El ser humano ha tomado notas desde tiempos inmemoriales. En una pared, en piedra, en pieles de animales, en papel y, en la actualidad, en dispositivos electrónicos. Hoy puedes tomar notas con un teclado, con tu voz o dibujando en una pantalla. Vamos, que si no tomas notas y haces listas de la compra es porque no quieres. Hasta te avisan en un día y hora concretos. Y entre las herramientas más conocidas para tomar notas destaca Google Keep.

Los hay que prefieren el papel y llevan siempre encima una agenda o libreta tipo Moleskine. Otros preferimos el smartphone, sincronizado siempre con internet, para tomar notas de cualquier cosa. Desde un enlace a un artículo, la lista de cosas que vas a llevar de viaje o hacer una fotografía de dónde has aparcado tu vehículo. Así puedes convertir tu app de notas en una ampliación de tu cerebro y no tener que andar recordando según qué cosas.

Como decía, Google Keep es una de las aplicaciones para tomar notas más versátiles. Gratuita y disponible tanto para Web en tu navegador como en forma de app para iPhone, iPad y dispositivos Android, en esta app puedes tomar notas de texto, de voz, añadir imágenes y mucho más. Veamos diez maneras de sacarle provecho en tu día a día.

Escribe notas con tu voz

Inicialmente, Google Keep te permite tomar notas escritas con el teclado. Por defecto permite crear una lista o añadir una imagen. Pero si usas esta app en tu smartphone o tablet, hay una opción adicional: escribir notas con tu voz.

Al crear una nota, además de los iconos habituales, hay uno con forma de micrófono. Si pulsas en él, podrás grabar un audio. Vamos, una nota de voz. Luego podrás escucharla siempre que quieras e incluso transcribirla.

La transcripción, pasar el audio a texto, puedes hacerla manualmente. Pero ten en cuenta que por defecto, Google Keep traducirá tu voz a palabras escritas. El resultado, una nota que incluye el audio y el texto. Y si el resultado no es perfecto, siempre puedes corregirlo a mano.

Extrae texto de una imagen

Decíamos que puedes escribir texto en tus notas, grabar notas de voz y añadir una imagen. Si optas por esto último, Google Keep cuenta con las bondades del reconocimiento de texto. Es decir, que si una imagen contiene texto, puedes extraerlo para que sea editable.

Esta opción puede serte útil si quieres digitalizar tu oficina o deshacerte de toneladas de papel pasándolo a digital. Además de una imagen de esos documentos en papel, contarás con una transcripción que puedas editar.

Desde Google Keep para iOS y Android, cuando añadas una imagen a una nota, desde el menú desplegable (tres puntos verticales) verás la opción Guardar texto de la imagen. Así tendrás la imagen original y el texto editable. Muy útil para capturas de pantalla.

Texto a mano alzada

Con el dedo o con un lápiz óptico, Google Keep es también un bloc de notas para dibujar o para tomar notas a mano alzada, escribiendo manualmente. De esta manera, si escribes más rápido así que con el teclado, tendrás tus notas manuscritas en orden.

Pero lo realmente útil de esta opción es que una vez anotado a mano, puedes convertir ese texto a texto editable o mecanografiado. Google Keep puede hacerlo de la misma manera que hemos visto antes, gracias al reconocimiento de texto mediante tecnología OCR.

Cuanto más clara sea tu letra o caligrafía, mejor, claro está. Si tu letra es algo compleja o ilegible, más difícil le será a Google convertir la imagen a texto o no hará la conversión correctamente.

Guárdalo todo en Google Keep

La gracia de tener una libreta de notas virtual es que no tiene límite de hojas. Puedes añadir las notas que quieras. Y en las notas puedes incluir cualquier cosa que creas importante o necesaria. Desde una idea que te viene a la cabeza, a las notas que tomes durante una reunión o copiar el fragmento de un artículo leído en internet.

Precisamente, si sueles guardar contenido online en Google Keep, en vez de andar copiando y pegando, una manera más cómoda consiste en integrar esta app en tu navegador. Para ello, Google cuenta con su extensión oficial para Google Chrome. También funciona en navegadores compatibles como Opera, Brave, Edge, Vivaldi y un largo etcétera.

