Después de algunos años de espera, Vivo, uno de los fabricantes chinos más importantes de la actualidad, finalmente aterrizó en México. La marca asiática llega con el objetivo de ganarse un hueco en la gama media, que actualmente es el sector más competido en México y, en general, en toda Latinoamérica. Evidentemente, la marca es consciente de que para iniciar con el pie derecho debe ofrecer terminales que no solo presuman de especificaciones atractivas, también de precios competitivos. El Vivo V21, uno de los tres modelos que llegan al país, quiere destacar por ambos puntos.

Al menos en su primera etapa en México, Vivo tiene a la venta los Y11S, Y21 y V21, todos pertenecientes a la gama media. Sin embargo, el V21, que tuvimos la oportunidad de probar en Hipertextual, toma distancia de sus hermanos menores con características que lo ubican en la gama media-alta. Es decir, un segmento donde Xiaomi, Samsung y Motorola, principalmente, han dominado desde hace algunos años. Entonces… ¿qué ofrece el Vivo V21 para destacar entre tantas opciones disponibles para el consumidor mexicano? Lo repasamos, no sin antes detallar cada una de sus especificaciones:

Dimensiones 159,68 mm × 73,90 mm × 7,29 mm
PantallaAMOLED de 6,44 pulgadas, resolución FHD+ (2404 × 1080) y sensor de huellas integrado
ProcesadorMediaTek Dimensity 800U
Memoria RAM8 GB
Almacenamiento128 GB
Batería4,000 mAh con soporte para carga rápida de 33 W
Sistema operativoFuntouch OS 11.1 (basado en Android 11)
Cámara trasera64 MP con estabilizador de imagen óptico y autoenfoque + 8 MP (gran angular) + 2 MP (macro) y Flash
Cámara frontal44 MP con estabilizador de imagen óptico, autoenfoque y dos LED
ConectividadWi-Fi, Bluetooth 5.1, GPS, puerto USB-C
Precio$9,999 en México y 399,99 € en España

El diseño del Vivo V21 no pasa desapercibido

El diseño es el primer apartado a revisión, sobre todo porque intenta ser diferente en comparación con las monótonas propuestas que inundan la gama. El Vivo V21 apuesta por un chasis ultradelgado —7,29 mm— que, salvo el frontal, está fabricado en plástico. Sin embargo, es preciso señalar que el terminal transmite buenas sensaciones tanto en la calidad de los materiales como en el ensamblaje de todas sus piezas exteriores. En la parte trasera, por ejemplo, tenemos una superficie lisa que se apoya en un acabado mate para beneficiar el agarre.

No habrá problemas para sostenerlo, pero si quieres mejorar el agarre, puedes usar la funda transparente que viene incluida con el smartphone. El accesorio es transparente porque, de lo contrario, dejaría oculto uno de los principales elementos distintivos. En el modelo que Vivo nos proporcionó, la región posterior presume degradados en azul, rosa, amarillo, blanco y morado. Menciono “degradados” porque la combinación y ubicación de los colores cambiará según el ángulo de visión y el impacto de la luz.

Es un efecto que visualmente resulta muy llamativo y, sin duda, se robará algunas miradas. Eso sí, está claro que la combinación de tonos elegida no es para todos. Vivo lo sabe, por esta razón tiene disponible un modelo más discreto en color Negro Crepúsculo. Respecto a los laterales del V21, nos encontramos con bordes planos con efecto aluminio cromado y botones que son muy fáciles de ubicar sin verlos. Además de tener las dimensiones adecuadas, el botón de encendido, que también servirá para bloquear o encender la pantalla, tiene una textura diferente. Es un detalle pequeño, pero que se agradece.

Vamos a la parte frontal, que es donde pasarás la totalidad de tu experiencia. El Vivo V21 presenta una pantalla AMOLED de 6,44 pulgadas, resolución Full HD+, tasa de refresco de 90Hz y sensor de huellas integrado. Son características más que aceptables para un terminal de gama media. No obstante, uno de los puntos negativos de este modelo es la presencia de un 'notch' en formato gota de agua, lo cual repercute en el aprovechamiento de la superficie. A estas alturas, otros fabricantes han adoptado las perforaciones para darle un mayor protagonismo a la pantalla, y con el Vivo V21 no es el caso.

Aunado a lo anterior, en un principio es difícil obviar el ancho de los marcos —especialmente el superior e inferior—, pues sus dimensiones suelen verse más en segmentos inferiores. ¿Influye en tu experiencia en el día a día? Para ser sincero, no. Eventualmente será una desventaja que pasará desapercibida conforme aumentes tus horas con el V21.

El apartado que sale al rescate del inconveniente descrito es precisamente la calidad del panel. Tiene buenos ángulos de visión y sus colores están bien calibrados sin exagerar en la saturación, aunque el brillo queda a deber en el exterior. Y claro, es bueno ver que los 90Hz son también un estándar para la gama media de Vivo, ya que esta característica influye demasiado en tus desplazamientos en las aplicaciones y permite que la interfaz transmita fluidez y suavidad. Para cerrar esta sección, considero que a la pantalla del V21 no le sobra ni le falta tamaño; sus medidas son las idóneas para que sea muy cómodo usarlo.

