En un movimiento que hasta hace poco podía parecer imposible, Intel anunció que comenzará a fabricar chips de Qualcomm. Sí, leíste bien. El objetivo, según mencionó la compañía californiana en un comunicado que recoge Reuters, es ganar una mayor presencia en el sector de la fundición. Al menos durante los últimos años, dicha industria ha estado dominada por TSMC, cuya cartera de socios incluye a varios gigantes que dominan el mercado de los dispositivos móviles.

Evidentemente, Intel no lo tendrá nada sencillo. TSMC, además de producir chips ARM para smartphones y tablets, también es un fiel socio de AMD, el principal rival de Intel en el mercado de los procesadores con arquitectura x86. Otro competidor que aparece en el horizonte es Samsung Electronics, que igualmente tiene un papel fundamental en el sector. Así pues, Intel considera que el acuerdo con Qualcomm es clave para lograr su propósito.

Los dirigidos por Pat Gelsinger se ven capaces de recuperar su protagonismo en la producción de procesadores durante 2025. Para ello, recurrirán a nuevos procesos litográficos, aunque por ahora no los detallaron a profundidad. Por otra parte, darán un giro a la estrategia de marketing en lo que se refiere a la nomenclatura de las tecnologías de producción. El objetivo es que sea más fácil reconocerlas e incluso compararlas con las propuestas de sus rivales.

Intel cree que el nombre de sus procesos litográficos anteriores debía cambiar para evitar una "falsa" impresión de inferioridad frente a la competencia. El primer resultado de su estrategia es el proceso de producción 20A, con el cual prometen introducir una nueva arquitectura de transistores para reducir el consumo energético de un procesador. Lo anterior, sin embargo, es una promesa que debe ponerse a prueba.

Qualcomm y sus chips Snapdragon no serán los únicos socios de Intel en el futuro próximo. Amazon, que conforme pasa el tiempo requiere más procesadores para los centros de datos de Amazon Web Services (AWS), también se subirá al tren de Intel. No obstante, la empresa aclara que el gigante del comercio electrónico únicamente usará su tecnología de empaquetado 3D. Es decir, por ahora Intel no producirá los chips de Amazon.