Uno de los estrenos de HBO para el mes de febrero es este documental: Vitals: Una historia humana. Se trata de una serie de tan solo tres episodios realizada por el director Fèlix Colomer. En ella conoceremos algunos de los muchos casos que se han vivido durante la pandemia.

Aquí repasaremos lo que nos ha parecido esta docuserie de reciente estreno.

Una primera ola

Vitals: Una historia humana se desarrolla en los primeros meses de la pandemia por Coronavirus en el 2020. Se adentra al hospital Parc Taulí en Sabadell, Barcelona. Ahí sigue durante sus tres episodios los casos de varios pacientes y de varias enfermeras y personal sanitario que estuvo en la primera línea durante esa primera ola de contagios.

A lo largo de los episodios Vitals: Una historia humana mantiene su espíritu emotivo, de lucha, de aplausos, de pequeñas batallas. Sin embargo, también muestra la parte dura de una pandemia que a la fecha ha costado la vida de cientos de miles de personas alrededor del mundo.

Eso sí, esto último lo hace sin meterse de lleno en las filosas estadísticas o en el drama que ha supuesto para muchas familias, pacientes y personal médico. Por el contrario, por momentos el tono emotivo de Vitals: Una historia humana se vuelve repetitivo, sin mucho más qué ofrecer. No queda duda que necesitamos buenas noticias, historias en donde los pacientes salen caminando luego de meses de convalecer. Sin embargo, en este documental poco más encontraremos.

'Vitals: Una historia humana'

Tal como lo indica el propio título de esta serie documental de HBO España, se trata de una historia humana. Una que es plena, dolorosa y llena de momentos emotivos. Un punto a favor de Vitals: Una historia humana es que se aleja de las retahílas de testimonios y se centra en lo dinámico y la lucha a diaria de los pacientes de cuidados intensivos.

No cabe duda de que trata de historias conmovedoras, en donde se refleja la fragilidad humana pero también su fortaleza. Por otro lado, Vitals: Una historia humana nos da la oportunidad de conocer el día a día de algunas enfermeras. Es decir, en sus momentos de trabajo y lo difícil que es para el personal médico volver a sus casas, mantenerse enteros y las reflexiones que hacen en sus breves descansos.

Mucha empatía

Vitals: Una historia humana recoge muchas escenas que nos conmoverán en muchos sentidos. A un año de aquel 20 de enero de 2020 en el que el director general de la ONU declaró que el brote por el nuevo coronavirus constituía una emergencia de salud pública de importancia internacional. Aquellos primeros esfuerzos puestos en pantalla por el documental nos resultarán sorprendentes. Principalmente porque había muchísimas dudas, conjeturas y una mirada sobre la situación que han ido cambiando con el tiempo.

Se trata, pues, de una serie que se asoma apenas a lo que millones de personas han padecido y siguen padeciendo por la pandemia. Sin embargo, Vitals: Una historia humana nos muestra muchas cosas valiosas durante sus tres episodios. Lo que podríamos reprocharle como documental es que pasa de largo de algunas personas que bien podrían haber engrosado la historia de aquellos primeros meses de la primera ola de contagios.

En otros casos sorprende porque parece más una serie con personajes reales. Este tono del documental no siempre funciona y no siempre profundiza, sino que aboga una y otra vez por el lado conmovedor. Vitals: Una historia humana está disponible en HBO.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.