Autor: Mathew DeBord.- Hace unos 10 años, estuve en una conferencia telefónica con Elon Musk en la que hablaba de un nuevo programa de leasing para el Tesla Model S, que acababa de llegar al mercado. Le pregunté al CEO de Tesla si pensaba que la compañía debía tener su propia financiera.

Él dijo que Tesla estaba contenta con sus socios financieros actuales y que no estaba pensando en crear el "Banco de Elon" a corto plazo. Eso tenía sentido. Tesla producía entonces apenas una fracción respecto al casi medio millón de vehículos que entregó en 2020. Fabricar esos coches era mucho más importante que dejar dinero a la gente para comprarlos.

La práctica de que los fabricantes tuvieran financieras para sus clientes fue establecida por General Motors con la General Motors Acceptance Corporation (GMAC) en 1919. Con ella, GM comenzó a dar financiación a sus clientes para comprar sus coches, a diferencia de Henry Ford, que decidió no hacerlo.

GMAC creció hasta convertirse en la joya de la corona del coloso en el que General Motors acabó convirtiéndose, pero más tarde fue vendida después de un periodo de expansión cuestionable hacia otras áreas de la banca. De hecho, después de la crisis financiera, GM fue una de las primeras compañías en recuperar un brazo de préstamos, comprando un banco de créditos subprime en Texas que transformó en GM Financial.

Tesla y el concepto de "finanzas cautivas"

Hoy, la mayoría de grandes fabricantes de automóviles tienen un brazo de financiación "cautivo". Estos negocios cautivos pueden tener unos beneficios importantes, ya que casi todos los compradores financian sus vehículos, y los vendedores de concesionarios también financian los vehículos que compran a los fabricantes antes de vendérselos a los consumidores. Una empresa como GM o Ford pueden pedir dinero prestado a un interés más bajo, y después prestárselo a sus clientes por un interés mayor para embolsarse la diferencia.

Siempre he pensado que Tesla podría poner en marcha este negocio, especialmente porque su coste efectivo de capital es cero. Algunos expertos consideran que incluso podría ser negativo, ya que cuando Tesla necesita dinero simplemente vende más acciones, llevando el precio de la acción más alto y recuperando el coste de diluir las acciones.

Aunque parezca desconcertante, Tesla no lo ha hecho por el momento. Pero cuando decidió comprar bitcoins por valor de 1.500 millones de dólares y aseguró que comenzaría a aceptar esta criptomoneda como medio de pago para sus vehículos, tomó un camino de vuelta al sector financiero que no se había visto venir.

Musk defiende la inversión de Tesla en bitcoins: "Cuando la moneda fiduciaria tiene un interés real negativo, solo un tonto no miraría en otra parte"

El director de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, David Yermack, aseguró que tenía cierto sentido que Tesla entrara en las criptomonedas, más allá del entusiasmo de Elon Musk por las divisas alternativas.

"No descartaría que tenga necesidad de tener capital trabajando", dijo. "Necesitas tener algunos bitcoins en el cajón de la caja registradora".

No está claro lo que intentará hacer Tesla con los bitcoins que reciba de gente que quiera comprar Cybertrucks o Model Ys, pero está claro que si los bitcoins están sobre la mesa, Tesla los sumará a sus cuentas y tendrá que decidir si mantenerlos o cambiarlos por otra divisa que le dé seguridad. Esto es funcionar como un banco, aunque de una forma poco regulada, del siglo XXI.

Elon Musk es un punk de las finanzas

Sospecho que esto recuerda a Musk —que con sus empresas de coches y negocios aeroespaciales ha modelado una personalidad lejana a como empezó en Silicon Valley— a sus inicios en PayPal, el servicio de pagos que eBay compró en 2002 por 1.500 millones de dólares. Musk rápidamente invirtió su parte en Tesla y SpaceX.

Las finanzas punk son las favoritas de Musk, y con el bitcoin —así como con otras criptomonedas como el dogecoin, su favorita— tiene la oportunidad perfecta para convertir a Tesla en un tipo de ciberbanco que, por su tamaño y capacidad para cambiar acciones compradas en dólares por bitcoins, podría hacer fácilmente más dinero por las criptomonedas que vendiendo vehículos.

De hecho, algunos bancos reales se están acercando a las criptomonedas, pero su gran escala y exposición a las divisas tradicionales les limitan lo lejos que pueden ir con el bitcoin. Para ellos, esta criptomoneda solo sirve para diversificar sus activos y comenzar a utilizar blockchain —la tecnología que está por debajo de las criptomonedas— como una alternativa de pagos de bajo coste respecto a la que actualmente utilizan, con productos como tarjetas de crédito.

No obstante, estas entidades no van a dejar de utilizar monedas fiduciarias para apostarlo todo al bitcoin.

Elon Musk cambia su bío en Twitter para poner '#bitcoin' y el valor de la criptomoneda se dispara 5.000 dólares en solo una hora

Tesla no está tan constreñida. El simple valor de marketing que tiene aceptar los bitcoins como modelo de pago ya puede convertirle en un imán, según Yermack. No sería un problema para muchos entusiastas de las criptomonedas cambiar monedas tradicionales por bitcoins y utilizarlos para comprar Teslas, como un dedo simbólico en el ojo de los bancos tradicionales.

De esta manera, el capital de Tesla en bitcoins crecería, y eventualmente, la compañía podría considerar prestar criptomonedas a sus consumidores que prefieran hacer las transacciones a través de esta vía. Esto podría atraer la vigilancia de los reguladores, pero podría ser comprensible que permitieran a Tesla convertirse en una especie de experimento de los bitcoins en el mundo real.

¿Y qué podría pasar si ese experimento crece? En ese caso, las perspectivas son de vértigo. El único consumo de mayor importe que los coches son las casas, y los coches son mucho más sencillos de financiar. La cantidad de patrimonio que podría convertirse en bitcoins para comprar Teslas podría ser considerable. Una parte no pequeña de ese patrimonio está atrapada en lugares donde el control de capitales podría animar un escenario de bitcoins acercándose a Tesla para mover ese dinero.

Sinceramente, me siento un poco estúpido por no haber visto esto venir. Tesla y el bitcoin podrían ir mucho más allá de un espectáculo financiero. Podría ser el plato principal, la clave de las operaciones de Tesla de la próxima década. El Banco Elon Musk del Bitcoin está oficialmente abierto a los negocios. No entren en pánico si el negocio explota.

[atribucion-bi url=https://www.businessinsider.es/tesla-podria-ser-banco-bitcoins-importante-mundo-815853]

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.