Elon Musk estará obligado a eliminar uno de sus tweets, publicado en mayo de 2018 por considerar que «amenazaba los derechos de los trabajadores». Además, Tesla, deberá recontratar a un empleado despedido. Esto después de un fallo en contra de la compañía y su CEO por parte de la Junta Nacional de Relaciones Laborales de Estados Unidos (NLRB, por sus siglas en inglés).

El empleado era un activista sindical y fue despedido ilegalmente, según la decisión en la que participaron miembros tanto del partido republicano como demócrata. Y Musk, con dicha publicación, habría incurrido en una posible violación de derechos laborales.

El tweet, que era una respuesta a otro usuario en un hilo en la red social, dice: «Nada impide al equipo de Tesla en nuestra planta automotriz elegir sindicato. Podrían hacerlo mañana si quisieran. Pero ¿por qué pagar cuotas sindicales y renunciar a opciones sobre acciones por nada? Nuestro récord de seguridad es dos veces mejor que cuando la planta estaba con UAW [United Auto Workers, un sindicato estadounidense] y todos ya cuentan con cobertura médica».

De acuerdo a Tesla, Elon Musk se refería a que los trabajadores sindicalizados de otras automotrices no tienen opciones sobre acciones. Sin embargo desde la Junta Nacional de Relaciones Laborales lo vieron de otra manera. La expresidenta de la NLRB, Wilma Liebman, aseguró que los empleados de la compañía californiana entenderían la publicación del CEO como una amenaza porque perderían la oportunidad de tener acciones en la compañía si se sindicalizaran.

El fallo contra Tesla es mucho más que sólo borrar un ‘tweet’ de Elon Musk

Según información publicada en Bloomberg, el dictamen contra la compañía tiene varios puntos importantes. En primer lugar será obligada a recontratar a Richard Ortiz, el sindicalista despedido. Tesla deberá recompensarlo por salario, beneficios perdidos, y borrar de su expediente las medidas disciplinarias que fueron aplicadas.

Además el fabricante de coches eléctricos tendrá que enviar una notificación a todos los trabajadores sobre el fallo, y ratificar su derecho a «conformar, unirse o asistir» a un sindicato, si así lo desean hacer.

En lo estrictamente mediático, Elon Musk deberá borrar el tweet del 21 de mayo de 2018. Este sigue aún publicado, al menos de momento, pero desaparecerá si el technoking de Tesla acata la decisión de la NLRB.

Queda claro que borrar un tweet será el menor de los males para el directivo. Un juzgado administrativo recomendó que Musk leyera en voz alta el fallo frente a los demás trabajadores. Dicha posibilidad fue desestimada.

Elon Musk está acostumbrado a hacer ruido dentro y fuera de las redes sociales, eso no es novedad. Pero todavía no se pronunció públicamente sobre este tema. Lo que sí ha hecho es publicar una burla con mucho doble sentido, que podría o no, tener relación con este caso:

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.