La fase 4 del Universo Cinematográfico de Marvel se basará en el Multiverso. Eso ha quedado claro no sólo después del capítulo final de Loki, sino también por la premisa de ¿Qué pasaría si…?. Entre ambas producciones, la manera en que se percibe el tiempo en la saga de Marvel es completamente distinta a como lo entendíamos. 

Además de los viajes en el tiempo que formaron parte del argumento de Avengers: Endgame, la continuidad cronológica saltó con el anuncio del Multiverso. Para la cuarta fase del universo de superhéroes de Marvel, el tiempo lo será todo. Pero, además, tendrá su propia forma de manifestarse y comprenderse. Lo que hace que todo el escenario del Universo Cinematográfico de Marvel — desde las historias principales hasta el contexto que le rodean — se haga más extraño.

Por supuesto, el punto de inflexión en el fenómeno del tiempo en Marvel ha sido Loki. El programa no sólo introdujo el concepto del Multiverso, sino también otras reglas que atañen al universo entero. Como, por ejemplo, la actuación, influencia y control que ejercía la TVA sobre el libre albedrío. 

Mucho más importante aún, es la revelación que la línea temporal tal y como la conocíamos era obra de las manipulaciones de El que permanece. El personaje interpretado por Jonathan Majors no solo se aseguró de crear una continuidad única de eventos. También, de determinar el papel que cada criatura del universo Marvel tuvo dentro de la llamada sagrada línea del tiempo. 

Pero una vez que el impredecible villano fue asesinado por Sylvie, el Multiverso de Marvel escapó a todo control. Un fenómeno que se verá en toda su extensión en ¿Qué pasaría sí…? y, seguramente, en todas las futuras producciones de la exitosa productora. 

Por supuesto, todo lo anterior tuvo una inmediata repercusión. El tiempo y como se concibe, pasa de manera distinta en el Universo Cinematográfico de Marvel. Y Michael Waldron, escritor de Loki, lo explica de manera coherente. 

Loki y ¿Qué pasaría sí…? Un reloj de infinitas manecillas

Hace unos días, el escritor de Loki, Michael Waldron, ofreció una entrevista a ScreenCrush, en la que explica cómo funciona el concepto de Multiverso. Según el guionista — que también firma la secuela de Doctor Strange — “el tiempo siempre pasa”. Un concepto en apariencia de una absurda sencillez, que no obstante es mucho más complicado de lo que parece.

Siempre según Waldron, el Multiverso es posible por el fluir incesante del tiempo en varios planos temporales a la vez. “Hay infinitas instancias de tiempo que siempre ocurren a la vez. Así que tú y yo estamos teniendo esta conversación ahora mismo, pero hay otro caso en el que tuvimos esta conversación hace 10 segundos. Hay otro momento en el que tenemos esta conversación dentro de 10 segundos. 

Date de alta en Disney Plus ahora y ahorra gracias a la suscripción anual, con la que podrás disfrutar de todo su catálogo de series y películas, acceso a los últimos estrenos, al catálogo de Star y a los mejores documentales de National Geographic.

El concepto de Waldron se basa en la posibilidad de capas temporales superpuestas y simultáneas, que ocurren en dimensiones alternativas. “En general, esas tres instancias [se podría decir literalmente que todos son universos diferentes en diferentes líneas de tiempo] son todas iguales”, añadió en la entrevista. “Hay pequeñas fluctuaciones diminutas en cada instancia de tiempo. Así que en la conversación entre usted y yo, cinco de cada diez veces, contesto y digo: ‘Hola’. Y cuatro de cada diez veces, digo: ‘Oye, encantado de conocerte’. Y tal vez una de cada diez yo diría, ‘Oye hombre, que te jodan. No quiero hacer esta entrevista”.

Si todo lo anterior se aplica al universo cinematográfico, la respuesta al Multiverso de Marvel es más compresible. Quiere decir que todo lo que hemos en visto en pantalla ha ocurrido en varias dimensiones de tiempo a la vez, pero con resultados distintos. Cada uno sujeto a las diferentes decisiones que toman los personajes o, como bien apuntó Loki en su serie, “las bifurcaciones del camino”. A eso, se añade la posibilidad que cada una de esas variables temporales pudiera crear otra versión de tiempo en que existiera El que permanece. 

De hecho, eso podría explicar por qué la TVA considera algunos eventos temporales peligrosos y otros no. Por ejemplo, su evidente indiferencia hacia el "Time Heist" de Endgame. Pero, por otro lado, su atención al escape de la versión de Loki (2012) con el Teseracto en mano. El primer suceso no abría la posibilidad de otra variante de El que permanece (y por tanto otro enemigo), pero el otro hecho sí. 

Un enemigo, dos enemigos, múltiples versiones del mismo en el Multiverso de Marvel

Según Waldron, todo lo anterior explicaría la conducta de El que permanece, además de la creación de la TVA. La agencia tendría por objetivo evitar cualquier posibilidad de que otra de sus variantes puedan existir. Luego de triunfar en la Guerra Multiversal, el villano logró hacerse del poder gracias a Alioth y evitar cualquier oposición. Un control asfixiante con un único objetivo. 

“Si amplía la línea de tiempo, no necesariamente se verá como una línea recta. Puede parecer casi como las hebras entrelazadas de una cuerda que fluctúa y se clava aquí y allá” dijo Waldron en la misma entrevista. “Cuando se convierte en un problema para la TVA es cuando, de acuerdo con sus propias reglas, se ramifica para producir una nueva versión de El que permanece. En lo práctico, eso es lo que protegen”. 

Sin embargo, sin el control de El que permanece y, en especial, con una guerra en el Multiverso de Marvel en puertas, todo acaba de cambiar. Tanto como para que el panorama sea mucho más extraño del que jamás pudo suponerse. Algo que se verá a partir del comienzo de ¿Qué pasaría si...?