Google sigue adelante en su cruzada contra las noticias falsas, una estrategia que ha reforzado desde que comenzó la pandemia. Tras poner un freno a los antivacunas, el siguiente paso es detener a los que niegan la existencia del cambio climático. Así pues, los de Mountain View anunciaron nuevas directrices que, en caso de no respetarse, afectarán directamente los bolsillos de los negacionistas del tema.

A partir de hoy, los contenidos de anunciantes, editores y creadores de YouTube que contradigan el "consenso científico bien establecido sobre la existencia y las causas del cambio climático", no se podrán monetizar. Los de Mountain View se han cansado de la situación y atacarán a los responsables en donde más les duele.

"Esto incluye el contenido que se refiere al cambio climático como un engaño o una estafa; que niega que las tendencias a largo plazo muestran que el planeta se está calentando y las afirmaciones que niegan que las emisiones de gases de efecto invernadero o la actividad humana contribuyen al cambio climático."

Además, la propia Google reconoce que en años recientes algunos anunciantes mostraron preocupación de que su publicidad apareciera en contenidos que niegan el cambio climático. Por su parte, los creadores de contenido igualmente externaron inquietud porque los anuncios con información falsa perjudican la imagen de sus canales o medios. "Los editores y creadores no quieren que los anuncios que promueven estas afirmaciones aparezcan en sus webs o vídeos."

Eso sí, para poder identificar los contenidos que violan las normas, intervendrá un sistema automatizado y moderadores humanos. Google asegura que evaluará el contexto de las afirmaciones para determinar si el contenido niega el cambio climático o si se trata simplemente de una discusión que aborda el tema.

Google se lanza contra los antivacunas

Mías allá del cambio climático, Google también redobló esfuerzos para detener los vídeos de antivacunas que han inundado YouTube en meses recientes. A finales de septiembre, dejaron claro que eliminarán cualquier vídeo que promueva información falsa sobre las vacunas. "Nuestras políticas no solo cubren vacunas de rutina específicas, como las del Sarampión y la Hepatitis B, sino que también aplican a las declaraciones generales sobre las vacunas", agregaron. El problema, claro es que esta medida llegó demasiado tarde.