Jubilado, doctor, empresario, golfista, aficionado al Manchester City, jugador de póker… Le habrás visto en infinidad de ocasiones, habitualmente en camisa y delante de un ordenador, siempre mirando a cámara con una sonrisa peculiar que le ha dado el apelativo de Hide the pain, que podríamos traducir como “oculta el dolor”. Una sonrisa que esconde algún drama cómico. También le conocemos como Harold y es el protagonista de millones de memes graciosos en forma de imagen con texto y también de animaciones GIF.

De modelo de fotografías de stock a icono de internet. Harold se ha hecho más conocido por aparecer en fotografías retocadas que se han difundido por la red con textos divertidos que por lo que hiciera durante casi toda su vida. Lo viral casi siempre surge de la casualidad y muchas veces es difícil saber de dónde viene, cómo nace un meme. En esta ocasión no es así, ya que el afectado ha concedido entrevistas en sucesivas ocasiones y ha contado su historia siempre que le han preguntado.

En internet le conocemos como Harold, Hide the pain o Hide the pain, Harold. Pero en su vida real se llama András Arató y tiene su propia entrada en Wikipedia. En realidad es un ingeniero eléctrico jubilado, de origen húngaro, y en su última etapa vital decidió posar como modelo de imágenes de stock. De estas imágenes saltó a la fama en forma de memes que jugaban con las desgracias de Harold y su peculiar sonrisa. En España tenemos un equivalente que popularizó la cantante Lola Flores antes de que existiera el concepto de meme digital: “dientes, dientes, que les jode”.

De jubilado anónimo a icono de internet

Hoy, András Arató, Harold para todos, tiene 75 años y cuenta con su propia página web en la que podemos disfrutar de imágenes que explican su vida real y su equivalente viral. Gracias a esta fama ha protagonizado anuncios para televisión que se han visto en su país natal, Hungría, pero también en otros países, como México. Incluso llegaron a encontrar un doble suyo en la India. Sea como fuere y sin quererlo ni saberlo, Harold ha hecho reír a millones de personas de todo el mundo.

Fuente: The Official Hide The Pain Harold website.

Pero vayamos por partes. Tal y como cuenta András Arató en una de sus muchas charlas públicas, nació en Hungría en 1945. Estudió en la Universidad Tecnológica de Budapest, donde se graduó como ingeniero eléctrico, siendo también miembro de la Asociación Electrotécnica de Hungría desde 1975 y vicepresidente de la Sociedad de la Iluminación de Hungría entre 1997 y 2010. En lo personal, está casado y tiene un hijo.

Tras su jubilación, un fotógrafo se interesó en él cuando vio sus fotografías de unas vacaciones en redes sociales. Contactó con Arató y éste decidió posar para fotografías de stock, esas imágenes que puedes encontrar en internet con manchas de agua y que puedes comprar o descargar gratis, según su licencia de uso. Este tipo de imágenes han sido uno de los ingredientes principales de los memes graciosos, ya que se trata de fotografías sin contexto que muchas veces resultan divertidas simplemente por lo que vemos en ellas.

En la cuenta oficial de Harold en Instagram encontrarás más imágenes de stock con su sonrisa inconfundible

En sus primeras imágenes conocimos a Harold vestido con camisa, solo o acompañado de su “mujer”, con un ordenador al lado y sujetando una taza. De esa colección, a partir de 2011 empezaron a surgir memes graciosos que trataban mil y un temas dramáticos mediante textos divertidos que jugaban con su sonrisa triste. Al año siguiente, en Facebook aparecía una página con el nombre de Hide Your Pain Harold. Había nacido una nueva identidad en internet, Harold, a quien también se le llamaba Maurice. Con el tiempo se incorporaron nuevas fotografías en las que aparecía con chaqueta y corbata. Incluso apareció en vídeos que se convirtieron en animaciones GIF.

De una mala experiencia a aceptar su situación

Puede que muchos busquen la fama en internet, pero no todos la encuentran por decisión propia. Hay quien se hace conocido por una imagen sacada de contexto o por un error personal que se difunde con viralidad hasta llegar a todas las pantallas conectadas. Y como ocurrió con András Arató, a quien siempre llamarán Harold, la fama le llegó sin buscarla y siendo el protagonista de millones de chistes y bromas en forma de memes graciosos.

Como cuenta en varias entrevistas, al principio fue una experiencia chocante y desagradable. A nadie le gustar ser motivo de burla, y mucho menos en la plaza pública que es internet. Él sólo quería ser modelo de fotografías de stock, no protagonizar memes. De ahí que necesitara varios años para aceptar la situación. Aceptar la realidad, aunque no te guste. O dicho de otra manera, darle la vuelta y quedarte con lo positivo. Resiliencia, una palabra muy de moda en los últimos años y que define bien la situación de este jubilado húngaro convertido en estrella online.

Una vez Arató aceptó que, quisiera o no, era una parte importante de internet en forma de memes graciosos, pudo vivir más tranquilo. O no. En su país natal se le conoce por la calle, donde le piden fotografías. También ha viajado por varios países, en 2018 tomó 20 vuelos que le llevaron a lugares tan lejos de Hungría como Chile o Colombia. En todas partes le han entrevistado en innumerables ocasiones y ha protagonizado anuncios parodiando su personaje.

En internet encontraremos millones de memes de Harold, objetos que muestran su rostro como camisetas, tazas o faldas, vídeos de parodia y demás material cómico, pero también encontramos vídeos con sus charlas en los que explica su experiencia y sirve de inspiración para muchos. Sea como fuere, Harold se ha convertido en un icono de internet, un rostro familiar a quien hemos visto más que a muchos familiares y amigos. Sólo buscando en internet o en buscadores de memes encontraremos decenas de imágenes y GIF suyos. Y si vuelves a buscar, encontrarás nuevos memes graciosos cada pocos días.

Para cerrar este artículo, enlazo de nuevo su charla TED titulada “Cómo convertirse en héroe de los memes”. Una charla muy inspiradora que escapa del clásico meme y que nos enseña mucho de nosotros mismos y de cómo internet convierte a gente anónima en famosa.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.