Desde sus primeras escenas, la Cenicienta interpretada por Camilla Cabello deja claro que es distinta a cualquier versión del personaje. Sin interés romántico alguno, toda su energía se vuelva en crear desde cero. Y es esa versión sobre las grandes cualidades de un personaje clásico lo que brindan a la película de Amazon Prime Video sus mejores momentos. 

Más allá de darle un lustre moderno a una historia querida, la directora Kay Cannon decidió hacerlo más sensible. Pero también mucho más profundo e inteligente. El resultado es una película divertida, con una personalidad desbordante y que toca temas de relevancia con una gracia discreta que sorprende. 

La Cenicienta de Canon tiene el incómodo deber de competir con otras versiones más tradicionales. Y sin duda más queridas. En especial con la más reciente, dirigida por Kenneth Branagh y protagonizada por Lily James, convertida en un éxito inmediato. Pero la película de Cannon logra lo que parece imposible. El de Camilla Cabello es un personaje lleno de energía y con una enorme personalidad basado en el carisma.

Prueba Amazon Prime Video totalmente gratis durante 30 días y disfruta del catálogo completo de la plataforma sin límites. Solo con darte de alta tendrás acceso instantáneo a las mejores películas y series, además de envíos gratis en Amazon y otras ventajas..

En donde Lily James imprimió dulzura y fragilidad, Camilla le brinda una fortaleza inusitada. Además, logra que la tradicional figura de la joven maltratada encuentre otro lugar dentro de una historia que corre por lugares novedosos. El guion (firmado por Kay Cannon y James Corden) de Cenicienta sabe aprovechar el carisma de la actriz para lograr una puesta en escena cargada de energía. 

De hecho, una de las grandes decisiones del film es que la actriz sea el centro de una narración independiente. Es la Cenicienta clásica –y el argumento se encarga de dejarlo claro–, pero también una mujer joven muy lejos del estereotipo. La directora le brinda a Cabello la oportunidad de ser una estrella en un pequeño hilo conductor cargado de buenas intenciones. Con sus ambiciones, alegría y entusiasmo, la “Ella” de la actriz es una mirada ingeniosa a una vieja fórmula. 

'Cenicienta': algo más que música 

La cualidad de músical de la película no entorpece la forma en que el elenco disfruta de un argumento lleno de momentos originales. De hecho, los números musicales y versiones de grandes clásicos son una celebración al espíritu del género. Hay un gran entusiasmo y estupendas coreografías en este argumento que evita con cuidado el cliché. De hecho, uno de los puntos más altos de la película es ser por completo autoconsciente de su cualidad como adaptación.

Las burlas insistentes a la línea tradicional de los cuentos de hadas nos faltan. Y las discusiones del príncipe encarnado por Nicholas Galitzin con su padre Pierce Brosnan son de antología. Con el acento de un coro en vivo, Padre e hijo discuten sobre el amor, el futuro y las obligaciones de la corona. “¿Quieres que me enamore de una mujer en una noche y viva con ella para siempre?", se queja el príncipe. 

Más tarde, la noción sobre la referencia a los grandes clásicos y cómo el humor permite transformarlos en algo más que contexto es obvia. Cenicienta es consciente de su cualidad de “mujer fuera de su tiempo” y sus madre y hermanastras no son tan crueles como cabría esperar. De hecho, el cambio foco en la relación entre el trío de mujeres es de los elementos más llamativos de la película. 

La rivalidad, el maltrato y el abuso siguen ahí, pero Cannon encuentra una forma ingeniosa de contar una historia diferente. También la forma en que Cenicienta sobrelleva la situación es por completo nueva. De lágrimas y sufrimiento a una fuerza creativa imparable, Cabello logra que su Cenicienta sea una heroína en lugar de víctima. 

Por supuesto, el film aprovecha su condición de híbrido músical con algo más cercano a la comedia para tomar decisiones arriesgadas. La presencia de Billy Potter brilla como el Hada Madrina de la ocasión. Se trata de una presencia radiante que completa la propuesta total del film. 

También es una mirada contemporánea de la belleza. Ataviado en uno de sus ya icónicos trajes, Potter encarna con encanto y enorme sentido del humor el poder de Cenicienta para soñar. Y cuando la transformación llega, la película alcanza uno de sus momentos más conmovedores. 

Y vivió feliz y siendo ella misma, para siempre

Cenicienta no es un homenaje, ni tampoco pretende serlo. En realidad, y como lo demuestra el breve pero sustancioso cameo de la actriz Minnie Driver como la Reina, es una propuesta. El personaje protagoniza una de las escenas claves de la película. Inclinada sobre el trono de su marido, toca el extremo más alto de la silla dorada. "¿Cuando te volviste más alto, sin consultarme?", dice. Y deja claro que, en este cuento, las mujeres son algo más que víctimas o doncellas ansiosas de matrimonio.

Para su última escena, la música es algo más que un telón de fondo. También es una forma de vitalidad asombrosa. Una mirada a un tipo de narración para una generación de niñas llenas de sueños, ambiciones y un mundo por conquistar. Entre bailes, chistes y sonrisas, Cenicienta tiene el infalible instinto de los grandes cuentos de hadas para emocionar.