En 2019, Michael Richardson de la Biblioteca de Colecciones Especiales de la Universidad de Bristol, encontró siete fragmentos de pergaminos por pura casualidad. Estas páginas parecían estar relacionadas con la leyenda del Rey Arturo; ya que narran parte de la historia relacionada con el ciclo artúrico. Pero ahora, gracias a la ciencia y el estudio de las Universidades de Brisstol y Durham, sabemos más sobre el origen de estas piezas. Y se sitúan entre los manuscritos relacionados con las leyendas artúricas más antiguos de este tipo. Pero ¿cómo han conseguido datarlos? ¿Cuál es la procedencia de estos textos?

Hay que partir del hecho de que los siete fragmentos fueron toda una sorpresa al ser encontrados hace varios años. "Estaban pegados en las encuadernaciones de cuatro volúmenes de principios de la era moderna, publicados entre 1494-1502", indican la Universidad de Bristol en el comunicado de prensa.

Estuvieron conservados en la colección de libros raros de esta biblioteca durante años sin que nadie se fijase lo suficiente en ellos. Y sí, ahora han resultado ser todo un tesoro para los investigadores.

Los fragmentos del manuscrito, relacionados con la leyenda del Rey Arturo

Los fragmentos del manuscrito están escritos en francés antiguo y parecen pertenecer a una obra datada de principios del siglo XIII conocida como Ciclo de la Vulgata o Ciclo de Lancelot-Grial; en estas historias aparecen tanto la historia del mago Merlín como las aventuras de la búsqueda del Santo Grial por parte de Lancelot, entre otras. Las teorías apuntan a que posiblemente "Sir Thomas Malory (1415-1471) utilizara partes de este ciclo como fuente para su obra Le Morte Darthur (impresa por primera vez en 1485 por William Caxton), que a su vez es el principal texto fuente para muchas versiones modernas de la leyenda artúrica en inglés", indican los investigadores.

Estos fragmentos del manuscrito pronto llamaron la atención de todo el mundo. Incluso se le bautizó como el Merlín de Bristol. Y pasó a manos de la profesora Leah Tether, presidenta de la Sociedad Artúrica Internacional (rama británica) del Departamento de Inglés de Bristol; su marido, el historiador medieval y especialista en textos el doctor Benjamin Pohl, del Departamento de Historia de la Universidad; y la doctora Laura Chuhan Campbell, especialista en las historias de Merlín en francés antiguo de la Universidad de Durham. Entre los tres examinaron y analizaron los pedazos del manuscrito relacionado con la leyenda del Rey Arturo y descubrieron que eran muy antiguos.

Así ha sido la datación del manuscrito

El 'Ciclo de la Vulgata' se escribió entre 1220 y 1225 mientras que el 'Merlín de Bristol' data de entre 1250 y 1275; por lo que se sitúa "dentro de una generación de la autoría original de la narración"

La tarea de datar los fragmentos del texto no ha sido fácil. Pero además han conseguido saber el posible lugar de origen gracias al estudio del francés en el que está escrito. "Hemos podido datar el manuscrito del que se extrajeron los fragmentos entre 1250 y 1275 mediante un análisis paleográfico (de la escritura), y lo hemos situado en el norte, posiblemente en el noreste, de Francia mediante un estudio lingüístico", comenta la profesora Tether en el comunicado. "El texto en sí (Ciclo de la Vulgata) fue escrito en torno a 1220-1225, por lo que esto sitúa el manuscrito de Bristol dentro de una generación de la autoría original de la narración", añade.

Por otra parte, gracias a una anotación en un margen; también han podido saber que llegó a Inglaterra entre 1300 y 1350. "Pudimos datar la escritura e identificarla como una mano inglesa", indica la profesora. "La mayoría de los manuscritos del texto que se sabe que estuvieron en Inglaterra en la Edad Media fueron compuestos después de 1275, por lo que éste es un ejemplo especialmente temprano; tanto de los textos del Ciclo de la Vulgata en general como de los que se sabe que llegaron a Inglaterra desde Francia en la Edad Media", indica.

La ciencia detrás de la datación

Pero no todo el trabajo se ha hecho a partir del lenguaje del texto. Porque para entender lo que decían los fragmentos primero tenían que poder verlos bien. Y aquí es donde ha entrado en juego el departamento de Química de la Universidad de Durham. El trabajo del equipo del profesor Andy Beeby consistía en procesar de forma digital el texto a partir de la captura de imágenes de las secciones dañadas. Gracias a su trabajo "pudimos leer algunas partes del texto con mayor claridad", indica la profesora Tether.

El departamento de Química de la Universidad de Durham ayudó a procesar de forma digital los fragmentos del texto relacionado con la leyenda del Rey Arturo; pero también ayudó a saber que la tinta utilizada, conocida como 'lampblack' no era la más común de la época

Por otra parte, este proceso también ayudó a saber más sobre el manuscrito. En este caso, se pudo averiguar cuál fue el tipo de tinta. La más común en la época era la tinta ferrogálica, que se puede observar bajo la luz infrarroja de manera más oscura; pero en este caso es una tinta con base de hollín (carbón), que se conoce como lampblack y se ve más clara con este tipo de luz. "La razón de la elección de la tinta por parte de los escribas puede tener que ver con los materiales de fabricación de tinta que estaban disponibles cerca de su taller", señalan en el comunicado.

Los tres investigadores han publicado tanto la transcripción como la traducción completa al inglés del texto en el libro The Bristol Merlin: Revealing the Secrets of a Medieval Fragment (2021, ARC Humanities Press). En la edición se pueden ver imágenes a todo color del fragmentos del texto relacionado con las leyendas del Rey Arturo hechas por el fotógrafo Don Hooper.

La ciencia y las letras siempre han estado más unidas de lo que podría parecernos en un principio. Sin unas o las otras, el ser humano no estaría completo. Y el ejemplo del Merlín de Bristol solo es uno más en el que se demuestra que sin ciencia, las letras están perdidas. Pero al revés también pasa. No olvidemos que el conocimiento es muy complejo, incluso en cuanto a la leyenda del Rey Arturo se refiere.