La Universidad de Granada ha comenzado un estudio para saber si los trastornos menstruales son un posible efecto adverso de las vacunas del coronavirus. Todo viene a raíz de una encuesta de la matrona y sexóloga Laura Cámara en su cuenta de Instagram el pasado mes de marzo. Pero ¿por qué es necesario hacer este estudio?

El estudio de la Universidad de Granada se llama Efectos de la vacunación contra el virus SARS-CoV-2 en el ciclo menstrual de las mujeres en edad fértil. Aunque la investigadora principal, Laura Baena, indica a eldiario.es que lo han llamado EVA, para que sea más corto y femenino.

En este estudio participan más de 120 mujeres y con él esperan poder saber si realmente hay una relación entre las vacunas del coronavirus y diferentes trastornos de la menstruación. Entre los efectos secundarios relacionados con la regla que evaluará este nuevo estudio están la metrorragia, que es el sangrado cuando no toca la menstruación; la amenorrea, que es la ausencia de la regla, y la dismenorrea, el dolor previo a la llegada de la menstruación. Aunque se mirarán también otros posibles trastornos menstruales.

Las sanitarias, las primeras en darse cuenta

Entre los problemas relacionados con la regla se ha visto manchado entre menstruaciones, ausencia de la regla o dolor abdominal

Este nuevo estudio, como decíamos, responde a la necesidad de saber más sobre los trastornos de la menstruación tras la vacuna del coronavirus. Todo comenzó cuando los sanitarios empezaron a vacunarse y entre las sanitarias comenzaron a ver que se producían pequeños cambios en sus sangrados mensuales. En principio no es un cambio a largo plazo, pero seguramente la investigación nos dé más información.

Tras correrse el rumor entre las sanitarias, la matrona y sexóloga Laura Cámara decidió preguntar a sus seguidoras de Instagram que ya estuvieran recibiendo sus dosis de la vacuna del coronavirus. En ese momento, además de médicas, enfermeras y sociosanitarias, se estaba empezando a vacuna a las profesoras de educación infantil, primaria y secundaria. También a psicólogas, pedagogas y fisioterapeutas. Es decir, todo el grupo prioritario que abarcaba ya a mujeres más jóvenes.

Los resultados de la encuesta en redes sociales

En la encuesta de Laura, que no es un estudio como tal, participaron 2.800 mujeres, de las cuáles el 51,2% dijo haber notado algo raro en su menstruación, tal y como explica la matrona en su vídeo.

La mayoría de ellas vacunadas con Pfizer y el 75% no tomaban anticonceptivos hormonales. Por otra parte, el 76% no tenía patologías hormonales diagnosticadas y, entre las que sí, destaca el síndrome del ovario poliquístico (un 10% de las encuestadas).

No es un efecto secundario grave de la vacuna del coronavirus

¿Debemos preocuparnos por este posible nuevo efecto secundario? La respuesta es que, según los datos que tenemos ahora mismo y los expuestos por la matrona, parece que no. Pero sí es importante saberlo para que las mujeres puedan tenerlo en cuenta. No parece un efecto secundario grave de las vacunas; pero sí se debe estudiar y vigilar, igual que se hace con el resto de síntomas que aparecen tras la inmunización.

La preocupación de muchas mujeres, en realidad, es por qué no se habla de este efecto adverso de la vacuna; ya que de los de fatiga, dolores de cabeza y musculares, náuseas o diarrea sí se conocen. "Habría sido interesante que se supiesen los síntomas en relación a la menstruación porque hay muchas mujeres acudiendo al ginecólogo o pidiendo pruebas que no son necesarias", explica Baena.

En definitiva, estos problemas relacionados con la menstruación y la vacuna parecen tener más que ver con el hecho de que no se presta atención a los síntomas femeninos. No es la primera vez que pasa; pero podemos evitar que siga ocurriendo. Porque las mujeres también deben conocer qué puede ocurrirle a su cuerpo al ponerse la vacuna de la COVID-19.