Hertz ha iniciado sus planes de electrificar gran parte de su flota de vehículos con la compra de 100.000 Teslas Model 3. Estos podrán alquilarse a partir de noviembre de este mismo año en Europa y Estados Unidos, según ha confirmado la compañía. Aunque no será hasta finales de 2022 cuando finalice el pedido. La empresa de alquiler de coches, que se declaró en bancarrota a mediados de 2020 y se recuperó de la quiebra en julio de este mismo año, ha realizado, además, una interesante estrategia para evitar que su competencia imite esta estrategia, según ha desvelado Bloomberg.

La compañía estadounidense afirma en un comunicado que la compra de 100.00 unidades de Tesla Model 3 hará que más del 20 por ciento de la flota global de Hertz esté compuesta por vehículos eléctricos. Los clientes de Estados Unidos y Europa podrán alquilar un Tesla a partir de noviembre de 2021, mientras que a finales de 2022 la flota se distribuirá entre 65 países y llegando a 100 países a partir de 2023.

Hertz, además, planea incluir estaciones de carga en varios de sus centros de alquiler de vehículos que serán, en un primer momento, de uso exclusivo para clientes. Sumadas a las de Tesla, los usuarios podrán acceder a 3.000 puntos de carga para suministrar batería a sus coches.

Hertz desembolsa 4.200 millones de dólares por la compra de 100.000 Tesla Model 3

La empresa de alquiler de automóviles destaca que los usuarios podrán beneficiarse de un ahorro en el carburante y de un menor coste del mantenimiento. Los precios del alquiler de un Model 3 en la compañía, sin embargo, todavía siguen siendo una incógnita. Hertz, por otro lado, ha desvelado que los usuarios podrán recibir una especie de formación para entender cómo funciona el vehículo eléctrico.

El encargo, según Bloomberg, implica unos ingresos de 4.200 millones de dólares para Tesla, lo equivalente a comprar 100.000 Model 3. Para la compañía de Elon Musk, fabricar esta cantidad de automóviles durante los próximos 14 meses puede suponer un importante reto. De hecho, y según confirma el citado medio, el pedido supondrá una décima parte de lo que Tesla puede producir actualmente en un año. Esto, para Hertz, es una gran ventaja frente a sus competidores, quienes se toparán con dificultades o retrasos a la hora de imitar esta estrategia.