El Snyder Cut de la Liga de la Justicia ya está aquí. Se trata del final de una Era, un fenómeno mediático, un escándalo cinematográfico y un hito en la historia del cine de superhéroes. Pero también, una película que demuestra una nueva percepción de lo épico, lo asombroso y la forma de analizar el cine de entretenimiento. No es la mejor obra de Zack Snyder, tampoco la más completa. Lo que sí demuestra es que el director tenía toda la razón en sorprenderse con el resultado en pantalla del 2017. 

El corte del director de La Liga de la Justicia es una colosal versión sobre un universo que completa, ensancha y redimensiona. También es un recorrido meditado y cuidadoso por una historia que no termina de ser convincente pero que en esta ocasión, es mucho más elaborada. Lo que sorprende del Snyder Cut de la Liga de la Justicia es su ritmo mesurado y reflexivo, una concesión impensable en el cine de género y el espectáculo actual. Mucho más parecida a The Watchmen de lo que el director pudo suponer, la película es un recorrido a todos los extremos de la mitología de DC. Y aunque con toda seguridad no tendrá continuación o secuela alguna, es lo suficientemente contundente para ser un satisfactorio final. El recorrido de Zack Snyder con DC cierra con elegancia y un sentido del espectáculo satisfactorio.

Por supuesto, las diferencias entre la versión que se proyectó hace cuatro años y la actual, son notorias. Snyder tomó absoluto control creativo de la obra y el resultado es una exhibición de todos sus lugares comunes, pero también su consistente instinto para la narración visual. A continuación, te detallamos cuáles son las diferencias más importantes entre la versión del 2017 de Justice League y el esperadísimo corte del director que llegará a HBO este 18 de marzo. 

A partir de aquí, este texto contiene spoilers.

La introducción

‘Justice League 2017’

Una de las grandes quejas sobre la versión del 2017 de Justice League fue su extraña y errática introducción. No solo debido a los reshoots, sino también a la deficiente estructura narrativa. La historia comenzaba con una visión del mundo en pleno duelo después de la muerte de Superman (Henry Cavill) y en especial, una mirada a la forma en cómo Batman (Ben Affleck) se enfrentaba al espectro de la culpa.

También había una confusa escena en que los Parademons (los conocidos aliados de Darkseid) hacían una rápida e inexplicable aparición. A partir de allí, la película iba de mal en peor en cuanto a la manera de construir sus hilos narrativos. 

‘Snyder Cut’s Justice League’

Las primeras escenas de la versión de Zack Snyder son muy distintas a su versión del 2017. La película comienza con la muerte de Superman, que provoca una ola expansiva. La sacudida de energía alerta a las Amazonas, a los habitantes de Atlantis, también a Cyborg (Ray Fisher) en lo que parece la representación de los hombres y por supuesto, Steppenwolf (Ciaran Hinds). De modo que la percepción que las tres Cajas Madre están vinculadas a la muerte de Superman queda claro desde el principio. También, la forma en que todas los antiguos pueblos de la Tierra, perciben lo ocurrido. 

El desarrollo 

‘Justice League 2017’

La película que llegó a los cines en el 2017 tenía una estructura básica, deslucida y lo bastante limitada como para que la historia avanzara en desorden. Las escenas iban de un personaje a otro sin sentido de la continuidad y mucho menos lógica. Había escenas sueltas sobre las vidas y la situación del resto de los personajes después de la muerte de Superman. Pero ninguna parecía conducir a una forma de analizar lo que estaba ocurriendo.

Aquaman (Jason Momoa) se comportaba como un renegado despreocupado. Batman tenía la súbita epifanía sobre “villanos” en inmediata amenaza, mientras que Diana Prince (Gal Gadot) le escuchaba sin demasiado interés. Por si eso no fuera suficiente, Barry Allen (Ezra Miller) era un alivio cómico innecesario. El grupo entero después se engranaba en un equipo desigual en medio de una historia blanda, sin sustancia y llena de agujeros argumentales. 


‘Snyder Cut’ de la ‘Liga de la Justicia’

Warner Bros.

Con una película de 4 horas de duración, Snyder tomó la decisión de estructurar la historia para brindar a cada personaje una profunda relevancia. Lo hizo a través de “partes” que van acompañadas con una frase.

El recurso parece melodramático, hasta que la película avanza y muestra que se trata de intento, quizás no muy atinado, de rellenar los vacíos narrativos. De la primera titulada “No cuentes con eso” hasta “El epílogo”, la película se fragmenta para narrar con más amplitud. Y logra su objetivo. 

Paso a paso, Snyder relata la historia de trasfondo, contexto y vicisitudes de sus personajes. Lo hace además con un sentido de lo fastuoso y lo épico que resulta exagerado en sus peores momentos y grandilocuente en otros. Pero a diferencia de la versión del 2017, el recurso es conclusivo para permitir a una película de semejante magnitud avanzar. Esta es la típica historia de tres actos, sino tiene más parecido con una estructura de cinco elaborados para mostrar de forma caleidoscópica el mundo de los personajes.

