Louis Lozano y Eric Mitchell, dos policías de Los Ángeles, han sido despedidos por "múltiples cargos de mala conducta", después de que el sistema de videovigilancia de su vehículo los grabara jugando a Pokémon Go en un momento donde debían atender un robo en curso.

El documento archivado por el departamento judicial de California relata la surrealista historia de cómo ambos agentes dedicaron su ajetreada mañana de sábado a jugar a Pokémon Go con su coche patrulla. Tanto Louis Lozano y Eric Mitchell debían atender una llamada por radio de Darnell Davenport, quien en aquel momento era el oficial al mando de las patrullas de la División Suroeste de Los Ángeles. Davenport fue notificado por un robo en un centro comercial y estuvo llamando a ambos agentes, que se encontraban en el vehículo y justo al lado del centro comercial, para que fueran a ayudar. Sin embargo, estos no atendieron a la llamada y en un momento, abandonaron el lugar.

Davenport, quien también se encontraba en el lugar, llegó a presenciar la extraña escena, por lo que decidió reunirse con ellos más tarde para aclarar por qué no atendieron ninguno de los varios avisos y se marcharon. Louis Lozano y Eric Mitchell se excusaron alegando que el ruido del exterior les impidió escuchar la llamada del robo, un error que únicamente quedó en una recomendación por parte de Davenport: la de buscar un sitio más tranquilo la próxima vez para que puedan escuchar las alertas.

El sistema de vigilancia del vehículo policial grabó a los agentes jugando a Pokémon Go

The Pokémon Company

A la mañana siguiente, el oficial al mando decidió revisar el sistema de videovigilancia que incluyen los vehículos policiales. Para su sorpresa, ambos agentes sí escucharon la radio, pero, ignoraron el aviso. Los policías, en cambio, se dedicaron a patrullar mientras jugaban a Pokémon Go en busca de dos pokémons para su colección. El documento, de hecho, describe algunos de los acontecimientos de la grabación.

El oficial Mitchell avisó al oficial Lozano que "acaba de aparecer un Togetic (Pokémon)", señalando que era "en Crenshaw, justo al sur de la calle 50. Después de que Mitchell aparentemente atrapara al Snorlax, exclamando: "Los Tengo", los agentes decidieron "ir a por el Togetic" y se marcharon. Cuando el coche se detuvo de nuevo, el sistema de vigilancia grabó a Mitchell diciendo: "No huyas. No huyas", mientras que Lozano describió cómo "lo había enterrado y le había dado un ultra golpe" al Togetic antes de anunciar: "Lo tengo".

La excusa de los agentes no fue suficiente para detener el despido

La grabación también mostró frases como "Mierda, tío. Esta cosa está sacando lo peor de mí", en relación a que a Mitchell le costaba capturar el personaje de Pokémon Go. "Mierda, por fin", dijo después de capturarlo. El clip que generó el sistema de vigilancia también llegó a grabar la conversación con el oficial al mando cuando les preguntó sobre la reunión en un parking de un establecimiento.

Después de comprobar las cintas, los agentes se excusaron diciendo que no jugaron a Pokémon Go, sino que únicamente estaban utilizando una app de "seguimiento de Pokémon", y que las conversaciones de las grabaciones habían sido malinterpretadas. Confesaron, eso sí, que dejaron su zona de patrulla para buscar a Snorlax, aunque consideraron su captura como una "patrulla extra". Los gentes apelaron su despido, pero La Corte denegó la solicitud, por lo que no han podido volver a su puesto de trabajo.