Panic de Amazon Prime Video se anunció hace unos cuantos meses como una experiencia inmersiva. En otras palabras, que tocaría todas las fibras de la mente humana. También, como un experimento ambicioso para emular a Saw.

En realidad, el show no es una cosa ni la otra. Se trata de un recorrido incómodo y la mayoría de las veces fallido por la idea de una gran amenaza colectiva. Una que además habla del riesgo de la incomunicación, la soledad y el desarraigo moderno. Todo aderezado con tintes de romance adolescente.

Una combinación semejante podría haber resultado de haber tenido mucho más curiosidad sobre el hecho del peligro como un punto de reflexión. En una época en que La Purga cuestionó la moral y Saw los límites mentales, cualquier argumento parecido debe recoger el testigo. Panic tenía la posibilidad de escoger un camino entre ambas cosas.

Pero en lugar de eso, Panic pondera sobre la ambición, que a su vez busca transformar en codicia en estado puro. La premisa no es complicada y toca aspectos originales, al enfocarse en la atmósfera claustrofóbica de un pequeño pueblo de Texas. 

Pero además, hay un un secreto que une a todos los habitantes en una especie de hermandad informal y cruel. Un concurso anual para competir por una considerable suma de dinero. Una cantidad suficiente como para abandonar el lugar y encontrar un futuro mejor. 

'Panic': lo superficial de lo misterioso

Por supuesto, no todo es tan sencillo e inocente como parece. Tanto las pruebas, como la posibilidad de ganar el premio mayor está construido para convertirse en una rivalidad potencialmente mortal. 

Lo realmente intrigante es la forma en que las pruebas crean una noción sobre la tentación latente. Después de todo, el pueblo es tan pequeño como para que buena parte de los jóvenes deseen escapar de él. A cualquier costo y sin importar las consecuencias. 

De modo que para los primeros capítulos la serie estableció su punto más fuerte: ¿qué harías por obtener lo que más deseas?. Con un cuestionamiento semejante y poco novedoso, la serie necesita avanzar hacia la crueldad que entraña una competencia violencia por necesidad. 

Pero a pesar de que el desafío es una especie de conspiración en activo, no tiene la profundidad que plantea. ¿Los participantes corren el riesgo por ego, por necesidad, por un futuro mejor?. El guion examina el hecho de asumir el peligro como el detonante de un instinto por la supervivencia y la competencia. 

Y de hecho, es el punto más intrigante de la serie. ¿En las condiciones indicadas, todos somos capaces de competir con una salvaje necesidad de triunfo? No es tan fácil mostrarlo como sugerirlo. Y quizás, ese es el principal problema al que se enfrenta Panic

'Panic': una rara versión de la aventura, el suspenso y el dilema moral

Basado en el libro del mismo nombre de Lauren Oliver publicado en el 2014, la serie trata de captar la atmósfera de urgencia de su versión literaria. Y en teoría, debería lograrlo, teniendo a la escritora como guionista. 

No obstante, el equilibrio psicológico y  las relaciones de poder entre los protagonistas son casi paródicas. El programa escoge usar los habituales estereotipos de un pueblo pequeño para plantearse una situación atípica. 

El secreto del juego solo existe para plantear el hecho que la maldad puede manifestarse incluso de las formas más inesperadas 

Desde Heather, la habitual adolescente con problemas interpretada por Olivia Welch, hasta Dodge (Mike Faist) el inevitable desconocido, Panic no corre riesgos con sus personajes. Eso, a pesar de que Heather es el narrador central y debería sostener sobre sus hombros el recorrido del misterio del pueblo. Es quizás esa ausencia de verdaderas cuestiones emocionales e intelectuales sobre las cuales profundizar lo que termina por convertir la trama en un cliché. 

Si bien el best sellers del cual proviene no experimenta demasiado con sus líneas argumentales, es evidente que es más audaz que adaptación televisiva. En la versión para televisión de Panic, el hilo conductor del narrador termina por resultar una tela de araña mal construida. 

Prueba Amazon Prime Video totalmente gratis durante 30 días y disfruta del catálogo completo de la plataforma sin límites. Solo con darte de alta tendrás acceso instantáneo a las mejores películas y series, además de envíos gratis en Amazon y otras ventajas..

Heather narra la historia en la que confluye todo el pueblo. Pero en realidad, solo se trata de la mirada del personaje sin matices y sin ningún doblez siniestro. El secreto del juego solo existe para plantear el hecho que la maldad puede manifestarse incluso de las formas más inesperadas. 

Pero más allá de eso, no llega a otro espacio moral. Mucho menos a enfrentarse a cuestiones más tétricas. Si la codicia impulsa a cometer actos inconfesables incluso en las personas más corrientes e inofensivas ¿Por qué no hay una mirada sobre el tema? ¿Por qué no hay una revisión de lo que sostiene la crueldad y poder?

Un recorrido sin alicientes

Los problemas de argumento aumentan a medida que se hace más complicada la cuestión acerca de la necesidad del misterio. ¿Puede un secreto siniestro guardarse durante tanto tiempo?. Según se desprende del argumento, la competición lleva años realizándose sin que nadie lo sepa. La verdad está intacta bajo una complicidad colectiva. ¿Eso es posible? En Panic la cuestión no se aborda y se vincula a la idea central de la violencia espontánea que la premisa anuncia.

Por supuesto, cuando lo que se esconde bajo el reto anual comienza a mostrarse en toda su perversa intención, Heather es el centro de la atención. Una persona corriente en mitad de una situación despiadada.

Pero incluso allí, la serie no logra evadir la cuestión de no lograr contar el verdadero rasero de una historia complicada. ¿La ambición engendra monstruos? Los de Panic son tan inofensivos como adolescentes en medio de venganzas poco imaginativa. 

Para el capítulo diez, es inevitable preguntarse si vale la pena el recorrido por la supuesta oscuridad humana. Quizás, no el mejor cuestionamiento que pueda hacerse una serie como Panic, pero sí el único que logra despertar. 

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.