China ha superado a Estados Unidos en inteligencia artificial, la clave para liderar el desarrollo tecnológico global y, por consecuencia, posicionarse como una potencia dominante en el escenario geopolítico. Pero lo sorprendente de todo es que esta afirmación no llega desde el país asiático, sino de un exjefe del Pentágono.

“No tenemos ninguna posibilidad de competir contra China a 15 o 20 años. En este momento, ya es un hecho”, asegura Nicolas Chaillan, quien fue director de software de la sede del Departamento de Defensa en Washington y renunció a su cargo en protesta por la lentitud de la transformación tecnológica del Ejército.

Chaillan considera que tecnologías emergentes como la inteligencia artificial son críticas para el futuro de los Estados Unidos. En ese sentido, explica a Financial Times que en el mundo interconectado actual toma un rol más relevante que los aviones de combate de quinta generación de gran presupuesto como el F-35.

"Si se necesita una guerra o no, es algo anecdótico", señala en relación a que China está destinada a convertirse en un actor dominante sin un enfrentamiento armado, sino controlándolo todo gracias a la inteligencia artificial. Y, por si esto fuera poco, asegura que la ciberdefensa de EE.UU. en algunos departamentos está a "nivel de jardín de infancia".

El experto también reconoce que parte de la lentitud de EE.UU. para reaccionar se debe a la poca predisposición de gigantes tecnológicos como Google a ayudar con el Departamento de Defensa. Por el contrario, dijo a FT que en China las compañías están obligadas a trabajar con Beijing algo que favorece sus avances en inteligencia artificial.

Estados Unidos, China e inteligencia artificial

Crédito: U.S. Fleet Cyber Command

Las propias evaluaciones de una comisión de seguridad nacional Ordenada por el Congreso predicen que China, la segunda economía más grande del mundo, podría dominar muchas de las tecnologías emergente claves dentro de aproximadamente una década. Entre ellas se encuentra la inteligencia artificial, que está recibiendo una "inversión masiva sin tener en cuenta la ética".

Tras su paso por el Departamento de Seguridad Nacional, en el que trabajó para modernizar el sistema de seguridad cibernética, Nicolas Chaillan, se convirtió en el primer director de software del Pentágono. No obstante, sus críticas contra los mandos militares y falta de avances en inteligencia artificial no tardaron en surgir.

Dijo que muchos de los oficiales a cargo de iniciativas cibernéticas no tenían la experiencia necesaria. Denunció lentitud y falta de financiación. Además dijo que pasó gran parte del tiempo “arreglando cosas básicas en la nube y computadoras portátiles” en lugar de innovar.

“Estamos armando una infraestructura crítica para fallar”, dijo en su carta de renuncia. “No pondríamos un piloto en la cabina sin un entrenamiento de vuelo extenso; ¿Por qué esperaríamos que alguien sin experiencia en TI esté cerca del éxito? (. . .) Mientras perdíamos el tiempo en la burocracia, nuestros adversarios avanzaron más", añadió.