Investigadores de la Universidad de Tel Aviv han descubierto un animal que se regenera incluso después de haber sido dividido en tres partes.

Se trata de la Polycarpa Mytiligera, un animal invertebrado de la especie de las ascidias. Este ejemplar se encuentra distribuido en casi todos los mares del planeta.

Normalmente viven adheridas a rocas. Su cuerpo tiene la capacidad de recuperar la función de todos los sistemas corporales faltantes en poco tiempo.

En el caso de Israel, es muy común en el golfo de Eliat, lugar del que los investigadores han extraído ejemplares para los estudios.

«Desde los albores de la humanidad, los humanos han estado fascinados por la capacidad de regenerar órganos dañados o faltantes», dice la profesora Noa Shenkar, según recoge The Jerusalem Post.

Es un descubrimiento asombroso, ya que se trata de un animal que pertenece al Phylum Chordata, animales con espina dorsal, que también nos incluye a los humanos”, añade.

Un animal marino que puede regenerar todos sus órganos

La investigadora explica que el animal analizado puede regenerar todos sus órganos incluso si está dividido en tres partes y que «cada pieza sabe exactamente cómo recuperar el funcionamiento de todos sus sistemas corporales faltantes en un corto período de tiempo».

Shenkar compara la Polycarpa Mytiligera con otro animal, el gecko, mismo que puede regenerar su cola. No. obstante, no logra ni tiene la capacidad de regenerar «sus sistemas corporales completos».

Otra integrante del proyecto, Tal Gordon, indica que la Polycarpa Mytiligera es un animal de un organismo simple. Tiene dos aberturas en su cuerpo: una entrada y una salida.

“Dentro del cuerpo hay un órgano central que se asemeja a un colador de pasta», dice Gordon. Este órgano filtra las partículas del agua y se queda únicamente con el alimento.

Las ascidias son generalmente conocidas por su capacidad regenerativa, pero generalmente se las asocia con capacidades de reproducción asexual.

Un invertebrado evolutivamente cercano a los humanos

«Entre los invertebrados, se los considera los más cercanos a los humanos desde un punto de vista evolutivo», asegura Gordon.

Uno de los datos que más sorprende es que nunca se ha había encontrado tal capacidad regenerativa en un animal cordado que se reproduce solo.

«Hay especies de ascidias que realizan una regeneración simple para poder reproducirse», comenta Gordon. «Estas son especies con un estilo de vida colonial, con muchos individuos idénticos conectados entre sí. Se replican para crecer», añade.

No obstante, la Polycarpa Mytiligera de Eilat es un organismo con un estilo de vida solitario. Los estudios no solo demuestran la increíble habilidad de regeneración de este animal, sino que es capaz de recuperar su sistema digestivo y sus puntos de entrada y salida en pocos días.

Regeneración de ascidiana de la espcie Polycarpa mytiligera | Tel Aviv University

Con el objetivo de llevar la investigación más allá, el equipo tomó algunos ejemplares del golfo de Eliat y los dividió en tres partes. Al cabo de unos días, se dieron cuenta que habían logrado regenerar las partes eliminadas.

«En un experimento posterior, diseccionamos varias docenas de ascidias en tres fragmentos, dejando una parte del cuerpo sin centro nervioso, corazón y parte del sistema digestivo», explica Gordon.

Contrariamente a la expectativas del equipo, el animal fue capaz de regenerar cada parte y sobrevivir. «Todos los órganos se regeneraron en cada una de las tres secciones», concluye.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.