NSO Group ha bloqueado el uso de su spyware Pegasus a algunos gobiernos, según reporta NPR. La compañía israelí está investigando el uso indebido de su software espía, que supuestamente se uso para espiar a miles de personas, según reveló el Guardian y el Washington Post el pasado 19 de julio.

La decisión de NSO sucede horas después de que las autoridades israelíes accedieran a sus oficinas centrales tras las acusaciones de espionaje del software. La compañía mantiene que las personas nombradas en los diferentes medios de comunicación no eran objetivos de Pegasus. Aun así, y tras una investigación interna, han vetado el uso de su spyware a algunos clientes gubernamentales. "Estamos investigando a varios de nuestros clientes y hemos suspendido a algunos temporalmente", confirmaban. Eos sí, no mencionan cuáles han sido bloqueados, dado a que las regulaciones de defensa israelíes lo prohíben.

No es la primera vez que NSO Group bloquea el acceso de Pegasus a sus clientes. La firma israelí ha confirmado que durante los últimos años el software se ha suspendido a cinco agencias gubernamentales. Entre ellas, las pertenecientes a Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos o algunas delegaciones de México.

Pegasus: un software espía creado para, supuestamente, hacer el bien

Foto por Angela Compagnone

Pegasus es un software espía que NSO vende a otros países como una herramienta para evitar la delincuencia y el terrorismo. No obstante, esta solución ha sido foco de polémica en multitud de ocasiones por el mal uso de algunos gobiernos, que lo adquirieren para, en un principio, proteger a la ciudadanía. Una reciente investigación desarrollada por medios de comunicación, desveló que responsables políticos lo utilizaron para generar una lista de hasta 50.000 objetivos. En su mayoría, defensores de los derechos humanos, como periodistas, activistas o políticos.

El software espía Pegasus puede aprovechar vulnerabilidades en los principales sistemas operativos para acceder y controlar la información personal en el dispositivo, como datos almacenados en la memoria interna del teléfono, chats de aplicaciones y servicios de mensajería o, incluso, la posibilidad de activar la cámara y el micrófono de forma remota.

Pegasus tiene una gran cantidad de clientes en todo el mundo. En concreto, y según la citada fuente, 60 repartidos en un total de 40 países. En España, de hecho, el software espía podría haberse utilizado para, a través de WhatsApp, seguir de cerca los movimientos de Roger Torrent, presidente del Parlamento de Cataluña.