El navegador es la aplicación con la que pasamos más tiempo. Todo lo hacemos en la Web, por lo que conviene elegir bien qué navegador vas a usar. Puede que uses Google Chrome, Mozilla Firefox o Microsoft Edge. Pero hay nombres menos conocidos que bien merecen un puesto de privilegio en tu ordenador.

Un ejemplo es Vivaldi, un navegador web que destaca por contar con funciones y comodidades que ya quisiéramos tener en Google Chrome. Detrás de Vivaldi se encuentra uno de los creadores de Opera, otro navegador que se ha caracterizado siempre por aportar novedades a los navegadores.

¿Por qué deberías usar Vivaldi en vez de tu navegador actual? Hay varias razones para ello y, a continuación, destacamos las más prácticas para tu día a día.

Proteger tu privacidad online

Primer pilar de Vivaldi: la privacidad. Proteger tu privacidad es algo en lo que todos los navegadores se han esforzado a contribuir, pero algunos lo hacen con más acierto que otros. Por ejemplo, la última versión de Safari te avisa de los rastreadores que emplean las páginas que visitas. Y te dice si tus contraseñas se repiten o si han sido expuestas.

Vivaldi hace tiempo que hace esto mismo. Cada vez que visitas una página sabrás qué rastreadores se intentan cargar. Vivaldi los bloqueará para que los sitios web no te rastreen. Y, opcionalmente, puedes bloquear también la publicidad.

Por otro lado, puedes sincronizar el contenido guardado en tu navegador, algo habitual en casi todos los navegadores. Por ejemplo, marcadores, contraseñas, extensiones, etc. La novedad que aporta Vivaldi es el cifrado de extremo a extremo cuando sincroniza estos datos.

Haz de todo con tus pestañas abiertas

Aunque la privacidad es importante, en tu día a día te las verás sobre todo con las pestañas del navegador. Son muy útiles, pero si tienes muchas abiertas, puede convertirse en un problema. Y aquí Vivaldi tiene mucho que decir.

Para empezar, agrupando pestañas para gestionarlas a la vez, por ejemplo cerrándolas, moviéndolas y guardándolas para luego recuperarlas. También puedes apilarlas, abrir pestañas verticales, dividir la ventana del navegador para ver dos pestañas al mismo tiempo o, incluso, ver varias pestañas gracias a las pestañas en mosaico.

Por otro, desde la barra lateral tendrás la oportunidad de lanzar las aplicaciones que más utilices, como Instagram, Facebook, WhatsApp o YouTube. Se trata de aprovechar el espacio en pantalla e integrar tus redes sociales o chats en el navegador mientras, de manera simultánea, navegas por la web.

Los comandos rápidos

Otra particularidad de Vivaldi tiene que ver con la barra de búsqueda o barra de direcciones. Antaño servía para introducir las direcciones a visitar. Luego se adaptaron para buscar directamente lo que quieres encontrar en internet. Y, el tercer paso, consiste en integrar todo eso más funciones habituales.

Los comandos rápidos son una alternativa a los atajos de teclado que sirve para mostrar cualquier cosa que puedes hacer con tu navegador en la barra de búsqueda. Vamos, que no tienes que ir por los menús de Vivaldi en busca de una función. Basta con teclearla y aparecerá en la barra de direcciones.

Entre los comandos rápidos encontrarás abrir pestañas, recuperar pestañas cerradas, abrir marcadores, ir a una pestaña abierta, crear notas, encontrar algo en el buscador, encontrar en el historial, descubrir más comandos, calcular, etc.

Encontrarás más información sobre Vivaldi en su página oficial. Allí podrás descubrir todas sus funciones, además de proteger tu privacidad y facilitarte la navegación. También podrás descargar la versión disponible para tu sistema operativo. Puedes usar Vivaldi en Windows, macOS, Linux y Android.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.