En Japón, los youtubers de carne y hueso no son los únicos capaces de tener millones de seguidores. Desde el surgimiento de la pandemia, el fenómeno de los Vtubers no ha hecho más que ganar popularidad, llegando a traspasar las fronteras del país asiático. Se trata de personajes virtuales que se han convertido en auténticas celebridades de Internet.

Kizuna AI es la mayor referencia de la tendencia de los Vtubers. Ella es una mujer japonesa joven, luce un lazo rosa gigante, tiene cabello largo y un moño en el pecho. Posee una energía y carisma envidiables. Sin embargo, no se trata de una persona real, sino de un avatar interactivo en 3D que cobra vida gracias a la realidad virtual e inteligencia artificial.

Para sorpresa de muchos de los que aún están fuera del mundo de los Vtubers, Kizuna AI tiene más de 4 millones de suscriptores en sus tres canales de YouTube. Sube vídeos regularmente, hace de transmisiones en vivo casi todas la semanas, participa en programas de televisión y hasta actúa en eventos de pago junto a estrellas de la cultura pop.

Kizuna AI, una de las Vtubers más populares

Crédito: Kizuna AI

Kizuna AI, recauda millones. Sus fans no dudan en pagar en la función Super Chat para que sus mensajes aparezcan destacados en sus transmisiones en directo. Precisamente, Playboard de YouTube informó que siete de los 10 principales generadores de ingresos en Super Chat del mundo eran Vtubers japoneses.

Pero como muchos otros modelos de negocios, el de los Vtubers se extiende bajo una estrategia transmedia. Esta abarca desde videojuegos hasta merchandising pasando por presentaciones en eventos, series y películas. Como así también colaborando con diferentes compañías que ofician de patrocinadores.

Si bien el contenido es generado en japonés, generalmente los mismos fanáticos se encargan de traducirlo para ayudar a la expansión mundial. Se estima que el número de Vtubers actual supera los 10.000, con un fuerte crecimiento en el sudeste asiático y América Latina, algo que haría crecer mucho más este fenómeno.

Detrás de los principales personajes de este mundo hay compañías que se encargan de su desarrollo y exploración comercial. Kizuna AI, por ejemplo, forma parte de Kizuna AI Inc., una subsidiaria de la firma japonesa Activ8, aunque esta información suele ser poco conocida.

Los responsables de Kizuna AI dicen que se trata de un personaje completamente digital, animado y autónomo. Sin embargo, se cree que tras ella hay un gran equipo operativo de productores, animadores, actrices de voz, desarrolladores y editores de vídeo que "dan vida" a la jovencita virtual japonesa.

Pero no solo las grandes empresas crean a los Vtubers. Antes, para crear un personaje animado de estas características se necesitaban equipos de "calidad Hollywood" que costaban miles de dólares. Hoy, con programas como Live2D Cubism, casi cualquier persona puede convertirse en un Vtuber con equipos medianamente accesibles.