Entrar en un mercado nuevo no es sencillo. En el año y medio que Vivo lleva en España ha comercializado teléfonos en todas las gamas, tocando todas las teclas y haciendo una especie de labor de siembra para recoger los frutos más adelante. El Vivo X51 Pro 5G era su máximo representante, un teléfono cuya novedad era la incorporación de un gimbal en la cámara y un precio que le hacía competir con titanes como el iPhone 12. Las ventas, desafortunadamente, no acompañaron y Vivo prefirió centrarse en la gama de entrada y en la media.

Ahora, con el lanzamiento del Vivo X60 Pro 5G, se nota un poco más de madurez. En el tiempo que lo hemos podido probar, hemos visto un teléfono con un diseño llamativo, una cámara buena (en colaboración con Zeiss) y, pese a no llevar el procesador de los gama altas del mercado (Snapdragon 888), ofrece un rendimiento fluido en todo momento. Todo ello, por 799 euros.

Entonces, ¿cuál es el problema? Que tiene difícil encontrar un sitio. Entre la gama alta hay opciones mejores en prestaciones y, entre la gama media, donde podría reinar de manera sobrada, le lastra un precio de 799 euros y la poca presencia de la marca en España.

Una hoja de ruta marcada por la Eurocopa 2020

Aunque en España es todavía una marca desconocida, Vivo lleva tiempo entre las empresas que más teléfonos venden a nivel mundial, sobre todo en mercados como China. De hecho, en el último trimestre del año, consiguió superar a Huawei y colocarse en el quinto lugar de las marcas que más vende a nivel global, según los datos de Counterpoint Research.

Vivo llegó al mercado europeo hace poco más de un año, un desembarco interrumpido por una pandemia mundial que les obligó a cambiar su hoja de ruta. Ahora, en 2021, han aprovechado la Eurocopa, de la que son patrocinadores, para intentar crecer y consolidarse en el viejo continente. Y para conseguirlo, uno de sus caballos de batalla es el Vivo X60 Pro 5G.

Dejando el contexto a un lado, el Vivo X60 Pro 5G es un producto que satisface. Sin embargo, si metemos en la ecuación el precio por el que llega a las tiendas y las propuestas de los competidores, lo tiene más complicado.

Uno de los reclamos más importantes es su acuerdo de colaboración firmado con una de las marcas referentes en el mundo de la fotografía: Zeiss. Algo similar a lo que hizo Huawei con Leica en sus últimos modelos y con lo que espera llamar la atención de todos los amantes de la fotografía. Sin embargo, para ser un éxito de ventas, eso no es suficiente. ¿Tiene el Vivo X60 Pro lo necesario para conseguirlo?

Delgado, ligero, pulido, pero con un módulo de cámaras no del todo bien rematado

Lo primero que transmite cuando lo sacamos de la caja es que estamos ante un terminal bien acabado, ligero y con muy buenas sensaciones. Sólo pesa 177 gramos, tiene un grosor de 7,59 mm y la pantalla se curva en los laterales.

El reverso del teléfono también es especialmente atractivo. Construido en vidrio satinado y disponible en los colores negro y azul, repele por completo las huellas. Además, cuando la luz incide sobre él, muestra una degradación en el color que va hasta el color blanco y que lo hace bastante atractivo. 

En lo que respecta al diseño, la parte negativa es cómo está rematado el módulo de cámaras, no sólo porque sobresalga de una manera abrupta y rompa la estética del terminal, sino que también lo hace incorporando una doble altura, separando las cámaras y el flash. Si bien la cubierta trasera da aspecto de ser resistente, el módulo de cámaras tiene todas las papeletas para recibir arañazos sin mucho esfuerzo.

Un estabilizador que hace maravillas

El ámbito fotográfico es donde Vivo ha puesto más énfasis con este teléfono. Si el Vivo X51 Pro 5G cosechó críticas positivas por la incorporación del gimbal dentro del módulo de la cámara, el Vivo X60 Pro 5G necesitaba dar un paso más, y qué mejor manera de dar ese paso que de la mano de Zeiss y su experiencia en tecnologías aplicadas a la óptica.

La cámara destaca sobre todo en dos aspectos: en el modo noche y a la hora de grabar vídeo donde el estabilizador es realmente bueno

El Vivo X60 Pro cuenta con un módulo formado por tres cámaras, la principal con un sensor de 48MP, un súper gran angular de 13 MP y un macro también de 13 MP. En conjunto, los resultados que entregan son buenos. La marca, no obstante, hace mucho énfasis en dos aspectos.

El primero es su modo noche, donde la apertura f/1,48 del objetivo principal permite captar bastante luz del entorno. A esto se suma el algoritmo de reducción de ruido, que funciona de la mano de la inteligencia artificial. Los resultados en estas situaciones son satisfactorios.

El segundo es el modo retrato, que resuelve bastante bien incluso en situaciones con poca luz o en movimiento, siendo capaz de diferenciar bien el contorno de los objetos. También es cierto que en escenarios complicados hace alguna que otra cosa rara en algún punto, pero no deja de ser detalles pequeños.

Más allá de esos dos aspectos, como decía, la cámara del Vivo X60 Pro 5G es bastante competente. El problema es que tiene que competir con titanes como el iPhone 12, considerado uno de los mejores móviles en el ámbito fotográfico –y con un precio cercano al de este Vivo X60 Pro 5G–.

En el apartado de vídeo, como imaginábamos, el estabilizador vuelve a destacar. Durante la grabación de vídeo podremos elegir que tipo de estabilización queremos, eligiendo entre la opción de deshabilitarlo, uno automático y el super antivibración. Si elegimos éste último, donde entra la estabilización de vídeo de 5 ejes, el movimiento es apenas perceptible. Incluso si estamos grabando un vídeo mientras caminamos o corremos, el temblor se ajusta y apenas se nota.

Se echa en falta el Snapdragon 888

Una de las pegas del Vivo X60 Pro 5G es que en su interior no veremos al Snapdragon 888, elección de la mayoría de teléfonos de gama alta del mercado. En su lugar tenemos el Snapdragon 870 5G que, si bien rinde sin problemas y de manera ágil, reduce su potencial sobre todo durante la ejecución de aplicaciones exigentes. Otros teléfonos como el OnePlus 9 o el Mi 11 de Xiaomi, con precios similares, sí tienen este chip.

El Vivo X60 Pro 5G se comercializa en dos colores (negro y azul) y en una única configuración de 12GB de RAM y 256 GB de almacenamiento, por un precio de 799 euros.

El Vivo X60 Pro 5G también se comercializa en una única configuración con 12GB de RAM, algo a tener muy en cuenta y que no veremos en otros modelos en sus versiones más básicas, como el Samsung Galaxy S21 5G o el OnePlus 9, los dos en un rango de precios similares o incluso inferiores. En cuanto a capacidad, al igual que sus competidores directos, se queda en los 256 GB no ampliables. 

¿Merece la pena este Vivo X60 Pro 5G?

A día de hoy, la gama alta no parece ser la batalla que quiera librar Vivo, al menos en Europa. Su estrategia parece ser la de darse a conocer a través de terminales de gama media interesantes como el Vivo V21 5G, presentado pocas semanas después y que se está llevando toda la atención en patrocinios como la Eurocopa 2020 de fútbol. Además, es un terminal mucho más sencillo de posicionar entre las operadoras. 

¿Es el Vivo X60 Pro 5G un buen teléfono? Sí, sin duda. Sin embargo, todavía sigue un escalón por debajo de sus principales competidores dentro de su rango de precio. Quizá con el próximo Vivo X70 Pro 5G pueda conseguirlo. 

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.