Un cohete espacial, utilizado para llevar a su destino algunas de las piezas de la futura Estación Espacial China, se encuentra fuera de control en su viaje de vuelta a la Tierra. Normalmente este tipo de naves se queman al cruzar la atmósfera y, en caso de que queden fragmentos enteros, se realizan los cálculos de trayectoria para que caigan en el océano. Pero esta vez no se sabe dónde ocurrirá.

Por eso, los científicos están muy atentos y esperan poder dar más datos sobre su destino en las próximas horas. De cualquier modo, también han hecho un llamamiento a la calma, asegurando que lo más probable es que igualmente caiga al mar. Al fin y al cabo, los océanos son los que ocupan la mayor extensión de nuestro planeta.

Un cohete espacial descontrolado

La serie Tan muertos como yo, de 2003, provocó un gran temor ante el posible impacto de objetos de creación humana procedentes del espacio. En ella, una chica moría aplastada por la tapa de un inodoro de la Estación Espacial Internacional.

En su día, un cohete similar ocasionó daños en edificios de Costa de Marfil

Por eso, quienes en su día la vieron miran ahora al cielo asustados por la noticia del viaje fuera de control de este cohete espacial chino, llamado Long March 5B.

Los científicos que están estudiando el caso creen que al ser un objeto muy pesado, de 22 toneladas, podrían generarse fragmentos que no se quemen en su reentrada en la atmósfera. Si estos aterrizaran en zonas pobladas, podrían causar daños materiales o incluso humanos. Es algo posible, pero extremadamente poco probable.

Aun así, científicos del Escuadrón de Control Espacial número 18 de los Estados Unidos están monitorizando esta reentrada. De momento, se sabe que vuela a 27.600 kilómetros por hora y que el aterrizaje ocurrirá probablemente entre el 9 de mayo, sobre las 03:15 UTC. Esto equivale a las 05:15, hora peninsular española, y las 22:15 del día anterior en Ciudad de México. Eso sí, este cálculo cuenta con un margen de error de 9 horas y 25 minutos.

Al estar la mayoría del planeta cubierta de agua, lo más probable es que caiga en ella. Pero si no es así, podría causar situaciones peligrosas. De hecho, según ha relatado a The Guardian Jonathan McDowell, astrofísico en el Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, la última vez que se lanzó un cohete espacial como este, a su vuelta a la Tierra varias barras de metal ocasionaron daños en edificios de Costa de Marfil

¿Dónde aterrizará?

Dada su trayectoria, se cree que el impacto podría ocurrir en cualquier punto de una zona en cuyo norte se sitúan Madrid, Nueva York y Pekín. Por otro lado, al sur, están el sur de Chile y la ciudad de Wellington, en Nueva Zelanda. 

Pero no debe cundir el pánico. Según ha explicado también McDowell, una vez que esté claro el día exacto de llegada, los científicos podrán predecir la ubicación con un tiempo de 6 horas, suficiente para realizar evacuaciones si fuese necesario. Podemos estar tranquilos. 

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.