Amazon Web Services, el servicio del gigante tecnológico, ha sufrido una caída que afecta al funcionamiento de grandes plataformas como Slack, Epic Games y más, según los últimos datos de DownDetector y tal y como se refleja en la página de estado de AWS. Se trata de la tercera interrupción del servicio en este mes, y todo apunta a "una pérdida de energía dentro de un solo centro de datos" como la causante, según ha confirmado la compañía.

Los fallos comenzaron a reportarse entorno a las 13:00 horas (España) y principalmente en Epic Games Store y Slack. En ambos casos, los servicios funcionan bajo la tecnología de Amazon Web Services. Si bien la compañía ha confirmado que el servicio se está restableciendo poco a poco, los usuarios continúan informando de problemas a la hora de iniciar sesión o hacer compras en la tienda de Epic. También para jugar a juegos o acceder a sitios webs o aplicaciones que funcionan con AWS.

"Las interrupciones de los servicios de Internet están afectando actualmente a Epic Games Store, afectando los inicios de sesión, la biblioteca, las compras, etc. Estamos monitoreando la situación y os informaremos cuando se resuelva el problema", ha mencionado la compañía desarrolladora de juegos a través de Twitter.

Además de Slack, Epic y algunos de los juegos disponibles en la tienda de la compañía estadounidense, como Fortnite, también han sufrido una caída plataformas como Hulu, Tinder o Grindr. El juego Rocket League también tiene problemas de conexión de servidor a causa del fallo de Amazon Web Services.

Amazon Web Services comienza a recuperarse poco a poco

Foto por Austin Distel en Unsplash

La página de estado de Amazon Web Services indica que la mayoría de los servicios ya están operando con normalidad. La zona de cómputo en la nube de Virginia del norte, en Estados Unidos (Amazon Elastic Compute Cloud), que es la infraestructura más afectada, también se está recuperando, según la última actualización de la compañía. Amazon alerta, eso sí, que la recuperación es lenta.

"Tenemos una pequeña cantidad de volúmenes de EBS afectados que aún experimentan un rendimiento de E / S degradado y estamos trabajando para recuperarlo". Por lo tanto, es probable que algunas características o secciones de las aplicaciones o plataformas más afectadas no funcionen correctamente. Sin embargo, deberían volver a la normalidad en las próximas horas.

La última vez que Amazon Web Services sufrió una caída fue el 7 de diciembre, tal y como refleja el portal Toms Guide. Los fallos, en este caso, afectaron principalmente a los servicios de streaming, y tanto de la propia Amazon, con Prime Video, como de otras compañías, como Disney+.