Se vienen cambios importantes para los desarrolladores de aplicaciones para Android. A partir de agosto, el sistema operativo de Google abandonará el tradicional formato APK para las nuevas apps que lleguen a la Play Store. De allí en adelante, será obligatoria la adopción del estándar Android App Bundle, o AAB.

Esta modificación no implica cambios para los usuarios en su experiencia final. Tampoco afecta a aplicaciones que actualmente están disponibles en la tienda, sino a los nuevos lanzamientos. De esta manera, entonces, los desarrolladores no tendrán que cambiar sus apps ya publicadas; los APK existentes seguirán distribuyéndose vía Play Store pero no se aceptarán nuevas aplicaciones en dicho formato.

El cambio a AAB como estándar para nuevas aplicaciones para Android no se da de la noche a la mañana. Google presentó Android App Bundle en el evento I/O de 2018, y su implementación se ha incentivado desde entonces. De hecho, la compañía de Mountain View asegura que más de 1 millón de apps ya se han creado bajo este modelo. Entre ellas se destacan Twitter, Netflix y Duolingo.

Con Android App Bundle, Google promete aplicaciones más pequeñas y dinámicas

Asif Islam / Shutterstock.com

Que Android abandone el formato APK para nuevas aplicaciones que lleguen a Play Store desde agosto, tiene varios motivos. Una de las promesas de Google es que la distribución a través de AAB hará que las apps ocupen hasta un 15% menos de espacio. Al ser más pequeñas, la compañía no solamente asegura que las apps son más veloces de descargar e instalar, sino también menos propensas a ser desinstaladas.

Otro cambio importante que llega con la adopción de Android App Bundle como estándar está relacionado a los archivos de expansión. Desde agosto, el sistema operativo ya no utilizará ficheros OBB; esto significa que las descargas adicionales se realizarán a través de Play Asset Delivery y Play Feature Delivery. Con dichos mecanismos, los desarrolladores pueden personalizar y segmentar qué funciones o características entregan y cómo lo hacen, según cada dispositivo. Así, se busca salvar espacio y ancho de banda.

De esta manera, entonces, Android comienza el proceso de transición definitiva hacia el estándar AAB. Si bien el tradicional formato APK no desaparecerá por completo, la elección de un nuevo medio de distribución para las apps lo hará cada vez menos relevante mientras pase el tiempo.