El recurso tiene un considerable parecido al utilizado por el director en Watchmen y es lo suficientemente interesante, como para interesar. No obstante, la lenta marcha de la historia resulta en ocasiones tediosa y en otras, agotadora. Tal vez una visión sobre un Universo tan amplio habría resultado mucho más satisfactoria como una miniserie que como una única película. 

Los personajes

‘Justice League 2017’

Si algo se criticó — y con razón — en la versión de Justice League del 2017 fue sin duda la torpeza en el desarrollo de los personajes. A no ser por Diana Prince y en cierta medida por Bruce Wayne, el resto de parecían meras parodias. Con Flash como el alivio cómico, Aquaman simplificado a un superhombre despreocupado y Cyborg resumido a una curiosidad de ocasión, la película carecía de profundidad. Mucho peor aún cuando Diana Prince parecía el hilo conductor entre varias historias dispares, sin mucha relación real.

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, los secundarios de lujo fueron reducidos a su mínima expresión. El Alfred de Jeremy Irons era apenas una presencia con algunas líneas graciosas. Martha Kane (Diane Lane) una forma de demostrar la humanidad del desaparecido Superman. Pero el caso más crítico era el de Amy Adams, con su Lois Lane convertida en una sombra sufriente y pesarosa. Al final, la película era una especie de trayecto atropellado entre personajes que interactuaban de forma incómoda y poco natural. No había explicación para su compañerismo, complicidad y al final, colaboración. 


‘Snyder Cut’ de la ‘Liga de la Justicia’

Warner Bros.

Snyder dedica la mayor parte de las primeras dos horas de la película a sus personajes. Y aunque hay una buena cantidad de escenas prescindibles, el esfuerzo valió la pena. Reorganiza casualidades fortuitas que en la versión del 2017 terminaron por demoler el guion, y le brinda un nuevo sustento a la historia entera. Atención a la especial mirada al personaje de Cyborg, el que quizás se lleva el mayor peso de la trama y se beneficia de los esfuerzos de Snyder. El personaje de Fisher crece, se hace más elaborado, con varias capas de simbología y poder. Tal como Snyder había dicho, de ser una curiosidad mal digitalizada, Cyborg se convierte en el corazón de la película. Y lo es por una razón simple. Su tránsito hasta convertirse en Superhéroe y parte del equipo creado por Batman es arduo, complicado y angustioso. 

Otro que se beneficia de la mano de Snyder es Flash. Sin la colección de gags graciosos y líneas destinadas a hacerle una especie de colección de bromas pop, Barry es un héroe en formación. Uno además que tiene habilidad, inteligencia, sensibilidad y amabilidad. Por supuesto sigue siendo el personaje más joven, el más trivial y quizás el destinado a ser más superficial. Pero sin escenas como la del hombre a quien pintarrajea la cara en la cárcel ni bromas sobre el cadáver de Superman, la mejoría es considerable y bien recibida.

Por su parte, Aquaman de Jason Momoa deja a un lado su actitud de chico despreocupado, por la de un hombre que está en conflicto pleno con sus poderes e historia. Más parecido al Arthur que vimos en la película de James Wan, el héroe es mucho más denso y firme.

Por cierto que, el personaje de Mera (Amber Heard) es uno de los pocos que se simplifica en la película. Reducida a la mínima expresión, su personaje desaparece en favor de Vulko (Willem Dafoe).

También los secundarios logran una nueva relevancia, aunque debido a la densidad de la historia no llega a ser estelar. Alfred retoma su acostumbrado lugar como mano derecha de lujo y Lois no termina de ser de real peso. Lo mismo que Martha, reciben la exposición justa para apuntalar a los héroes principales. Pero en esta ocasión, no son parte de accidentes argumentales fallidos. Algo de agradecer.

Los Villanos

Warner Bros.

‘Justice League 2017’

En la versión del 2017 hubo lógicas quejas y críticas por la versión cinematográfica del villano Steppenwolf. El personaje creado por Jack Kirby recibió un tratamiento digital lo suficientemente deficiente como para resultar paródico. Sus motivaciones se redujeron a conseguir las tres Cajas Madres, sin brindar una explicación real de su ambición.

¿Para qué deseaba con tanto encono semejante poder? ¿Repetir los hechos de la primera invasión? ¿Una conquista completa del planeta y el universo? Aunque es de suponer que deseaba destruir toda la vida circundante y dominar a base de fuerza, el personaje carecía de sustancia. 

Para colmo de males, Steppenwolf tuvo que soportar las evidentes comparaciones con el Thanos (Josh Brolin) de Marvel. Ambos parecían tener el mismo eje motor en sus motivaciones, pero el de Marvel había sido desarrollado con mimo a través de una serie de películas. En comparación, el villano de DC era la conclusión a docenas de clichés, la mayoría sin mayor sentido en el mejor de los casos, genéricos. 


