Cada vez son más las empresas que se comprometen con el cuidado del medio ambiente y en especial con la restauración de bosques.

This story also appeared in Business Insider

En España arden más de 100.000 hectáreas de bosques de media al año, según publica la organización Reforesta. Además, en el mes de agosto, cuando hace más calor, se llegan a registrar una media de 10.000 incendios diarios en todo el mundo, unos datos alarmantes que están destruyendo los pulmones del planeta.

Numerosas startups y organizaciones internacionales luchan contra estas catástrofes a diario, pero hay una que lo hace desde un enfoque totalmente diferente: Ashes to Life.

Dejando a un lado la idea de plantar árboles para regenerar bosques quemados, Ashes to Life busca restaurar ecosistemas gracias a sus cosméticos ecológicos hechos de ceniza vegetal, pero con el objetivo de poder reutilizar la ceniza de los árboles en un futuro de manera responsable.

"De momento no utilizamos la ceniza de los bosques quemados porque no queremos aprovecharnos de un desastre medioambiental así, no queremos generar economía a partir de ello si estar seguros de que estamos respetando el ecosistema", explica Alejandro de Antonio, cofundador y director creativo de Ashes to Life.

Cosmética de ceniza, pero no a costa de las catástrofes

Nombrada como una de las 101 actividades que estaban actuando por el clima en la pasada Cumbre del Clima COP25, la idea de Ashes to Life nació de una experiencia personal de su fundador, Alejandro de Antonio.

Después de ver cómo un bosque que visitaba con frecuencia ardía en llamas reduciéndose a cenizas se dio cuenta de que tenía que hacer algo al respecto.

Tras investigar, Alejandro se enteró de que solo el 19% de los bosques quemados en España se reforestan, y el motivo era la falta de metodología a la hora de actuar, pero además, que esa ceniza resultante podía ser beneficiosa.

De ahí surgió la idea de crear Ashes to Life, una empresa de cosmética sostenible con base de ceniza que pudiera aportar su granito de arena para salvar bosques devastados por el fuego.

Hoy en día cuenta con solo 3 socios principales, pero es un proyecto del que forman parte decenas de personas, desde agencias de comunicación y marketing digital, hasta científicos medioambientales y laboratorios.

Sin embargo, estos laboratorios no son propios y su producción es nacional, ya que su objetivo es poder ayudar también a las economías locales, aunque sí cuentan con ventas internacionales, ya que los incendios son un problema global.

3 líneas de productos enfocadas a cuidar de tu piel, pero también de los bosques

Al darse cuenta de que todavía no tenían un plan claro para la utilización de la ceniza de los bosques calcinados, tuvieron que buscar una alternativa: las cenizas vegetales, mucho más respetuosas con el medio ambiente. about:blankabout:blank

Hasta ahora, Ashes to Life cuenta con 3 líneas de cosmética sostenible, con más del 95% de ingredientes ecológicos y certificados, creadas a partir de procesos artesanales, con precios que van desde los 18,50 euros hasta los 70 euros.

"Los costes de producción son altos porque son productos artesanales", argumenta el cofundador. "Para realizar el jabón es necesario saponificarlo durante una media de 45 días, dependiendo del ambiente, donde cada 2 días tienes que darle la vuelta uno a uno a mano para que se sequen por igual".

Una de ellas está elaborada a partir de cenizas provenientes de cáscaras de coco, otra con ceniza procedente de la limpieza y poda controlada de montes gestionados de forma sostenible y una tercera antiedad a partir de células madre de plantas gracias a la biotecnología.

Concretamente, esta última y nueva gama está creada mediante un proceso que permite usar un 99,98% menos de agua que un cultivo tradicional para obtener esas células madre.

Ashes to Life destina hasta el 10% de los beneficios de sus cosméticos para poder costear su proyecto de empresa basado en la restauración de bosques.

"Todas estas líneas de producto nos ayudan a financiar el proyecto de investigación medioambiental que tenemos entre manos y que es el objetivo final de la empresa", añade Alejandro.

El proyecto consiste en un protocolo que permita una restauración ecológica de ecosistemas devastados por el fuego, de manera que puedan crear un diagnóstico específico de cada zona cuando haya un incendio.

En otras palabras, conseguir extraer la ceniza resultante de forma respetuosa con el medio y certificarla para su uso en cosmética sostenible, un modelo de triple impacto: con beneficio ecológico, económico y social.

Ashes to Life permite recuperar bosques, generar economía gracias al cuidado de la piel y permite restablecer relaciones entre entornos naturales, impulsando así las economías locales del lugar, con beneficios para el turismo y el sector maderero entre otros.

Todo este proyecto se ha financiado hasta ahora con capital privado e inversiones de los socios, aunque Alejandro de Antonio incide en que necesitan más aportación por parte de empresas e instituciones, ya que se trata de un problema global.

Un futuro marcado por la restauración de ecosistemas

Sin embargo, la restauración de los bosques forma parte de una etapa final, por ahora Ashes to Life se encuentra en el proceso de definir íntegramente el protocolo del proyecto, es decir, ahora mismo no utilizan cenizas de bosques quemados para sus productos.

"Lo más fácil habría sido plantar árboles, pero creemos que esto es más necesario, ya que la restauración ecológica no siempre requiere plantar árboles", argumenta el fundador de la empresa. "A veces es más importante poner líneas en la tierra para evitar que se desplacen las semillas autóctonas y puedan germinar".

Sus proyecciones de futuro se basan en poder extraer la ceniza de una zona quemada y hacer una línea de cosméticos con características de la zona, como el aroma, creando un producto especial capaz de ayudar a financiar ese bosque. 

Para hacerlo posible, los costos ascenderían a los 400 mil euros, una cantidad para la que todavía necesitarán más inyecciones de capital.

Pero hasta que ese momento llegue, la empresa tiene sus ojos puestos en comercializar aun más su nueva línea y entrar en el canal retail acorde a sus ideales, ya que pretenden aumentar sus vías de venta, pero sin llegar a una masificación.

Asimismo, Ashes to Life está en negociaciones con algunos países árabes, por lo que no descartan expandirse internacionalmente, aunque los procedimientos lleven tiempo.

"Al ser un problema global, queremos que nuestra propuesta llegue a todas partes, incluyendo zonas tan importantes como a Sudamérica o Estados Unidos, debido a los devastadores incendios que ocurren casi a diario", concluye Alejandro de Antonio. "La tendencia debe ser siempre la sostenibilidad y cada vez más empresas irán adoptándola".

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.