Los Premios Oscar 2021 tienen una doble responsabilidad, también para el galardón a mejor actriz. Por un lado, debe demostrar que el mundo cinematográfico pudo soportar la pandemia por coronavirus. Por otro, que el cine es un reflejo de la sociedad y la cultura, incluso en sus peores momentos.

De modo que las nominaciones son un recorrido por lo más destacado del año y también, los principales temas en la palestra social y cultural. ¿Cuánto puede afectar eso a la lista de nominados?

En el caso de la categoría a la mejor actriz de los Premios Oscar 2021, incluso la lista de nombres es más compleja. Se trata de una instantánea de clima cultural que rodeó a las grandes discusiones de nuestra época. ¿Cuánto afecta un peso semejante a las candidaturas? Lo analizamos a continuación.

Viola Davis, por ‘La madre del blues’

Con un Oscar a la mejor actriz secundaria a cuestas, no queda duda de que Viola Davis es una de los nombres clave en esta selección. En esta ocasión, llega al cuadro de nominadas gracias a otra adaptación de August Wilson. No es un hecho menor. En una época de discusiones sobre el racismo, y con el recuerdo de George Floyd aún fresco, la versión del dramaturgo sobre la realidad es clave.

De la misma forma que en Barreras (2017), La Madre del Blues muestra a Norteamérica desde la condición de la discriminación. Y es Viola Davis quien lleva a cuestas un durísimo y complejo papel que requirió, además, una transformación física.

A favor: 

Viola Davis ya captó la atención de buena parte de la crítica especializada, incluso antes de que Netflix postulara la película a los Premios Oscar 2021. ¿El motivo? La condición simbólica de su personaje. Davis interpreta a la icónica Ma Rainey, y sacude la concepción de la mujer negra sexualizada en Hollywood.

En contra:

Viola Davis ganó el Premio Oscar a mejor actriz de reparto en 2017, también por un drama de August Wilson. Y también por un personaje que sacudía la imagen de la mujer afroamericana tradicional. El paralelismo podría jugar en contra de la actriz en un año que busca destacar nuevas propuestas.

También está el hecho de que varios críticos han señalado que la actuación de Viola se basa en gran parte a su cambio físico. La actriz tuvo que aumentar casi 20 kilos para encarnar al personaje. Y si antes algo semejante se consideraba un elemento importante a la hora de la nominación, ahora cuestiona el sentido de lo sutil.


Frances McDormand, por ‘Nomadland’

Junto con Viola Davis, es otra de las nominadas que podría hacer historia en la noche de los Premios Oscar 2021. En el 2017, la actriz ganó como mejor actriz por Tres Anuncios a las afueras. Algo semejante ocurre con su actuación en Nomadland. La actriz logró encarnar la narración periodística de Jessica Bruder en un recorrido doloroso y profundo por una Norteamérica desconocida.

A favor:

Sin duda, Nomadland es la película del año, y la actuación de la actriz el símbolo de su éxito. Se trata de un recorrido desde la mirada dura y madura de una mujer poderosa. Como otro de los personajes introspectivos y emocionales de McDormand, Fern es la encarnación del subtexto del guion.

En contra:

Se ha rumoreado que el Premio Oscar 2021 es una oportunidad de la Academia para renovarse. De modo que la actuación de McDormand podría ser considerada uno de los iconos instantáneos de un año complicado. ¿Qué mensaje desea enviar el mundo del cine en un año duro? Quizás no sea el de un país en escombros y la angustiosa realidad de la pobreza por un sistema despiadado.

Vanessa Kirby, por ‘Fragmentos de una mujer’

Con una de las actuaciones más poderosas del año, Vanessa Kirby se disputa el Premio Oscar entre leyendas. Y podría ser la gran sorpresa de la noche. Su versión sobre una mujer que atraviesa una muerte neonatal y su tránsito hacia la redención conmovió a los críticos. Como si eso no fuera suficiente, protagoniza una de las escenas más duras del cine desde hace años.  

A favor: 

Sin duda, Kirby sorprendió a la crítica al protagonizar una película atípica y que reavivó el debate sobre la imagen femenina en el cine. Su personaje no es una víctima, tampoco es por completo la habitual madre coraje del cine estadounidense. En realidad, es un adulto contemporáneo traumatizado por una tragedia inclasificable.

En contra:

La película no tuvo toda la repercusión esperada. De hecho, la meditada actuación de Kirby tuvo que enfrentar la crítica a la estructura del largometraje. El larguísimo prólogo en el que se muestra la escena central de la película resta potencia al resto de la película.

Andra Day, por ‘The United States vs. Billie Holliday’

La menos conocida de todas las nominadas a los Premios Oscar 2021 a mejor actriz es también la que tiene la actuación menos contemplativa. La Billie Holliday de Andra Day es la encarnación de un mito, una mujer viva que asombra por sus matices.

Algo que no debió ser en absoluto sencillo con un personaje basado en extremos. La crítica ha resaltado la forma en que Day humanizó a una mujer mítica hasta hacerla creíble. Un logro actoral que requirió meses de investigación y ejercicio actoral de una Day maravillada con su personaje. 

A favor:

Este es el año de la reivindicación de Billie Holliday. Su legado ha sido debatido desde perspectivas distintas y se ha puesto en realce su talento. Algo que finalmente erosiona el mito de talento salvaje e incontrolable a su alrededor, para poner en relieve su poder como figura.

En contra:

La escasa distribución de la película. Como original de Hulu, su recorrido fue limitado, y en realidad ha tenido poca resonancia mediática. Además, el hecho de que buena parte de su reconocimiento se deba solo a la actuación de la actriz afecta seriamente sus posibilidades.


Carey Mulligan, por ‘Una joven prometedora’

Con su durísimo trasfondo sobre el consentimiento y la sexualidad moderna, la película de Fennell sorprendió a la crítica. Pero aún más lo hizo la actuación de Mulligan, convertida en el espíritu de la venganza desde lo contradictorio. El discurso contestatario de la película se sostiene por completo sobre sus hombros.

A favor: 

La película fue la gran sensación del más reciente festival de Sundance. Mulligan ha recibido una considerable atención durante la temporada de premios. Además, logró lo que parecía imposible: crear un personaje políticamente retador sin dejar de brindarle un espacio de matices emocionales. Algo que sin duda podría ser un triunfo en los Premios Oscar 2021.

En contra:

El fuerte acento político, que deberá hacer frente a la versión de Davis y McDormand sobre temas análogos. La encarnación de los grandes dilemas políticos y culturales actuales es uno de los puntos fuertes de los Premios Oscar 2021. Y Mulligan es, quizás, la versión más benigna de reflexiones potencialmente críticas sobre el tema. 

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.