En 2020, Google anunció el adiós a las cookies de terceros en Google Chrome. Eso sí: en paralelo, se comprometió a crear un sistema alternativo que permitiera a los anunciantes llegar a las personas a las que les interesaba –preservando la privacidad–. Este martes, la compañía ha dado un paso más en esa nueva dirección asegurando que dicho sustituto no será tan invasivo como las cookies que nos han rastreado durante años en internet.

«Una vez que se eliminen las cookies de terceros, no crearemos identificadores alternativos para rastrear a las personas mientras navegan por la web, ni las usaremos en nuestros productos»

David Temkin, Director de Gestión de Producto, Privacidad en Anuncios y Confianza.

La compañía ha sido bastante contundente en su posición a favor de la privacidad. Algo que, pese a no ser nuevo, no deja de sorprender. El modelo de negocio de Google, recordemos, depende desde hace años de la publicidad segmentada.

«La gente no debería tener que aceptar ser rastreada a través de la web para obtener los beneficios de la publicidad relevante», enfatizó David Temkin en el comunicado. El futuro, según Google, pasa por una serie de APIs que «previenen el rastreo individual a la par que ofrecen resultados a los anunciantes y las empresas editoras». Entre esas soluciones se incluye FLoC (Federated Learning of Cohorts), de la que Google ha hablado en el pasado.

«Los avances en agregación, anonimización, procesamiento en el dispositivo y otras tecnologías que preservan la privacidad ofrecen un camino claro para reemplazar los identificadores individuales. De hecho, nuestras últimas pruebas con FLoC muestran una forma de eliminar eficazmente las cookies de terceros de la ecuación publicitaria y, en su lugar, ocultar a las personas entre grandes multitudes de personas con intereses comunes»

David Temkin, Director de Gestión de Producto, Privacidad en Anuncios y Confianza.

Google no es la primera en vetar las cookies

Google controla el principal marketplace de publicidad del mundo. También gestiona el desarrollo de Chrome, el navegador web más usado. Su papel en la industria de la publicidad online, por lo tanto, es mayúsculo. Sin embargo, la empresa norteamericana no es la primera que decide tomar medidas para preservar la privacidad de los usuarios. Tanto Safari como Firefox llevan un tiempo bloqueando las cookies de terceros.

Estas cookies permiten a los anunciantes rastrear la actividad individual de una persona. Dicha información se utiliza para identificar intereses y, posteriormente, mostrar anuncios de relevancia. Sin embargo, las cookies parecen tener los días contados tras perder el apoyo de los principales navegadores web.

«Mantener Internet abierto y accesible para todos requiere que todos hagamos más para proteger la privacidad, y eso significa el fin no solo de las cookies de terceros, sino también de cualquier tecnología utilizada para rastrear a personas individuales mientras navegan por la web»

Google reconoce que es posible que otras alternativas ofrezcan la posibilidad de monitorizar a los usuarios con más nivel de detalle. Sin embargo, la compañía considera que estas soluciones no tienen recorrido. La presión regulatoria y las exigencias de los usuarios, que son cada vez mayores, acabarán con este tipo de soluciones.

Este mes, Google comenzará a probar su alternativa a las cookies basada en FLoC. A partir del segundo trimestre de este año, además, la compañía espera poder ofrecer esta alternativa a los anunciantes que utilizan Google Ads. La efectividad de su solución, según han podido saber, es del 95%.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.