‘Snyder Cut’ de la ‘Liga de la Justicia’

En esta ocasión, Steppenwolf crece y recibe un tratamiento digital muy cuidadoso. Y aunque sigue su apariencia sigue siendo aparatosa y poco convincente, la mejoría con respecto a su anterior versión es notoria. Además, sus motivaciones son más claras, más lógicas y se desarrollan con mayor precisión. La presencia de un personaje completamente digital siempre será compleja, pero Snyder logra que su villano llene los espacios y tenga, ahora sí, suficiente peso como para ser temible.

Snyder toma la inteligente decisión de incluir a Darkseid (Ray Porter), como el verdadero villano capitular de su película. Y aunque Steppenwolf aparece la mayor parte del metraje, es Darkseid el que mueve los hilos. En el cómic, el villano tiene como objetivo principal conquistar el universo y eliminar todo el libre albedrío y los seres sensibles. Puede parecer también un objetivo muy genérico para una batalla, pero Snyder logra combinar esa ambición, con la necesidad de Steppenwolf de verse recompensado. El resultado es una dupla que aunque sigue siendo un poco blanda, pero que tiene el suficiente peso para plantar cara a los héroes. 

En el ‘Snyder Cut’ de la ‘Liga de la Justicia’ también se incorpora un poco de psicología y profundidad a sus villanos. Steppenwolf tiene varias conversaciones de considerable interés para la trama con Darkseid. Ambos dialogan, llegan a sostener incluso un ligero antagonismo. Y aunque en realidad, la plenitud de Darkseid se sugiere, lo que amplía de forma brillante el universo de la película. Y sí, tal y como se había especulado, hay un final abierto que podría incluir (en un film que jamás se llevará a cabo) una batalla con el villano estelar. 

El guion

Warner Bros.

‘Justice League 2017’

No hay que recalcarlo. El cambio de dirección de la película arruinó cualquier intento de continuidad, lógica y solidez en la versión del 2017. No solo fue una combinación poco afortunada de retazos de historias en apariencia distinta, sino además una mezcla caótica de narraciones e hilos argumentales. La película no tenía sentido de la lógica argumental, ni mucho menos, poder para narrar una historia compleja. Era un conjunto de pedazos sin sentido, con blancos argumentales notorios e hilos de historias sueltas. Por si eso ya no fuera suficientemente malo, los reshoots solo agravaron el problema central. Una historia que había sido reestructurada y deformada por el peso de malas decisiones creativas. 


‘Snyder Cut’ de la ‘Liga de la Justicia’

Sin duda, es una película sólida, inteligente y llena de detalles de contexto que los fanáticos agradecerán. A pesar de sus momentos tediosos (que los hay), la película cumple con las expectativas. Por si te lo preguntas: sí, cualquier tipo de señal de los añadidos de Joss Whedon fue eliminados. Y de hecho, toda la película parece haber sido depurada con enorme cuidado para lograrlo. No solo se trata de los giros de guion, sino también diálogos y situaciones. 

Snyder, ya sea porque tenía la posibilidad de hacerlo o porque en realidad, así había imaginado el guion, retoma y resuelve todos los problemas narrativos. Lo hace además con la conciencia de hacerlo con un ritmo meticuloso. El resultado es una historia compacta, quizás en exceso larga, reiterativa y sobre explicativa, pero que funciona. Eso a pesar de los extensos e innecesarios diálogos que sostienen los personajes, escenas que revisan y amplían contexto y miradas íntimas sobre hechos concretos. Pero en toda su colosal belleza (ralentizada) la película funciona y lo hace con precisión y momentos de especial emoción e interés. Hay tiempo para escudriñar en el mundo de las Amazonas, la nave Kryptoniana de Superman e incluso, para que Barry tenga su gran momento heróico. Todo sin perder el ritmo y su buen sentido del impacto visual. 

El giro final

Warner Bros.

‘Justice League 2017’

El final ridículo, insatisfactorio y blando terminó por destruir cualquiera de los escasos puntos positivos de su guion. Había una enorme sensación de vacío, de falta de propósito y sin ninguna duda, de una simplificación de algo más complicado y elaborado. Todo un desastre que además desmembró el argumento hasta sus cimientos. 


‘Snyder Cut’ de la ‘Liga de la Justicia’

En el ‘Snyder Cut’ de la ‘Liga de la Justicia’ ha optado por cambiar el final e incluir (ATENCIÓN QUE VIENE UN SPOILER ENORME) una ruptura de la línea temporal. Como es de suponer, el giro funciona con gran inteligencia y permite que Barry Allen tenga uno de sus grandes momentos. Pero además, justificar varias de las escenas del “Epílogo” (que cumple funciones de escenas postcréditos).

Se trata de un riesgo calculado, que Snyder asume con gran elegancia y buen tino. Además, “Epílogo” incluye también las consecuencias de ese gran salto de ruptura y lo que podría ocurrir en el universo cinematográfico de DC en consecuencia. La gran conclusión es que tanto el gran enfrentamiento entre héroes como el giro inesperado, otorgan personalidad propia al film. 

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.