Así, haciendo clic derecho en un texto, imagen o contenido de tu interés, verás una opción en el menú contextual para convertir ese contenido seleccionado en una nueva nota de Google Keep.

Copia tus notas más usadas

Como ocurre con otras aplicaciones como Google Documentos o Google Hojas de cálculo, es posible que repitas notas o documentos. Para no tener que repetirlos, puedes crear plantillas con parte del contenido ya escrito. Así ahorrarás tiempo y esfuerzo.

Con Google Keep puedes copiar notas fácilmente. Desde el menú desplegable (tres puntos verticales) puedes copiar una nota y así obtener una copia para editar. De ahí que te sea útil crear plantillas a modo de formularios, copiarlas y escribir en la copia dejando la nota original en blanco.

Compartiendo notas con amigos y familia

Hay notas personales y otras que deberías compartir. Si vives con alguien, la lista de la compra es mejor hacerla entre todos. Así no olvidarás nada y no tendrás que volver una y otra vez.

Google Keep permite compartir notas concretas con otras personas. Lo mismo que ocurre con Documentos u Hojas de cálculo, por ejemplo. En la lista de iconos de una nota, pulsa en el icono en forma de busto o persona. Indicando el correo electrónico de esa persona, podrá ver y/o editar la nota.

No olvides nada con los recordatorios

Puede que anotes todo lo que te viene a la cabeza, pero si luego no repasas tus notas, de poco o nada servirá. Esto es así especialmente con reuniones y citas que dependen de una hora y día concretos. Google Keep también puede hacerse cargo de esto y avisarte.

En concreto, puedes añadir una fecha de vencimiento a las notas que creas. Así, además de tener texto, voz, listas o imágenes, recibirás un aviso para recordar esa nota.

Para añadir un recordatorio a una nota deberás pulsar en el icono en forma de campana con una cruz dentro. Podrás indicar cuándo recibir el recordatorio: hoy más tarde, mañana, la próxima semana… Puedes personalizar la fecha a una hora y día específicos.

Y si usas Google Keep en tu smartphone y lo llevas siempre contigo, puedes optar por un sitio o ubicación para que se active el recordatorio al llegar a la oficina, a casa o al colegio de tus hijos.

Listas dentro de listas

La lista es una herramienta muy práctica para organizarte. Saber qué comprar o qué cosas llevar contigo al salir de casa te ahorrará tiempo y problemas. Pero esta solución tan simple se puede aderezar de varias maneras para que sea más práctica todavía.

Una manera de hacer más útil una lista es creando listas dentro de listas. O dicho de otra manera, crear una jerarquía entre los elementos de la lista. Así, en vez de crear varias listas separadas, puedes integrar varias en una sola.

Al crear una lista con Google Keep, puedes arrastrar los elementos hacia la derecha y así crear una jerarquía de opciones dentro de opciones. Una manera rápida de organizar muchos elementos en una única lista.

Añade tus notas a Google Docs

La versatilidad de Google Keep se traduce en que es el lugar ideal para guardar de todo. Y ese todo te será útil para tu día a día. Como todo buen almacén digital de notas, además de introducir información, puedes exportarla.

Una manera práctica consiste en usar el botón Compartir en Google Keep para iOS y Android. Otra manera es aprovechando que Google Keep se integra en otros productos de Google como Gmail o Documentos (Google Docs). Así, puedes añadir a un documento fragmentos de texto o imágenes que guardaste en Google Keep.

Colores para encontrarlo todo

Emulando las archiconocidas notas adhesivas, Google Keep te permite jugar con los colores para clasificar y organizar tus notas. Su paleta de colores incluye una docena para así diferenciar tus notas según sean personales, de trabajo, compras, recordatorios, tareas recurrentes, recetas de cocina y un largo etcétera.

Puedes usar los colores tanto en Google Keep para Web como en las apps. Basta con pulsar en el icono en forma de paleta de pintor y elegir el color que más te guste. Así colorearás tus notas por temas.