Desde hace tiempo se especula sobre cuándo Apple dará el salto a los chips de 3 nanómetros en sus principales dispositivos. Los impactantes resultados obtenidos en primera instancia con el procesador M1, y más recientemente con los M1 Pro y M1 Max —todos ellos producidos usando el proceso de 5 nanómetros—, alimentan el deseo de ver qué depararán las próximas generaciones de Apple Silicon. Y TSMC parece haber puesto manos a la obra para cumplir con las expectativas a futuro de uno de sus principales clientes.

Según un informe de DigiTimes (vía 9to5Mac), la compañía taiwanesa dio inicio a una "producción piloto" de los chips de 3 nanómetros. Claramente, esto no significa que dichos componentes se encuentren a la vuelta de la esquina, pero que sí se respetaría el roadmap establecido junto a los de Cupertino. Si bien los detalles son escasos, la intención de TSMC sería que los procesadores desarrollados bajo este proceso se produzcan masivamente a partir del último trimestre del año próximo.

Si esto se confirma, podría significar que el próximo gran salto en el hardware de los dispositivos de Apple se dé a partir del 2023. Es cierto que a mediados de este año circuló el rumor de que el iPad Pro de 2022 sería el primero en incluir un chip de 3 nanómetros; sin embargo, dicho objetivo hoy parece demasiado optimista. Por supuesto que nada debe descartarse de plano cuando se trata de los productos de la manzana, pero la línea de tiempo hoy no favorece a esa posibilidad.

Los chips de 3 nanómetros ganan fuerza para llegar a los dispositivos de Apple en 2023

La perspectiva de que los chips de 3 nanómetros lleguen a los dispositivos de Apple en 2023 es un tanto más realista. Recordemos, incluso, que durante noviembre se conocieron algunos detalles sobre cómo serían las evoluciones de los procesadores M1 Pro y M1 Max bajo la nueva arquitectura, que permitiría la inclusión de hasta 40 núcleos.

En tanto que para el iPhone, si bien se esperan novedades interesantes para el modelo 2022, la adopción del chip de 3 nanómetros de TSMC también se daría un año más tarde; es más, podría ocurrir en simultáneo con la incorporación del módem 5G desarrollado por Apple. Así, los de Cupertino continuarían cerrando filas con su propio hardware y harían con Qualcomm lo mismo que ya hicieron con Intel.

Por supuesto, todo dependerá también de cómo avance —y se apacigüe, con suerte— la crisis global de semiconductores, cuyo impacto global es claramente visible desde hace varios meses y también afecta las expectativas a futuro.