(A continuación, algunos spoilers de la última temporada de The Mandalorian)

2020 estuvo lleno de una buena cantidad de estrenos de cine independiente y grandes historias intimistas. Una salvedad que tuvo una inmediata consecuencia: las grandes historias llenas de efectos especiales brillaron por su ausencia. Tal vez por ese motivo, las nominaciones a los tradicionales Visual Effects Society de este año fueron más singulares de lo que nadie podía esperar. 

Pero The Mandalorian tiene todos los méritos para lograr los reconocimientos. La segunda temporada del show estuvo llena de innovaciones tecnológicas. Desde la animación a escala y mecánica del querido Grogu hasta episodios fotorrealistas, cada episodio fue un despliegue de ingenio digital. Por supuesto, el gran final, que trajo de regreso a un joven Luke Skywalker (Mark Hamill), fue considerado un logro de peso. A eso habría que sumarle que la producción de Jon Favreau cuenta el sistema de producción mejorado de virtual StageCraft de Industrial Light & Magic.

La tecnología asociada a la nueva división de efectos especiales de George Lucas es una de las grandes innovaciones de la Industria. Según la propia ILM, se trata de una combinación de recursos destinados a cambiar para siempre la forma de crear efectos especiales. Con paneles LED de una asombrosa resolución, captura de movimiento más exacta, la tecnología de la compañía es parte del éxito de The Mandalorian. También, el uso de programas como Medusa, Anyma y Flux permitió un tipo de tecnología de producción innovadora que fue clave para el programa. 

'The Mandalorian' a la cabeza de la tecnología

Disney/The Mandalorian

Con su aire sobrio, los nítidos paisajes digitales mostrados en los capítulos de The Mandalorian abrieron una puerta hacia un tipo de producción más verosímil. Eso sin sacrificar la calidad del programa o perder el sentido de lo artesanal que también. La tecnología detrás del movimiento de Grogu (otro de los logros nominados) demostró una economía de recursos asombrosa. Y que sin duda demuestra que la pandemia obligó a los estudios a reinventar sus formas de creación. 

Por otro lado, ILM se está asegurando de educar a una generación de creadores de relevo. Su programa de capacitación Academia Jedi lleva a cabo una ambiciosa iniciativa de desarrollo de talentos a través del programa de preparación de la compañía. Durante la pandemia, la academia también ofreció aprendizaje remunerado en producciones con experimentados supervisores y productores de ILM que sirven como mentores.

El año pasado, la supervisora de las iniciativas de diversidad Jessica Teach comentó que la tecnología era una forma de asegurar la inclusión en la compañía. “Creemos que este programa tiene un efecto multiplicador, atrayendo talentos aún más diversos a la industria y creando un canal para carreras de efectos visuales”, dijo. Las declaraciones llegaron en el momento más duro de la pandemia, lo que sin duda no podía ser más simbólico.

Celebración para Pixar

Por su parte, Soul de Pixar fue el principal contendiente de animación con cinco nominaciones. Un poco más atrás, la competencia de largometrajes se dividió entre las plataformas streaming. Project Power de Netflix, The Witches (HBO Max) y el Live action de Mulán (Disney Plus), obtuvieron tres nominaciones cada una.

En lo que parece un pequeño guiño a su supremacía en el negocio, Soul compite contra Onward también de Pixar. El cuadro lo completa Over the Moon de Glen Keane, The Croods: A New Age y Trolls World Tour de DreamWorks.

En la categoría de largometrajes fotorrealistas también están nominadas Jingle Jangle: A Christmas Journey y The Midnight Sky dirigida por George Clooney. También hubo reconocimientos para la innovadora inversión de tiempo de Christopher Nolan en Tenet.

Los nominados a las categorías secundarias incluyeron Da 5 Bloods de Spike Lee, la oda en blanco y negro de David Fincher a la Edad de Oro de Hollywood Mank y Extraction, producida por los hermanos Russo. A ellos se unieron News of the World de Paul Greengrass y Welcome to Chechenia

Este último es también un reconocimiento a la inclusión. El documental de David France muestra la campaña dirigida para detener, torturar y ejecutar chechenos LGBTQ utilizando tecnología “deep fake” para proteger sus rostros.

La 19a edición anual de los premios VES se celebrará virtualmente el próximo 6 de abril.