Tras cuatro años de espera, se ha actualizado la criptomoneda más popular del mundo. Bitcoin ha estrenado este domingo una mejora de código denominada Taproot. La misma tiene como objetivo ampliar las capacidades de los contratos inteligentes y hacer que las transacciones sean más privadas y eficientes.

Esta actualización llega con un 90 % de aprobación entre la comunidad. Se trata de una elevado consenso en relación a la tensa situación que se vivió en 2017 cuando, debido al desacuerdo entre las partes interesadas, surgió la posibilidad de que Bitcoin se dividiera en dos versiones en cadenas de bloques separadas.

Lo cierto es que, como el mundo de las criptomonedas está en constante evolución, estas deben actualizarse cada cierto tiempo para fortalecer sus puntos débiles y optimizar su funcionamiento. Como el protocolo de Bitcoin es de código abierto, la comunidad de desarrolladores puede examinarlo y hacer su contribución.

¿Qué cambios trae la última actualización de Bitcoin?

Crédito: Unsplash

Uno de los cambios más importantes de Taproot tiene que ver con las firmas digitales. En la actualidad, Bitcoin utiliza un sistema que crea una firma a partir de la clave privada que controla una billetera de bitcoin. Esto garantiza que solo el propietario legítimo puede pueda tomar control de esta criptomoneda.

La actualización de noviembre de Bitcoin agrega las firmas Schnorr. Estas hacen que las transacciones con varias firmas sean indistinguibles de las simples ya que aparecerán como una única transacción estándar. Esto hará que sea más difícil rastrear e identificar transacciones ofreciendo así una mayor privacidad.

Esta actualización también trae mejoras en los contratos inteligentes, un sistema que autoejecutable que vive en la cadena de bloques y permite desde votar en una encuesta hasta para pedir préstamos. Ahora serán más baratos, ocuparán menos espacio en el blockchain de Bitcoin.

Las aplicaciones que funcionan con contratos inteligentes se conocen generalmente como DeFi (finanzas descentralizadas). Son utilizadas principalmente en Ethereum, Solana y proyectos similares, que tienen esta funcionalidad incorporada desde hace tiempo y se han ganado la confianza de los usuarios.

Las posibilidades de DeFi son muy amplias. Por ejemplo, a la hora de solicitar dinero prestado para un proyecto, en lugar de ir a un banco, las personas podrán acceder a una plataforma DeFi y, cumpliendo con una serie de condiciones, solicitar un préstamo. Es decir, se presentan como una alternativa al sistema financiero tradicional.

Bitcoin, por su parte, no ha sido deseñada para los contratos inteligentes, pero esta actualización le brinda las herramientas para un despliegue prometedor. Actualmente, se pueden crear smart contracts en la capa de protocolo central como en la plataforma Lightning Network, pero necesitarán tiempo para madurar y seguir mejorando.