La edición 2021 de Google I/O permitió a la compañía californiana mostrar sus avances en materia Inteligencia Artificial, en especial a la hora de entablar una conversación. Así entró en escena LaMDA, una innovadora tecnología que busca dar mayores matices a las "charlas" con elementos basados en inteligencia artificial.

LaMDA es un "modelo de lenguaje para aplicaciones de diálogo" que ha sido entrenado para romper con las conversaciones acartonadas y brindar respuestas más realistas. Google pretende que esta plataforma adopte un lenguaje más humano y sea capaz de reconocer matices y adaptaciones.

Según explicó la compañía de Mountain View, las habilidades conversacionales detrás de LaMDA llevaron años de desarrollo. La inteligencia artificial está basada en Transformer, una arquitectura de red neuronal inventada por Google, y pretende revolucionar la interacción con asistentes conversacionales como chatbots:

Esa arquitectura produce un modelo que se puede entrenar para leer muchas palabras (una oración o párrafo, por ejemplo), y para prestar atención a cómo esas palabras se relacionan entre sí, pudiendo predecir qué palabras cree que vendrán después.

Pero a diferencia de la mayoría de los otros modelos de lenguaje, LaMDA se entrenó en el diálogo. Durante su formación, recogió varios de los matices que distinguen la conversación abierta de otras formas de lenguaje. Uno de esos matices es la sensatez.

Google

Google confía en el futuro de LaMDA, pero reconoce que aún es un desarrollo temprano

Las primeras demostraciones que Google realizó con LaMDA en I/O fueron realmente interesantes. La compañía presentó un par de clips en los que reprodujo "conversaciones" que tuvo con la IA. En la primera, respondió en primera persona como si se tratase de Plutón, mientras que en la segunda "personificó" a un avión de papel.

Estos primeros resultados son alentadores y esperamos compartir más pronto, pero la sensatez y la especificidad no son las únicas cualidades que buscamos en modelos como LaMDA. También estamos explorando dimensiones como "interés", evaluando si las respuestas son perspicaces, inesperadas o ingeniosas. Al ser Google, también nos preocupamos mucho por la objetividad (es decir, si LaMDA se apega a los hechos, algo con lo que los modelos de lenguaje a menudo luchan), y estamos investigando formas de asegurarnos de que las respuestas de LaMDA no solo sean convincentes sino correctas.

Google

La compañía reconoció que el desarrollo de la inteligencia artificial todavía está en una fase temprana, pero con mucho potencial. Que LaMDA interactúe con los usuarios sin repetir respuestas, o comprendiendo mejor el contexto de una oración, es clave para el futuro de los asistentes conversacionales.