La Game Boy es la tercera consola más vendida en la historia, por detrás de PlayStation 2 y Nintendo DS. Lanzada en 1989, tal fue su éxito que contó con varias versiones, como la Game Boy Color de 1998 o la Game Boy Advance de 2001. Esta última, es la décima consola en ventas con más de 80 millones de unidades vendidas. Y lo mejor de todo es que hoy en día puedes recordarla gracias a los emuladores GBA o emuladores de Game Boy Advance que hay en internet, para diferentes plataformas.

Incluso es posible encontrar emuladores GBA para smartphones con Android o el iPhone. Tal es la potencia de estos teléfonos inteligentes que puedes ejecutar emuladores para jugar a juegos míticos como Pokémon Rubí y Pokémon ZafiroMario Kart: Super Circuit o Super Mario Advance en formato ROM. Un archivo que replica el juego original.

Pero que algo sea posible no significa que sea deseable. En primer lugar, los emuladores de Game Boy Advance para iPhone no están presentes en la tienda oficial de aplicaciones y juegos, la App Store. Es decir, que tienes que instalarlos empleando métodos que, en ocasiones, son poco seguros. Por otro lado, los juegos en formato ROM son ilegales, ya que incluyen contenido con derechos de autor.

¿Por qué no hay emuladores GBA en App Store?

La gran pregunta. Si existen emuladores para replicar la consola Game Boy Advance en mi iPhone, ¿por qué no puedo encontrarlos en la App Store, la tienda de apps oficial de Apple? La respuesta corta es: por el copyright. La respuesta larga es que Apple es muy estricta con qué se publica y qué no en su tienda. Puede que en ocasiones se cuele alguna aplicación de dudosa calidad, pero normalmente Apple suele analizar las aplicaciones antes de aparecer en la App Store. O en sus propias palabras. “Revisamos todas las apps enviadas a App Store para asegurarnos de que sean confiables, funcionen correctamente y no contengan material ofensivo”.

En la página de Apple dedicada a los desarrolladores, puedes encontrar los motivos por los que tus aplicaciones y juegos pueden no ser aceptados en la App Store. Algunos motivos son obvios, como que la app da errores constantes, incluye enlaces rotos, las capturas de pantalla no explican exactamente para qué sirve la app, etc. En el tema que nos ocupa, si no hay emuladores GBA en la App Store es básicamente porque Apple te pide que “tu aplicación sólo incluya contenidos que has creado o para los que tienes licencia de uso”.

Los emuladores, aunque técnicamente son alegales, en la práctica son aplicaciones que replican en software el funcionamiento de una máquina o dispositivo protegido por copyright. Por regla general, los creadores de emuladores no pagan una licencia al creador original de esa consola, que en el caso que nos ocupa es la Game Boy Advance. Y, directamente, las ROM que contienen los juegos son ilegales, ya que infringen las licencias de sus creadores. Por ejemplo, Pokémon es una marca comercial de Nintendo, y solamente Nintendo es quien puede permitir crear contenido relacionado, incluyendo una ROM. Caso aparte son las ROM originales, que también las hay.

En resumen: Apple, para evitar problemas legales, no permite publicar emuladores en su App Store. Y si se cuela alguno, acaba desapareciendo al poco tiempo. Solamente encontrarás aplicaciones y juegos con contenido que respete la licencia de uso de ese contenido. Volviendo al ejemplo de Pokémon, es el caso de Pokémon Go.

Emuladores GBA: ¿debería instalarlos?

Puede que hayas oído hablar de GBA4iOS, Delta Emulator o RetroArch Emulator. Son emuladores de Game Boy Advance que puedes instalar en iPhone o iPad. Pero como hemos visto, no están disponibles en la App Store de Apple. Esto significa, que para instalarlos, deberás ir a sus respectivas páginas oficiales y seguir las instrucciones de instalación. Instrucciones que suelen ser complicadas de seguir y que, básicamente, consisten en saltarse las medidas de seguridad de iOS.

Brevemente, instalar aplicaciones de manera no oficial implica poner en riesgo la seguridad de tu iPhone. La razón de ser de la App Store es precisamente dar al usuario la seguridad de que la aplicación o juego descargados son seguros. Está claro que en el pasado se ha colado alguna app no segura, pero cada vez es más difícil que esto pase. En cambio, instalar aplicaciones manualmente implica asumir ciertos riesgos. Principalmente, que junto al archivo de instalación del emulador, estés instalando malware o que dejes abiertas las medidas de seguridad de iOS que impiden que esto pase.

Bien haciendo jailbreak a tu iPhone o bien empleando otros métodos que implican tiendas no oficiales como la Buildstore. Precisamente, para hacer jailbreak a un dispositivo iPhone es necesario emplear determinada versión de iOS para aprovechar agujeros de seguridad. Esto ya debería hacerte sospechar que si estás instalando software saltándote la seguridad de tu iPhone, qué impide que ese software facilite la instalación de aplicaciones de terceros o códigos maliciosos que te roben información o se la pongan en bandeja a completos desconocidos. ¿Merece la pena asumir ese riesgo?