copias fuera del lugar en el que guardas las demás. Con esta regla obtendrás copias de seguridad realmente seguras porque estarán protegidas de los mismos problemas o inconvenientes que pueden afectar a tus archivos originales. Y aunque lo ideal es no necesitar todas esas copias, mejor tenerlas que no tenerlas.

Otra ventaja de la regla 3-2-1, además de su eficacia, es que resulta muy fácil de implementar. Hoy en día podemos comprar medios de almacenamiento baratos y/o adquirir espacio en la nube por un precio módico. Además, la tarea de la copia de seguridad se realiza automáticamente gracias a los programas y aplicaciones actuales. El propio sistema operativo permite programar dicha tarea, y las aplicaciones de terceros permiten personalizar la tarea, hacer la copia, cifrarla y/o enviarla a otro dispositivo por internet.