Un rendimiento equilibrado

El Vivo V21 se apoya en un procesador MediaTek Dimensity 800U y 8 GB de memoria RAM para plantar cara a sus principales rivales en la gama media-alta. Lo mejor de todo es que su rendimiento, en general, es más que digno de la categoría. El sistema se siente rápido y fluido, independientemente de las tareas que estés desempeñando. No hubo una sola aplicación de uso cotidiano que echara en falta más potencia. Desde luego, me refiero a apps como Instagram, TikTok, YouTube, Netflix, Twitter, Facebook, WhatsApp o Google Maps.

Los videojuegos no se quedan atrás. PUBG Mobile, Call of Duty: Mobile, FIFA o Pokémon GO, que suelen ser títulos ampliamente populares en el sector móvil, se ejecutan de manera decente pese a que el Vivo V21 no es un dispositivo enfocado en el gaming. Puedes estar seguro de que tu experiencia jugable será satisfactoria.

En el apartado del software contamos con Android 11 y la capa de personalización Funtouch OS 11.1. Afortunadamente, no hay experimentos raros e innecesarios en la experiencia de usuario. De hecho, una buena parte de los elementos de la interfaz se heredan directamente de Android Stock, que en mi opinión sigue siendo la variante más optima del sistema operativo.

Eso sí, prepárate para el software preinstalado que acompaña al terminal. Por desgracia, el Vivo V21 no es ajeno al bloatware, una situación que aqueja a casi todos los móviles Android que llegan a México a través de las operadoras. Mi recomendación es que elimines las aplicaciones y herramientas no deseadas tan pronto como sea posible. Así lograrás mantener la experiencia más "pura" de Funtouch y liberarás espacio de almacenamiento. En este último rubro, por cierto, dispones de unos generosos 128 GB y la posibilidad de expandirlo mediante tarjetas microSD.

Antes de cerrar todo el tema de rendimiento es obligatorio profundizar en la batería, pues es un elemento sobresaliente en el Vivo V21. Aunque su duración estará sujeta a tus actividades y el tiempo que pases en la pantalla, debes saber que el terminal está listo para cumplir con las necesidades de los más exigentes. En mi día a día, usando las redes sociales que mencioné anteriormente, herramientas de trabajo como Slack y Gmail, y jugando algunas partidas en los battle royale, pude obtener dos días de autonomía. Sí, leíste bien.

La sorprendente batería, de 4.000 mAh, tiene soporte para carga rápida de 33W, por lo que en cuestión de una hora puedes obtener una carga completa. Si eres de las personas que prioriza la autonomía sobre cualquier otra característica en un smartphone, el V21 es una opción ideal a tener en cuenta.

El apartado fotográfico da un paso al frente

¿Cómo se desempañan las cámaras? Entendiendo la gama en la que se encuentra el dispositivo, el apartado fotográfico del Vivo V21 puede aspirar a ser un referente de su segmento. En la región posterior, el dispositivo integra una cámara triple compuesta por sensores de 64 megapíxeles (principal), 8 megapíxeles (ultra gran angular) y 2 megapíxeles (macro). Tanto en exteriores como en interiores, la cámara y su software de posprocesado son capaces de adaptarse a las condiciones de luz para entregar imágenes de muy buena calidad. Esto incluye, evidentemente, al modo noche.

El bastión de la cámara principal es su sistema de estabilización óptica (OIS), cuyo rendimiento es muy destacado. El objetivo de Vivo, claramente, es evitar las molestas fotos borrosas, y sale bien parado en su misión. Si bien es cierto que antes los movimientos bruscos no hay mucho qué hacer, son esos pequeños desplazamientos durante el disparo los que se contrarrestan de manera efectiva. Ojo, el OIS funciona en fotografías y vídeos por igual. Además, es agradable ver que la interfaz es muy intuitiva y sencilla de usar. Con pocos pasos podrás acceder al modo noche o configuraciones más avanzadas.

La cámara frontal igualmente sobresale. Incorpora un sensor de 44 megapíxeles que, de igual manera, presume un estabilizador óptico para mejorar las selfies. Vivo puso especial atención en los autorretratos del V21 para que su terminal saliera victorioso sin importar las condiciones de luminosidad. Incluso integra un par de luces led escondidas arriba de la pantalla para iluminar el rostro cuando la luz no favorece la escena. ¿Eres un usuario activo de las historias de Instagram o TikTok? Aquí tienes un terminal que puede conquistarte.

Impresiones finales

Llegar a un nuevo territorio no es una misión fácil para ningún fabricante, menos aún cuando algunos competidores ya tienen bastante tiempo establecidos en la región. Sin embargo, no hay duda de que la oferta inicial de Vivo es lo suficientemente interesante para llamar la atención del consumidor mexicano. El V21 es un dispositivo capaz de sobresalir en la gama media-alta porque, en primer lugar, tiene personalidad propia sustentada en su diseño. Y como ya se mencionó anteriormente, cumple con nota alta en casi todos sus apartados; destacando ante todo su excelente batería y la propuesta fotográfica.