La polémica está servida desde la primera palabra del titular: "Tesla intentó cobrar 22.500 dólares por una batería nueva cuando una reparación de 5.000 dólares sería suficiente". Publicado en Electrek, uno de los blogs referencia sobre movilidad eléctrica y Tesla en inglés.

El artículo a su vez hace referencia a Rich Rebuilds, un canal de YouTube sumamente popular de un entusiasta de los coches eléctricos que se ha popularizado por desmontar Teslas para entender mejor su funcionamiento. Su autor ha montado un garaje, Electrified Garage, donde hace reparaciones fuera de garantía.

En un vídeo publicado dicho canal, la batería de un Model S P85 de 2013 del vehículo de Tyler Hoovie empezó a fallar cargando no más de 80 kilómetros de autonomía. Según Electrek, y de acuerdo al vídeo, cuando llevó el vehículo a un centro de servicio de Tesla le hicieron una cotización por un cambio de batería de 22.500 dólares.

Pero, nuevamente, según el vídeo de Rich Rebuilds, por medio de un reemplazo de algunos de los módulos del pack de baterías, se resolvió el problema por apenas 5.000 dólares incluyendo mano de obra y diagnósticos para identificar el problema.

¿Todo tiene sentido, verdad? La noticia ha sido replicada por decenas de medios, no solo en inglés, también en español. "¿Cuánto cuesta cambiar las baterías de un Tesla Model S fuera de garantía?", reza el titular de un blog sobre movilidad eléctrica. El tema es demasiado jugoso como para ignorarlo. De hecho, se pueden ver ideas similares entre los habituales canales de YouTube en español que se dedican a amplificar noticias falsas o exageradamente negativas sobre Tesla —sí, es toda una categoría, y bastante amplia—.

Pero como suele ocurrir en estas situaciones: ni es simple, ni es tan real. De hecho, la noticia está construida sobre mentiras, imágenes manipuladas, y como no puede ser de otra manera, interesas económicos.

La batería no tiene un precio de 22.500 dólares y la factura es un 'photoshop'

Empecemos por la base de la noticia falsa: la cotización de 22.500 dólares por una batería nueva por parte del centro de servicio de Tesla. La imagen es un photoshop de un recibo de pago que ha sido manipulado para que parezca real o que fue el precio oficial indicado por el fabricante.

La manipulación fue detectada en Twitter. Pero una cotización real para el reemplazo del pack de baterías para ese modelo en específico, es decir, un Model S P85 de 2013, se pudo conocer que son 10.500 dólares, menos de la mitad de lo que se mostraba en al imagen manipulada en el vídeo de Rich Rebuilds.

La factura manipulada con Photoshop

El autor se ha defendido argumentando que hicieron la manipulación del recibo como una referencia visual. Pero lo aceptaron después de que se descubriera que era todo mentira.

En cuanto al editor de Electrek, Fred Lambert, aunque también acepta que no debió usar la imagen manipulada de momento sigue sin modificar el titular del artículo. Lambert también argumenta que el precio de 22.500 dólares sí que es correcto puesto que Tesla reemplaza packs de 85 kWh por packs de 90 kWh, que tiene dicho costo.

Pero esto tampoco es del todo cierto. Las baterías de esta capacidad se instalan únicamente en vehículos fabricados a partir de junio 1 de 2016. Lo curioso es que la imagen donde se evidencia esto último fue publicada por el propio Rich Rebuilds, cuando intentaba defenderse de estas acusaciones.

La reparación que no es reparación

Jason Hughes, un hacker que se hizo conocido por encontrar un hueco de seguridad importante en Tesla en 2017 (la compañía le recompensó con 50.000 dólares), ha publicado una serie de tweets explicando por qué esta reparación no es aconsejable. Hughes, además, tiene bastante experiencia recuperando componentes de coches desguazados para reparaciones fuera de garantía.

Según explicó, hay un motivo importante por el cual Tesla no ofrece este tipo de reparaciones, que serían muchísimo más económicas. Las tolerancias que requiere el BMS (sistema de gestión de la batería) para operaciones 100% seguras no permite la introducción de discrepancias creadas por módulos ajenos.

El resultado será una batería que inevitablemente fallará en unos meses. Simplemente retirar uno de los módulos tampoco es una solución, puesto que crea un desbalance en el BMS que lo hará fallar.

Como explica Hughes, si retirar o reemplazar módulos dentro del pack de baterías fuese posible, Tesla ya lo ofrecería como una opción de servicio para sus coches por ser mucho más económico. Esto no es posible, y la solución es reemplazar la batería en su totalidad.

Da igual si la noticia es falsa, se trata de Tesla

Ahora da igual si la noticia es falsa. Da igual si es desmentida decenas de veces. El daño ya está hecho. Con Tesla hay un fenómeno curioso, genera tanto interés y tantas opiniones polarizadas que no parece haber punto medio. Aquellos que están en contra de la movilidad eléctrica y/o introducir tanta tecnología en vehículos ya están convencidos y estas noticias simplemente confirman un sesgo formado.

Como suele ocurrir en estos casos, la noticia falsa y manipulada llegará muy lejos y se convertirá en un argumento más para evitar la compra de un coche eléctrico, especialmente un Tesla. Los argumentos que demuestran la manipulación quedará entre unos cuantos. Al final del día, la mentira, lamentablemente, es muchísimo más amarillista y llamativa que la verdad.

Las 5 típicas mentiras sobre Tesla