KLM anunció que efectuó su primer vuelo usando combustible sostenible. Un Boeing 737-800 partió de Ámsterdam a Madrid en enero con 500 litros de queroseno sintético en el tanque. El combustible, fabricado por Shell, está basado en CO2, agua y energía renovable.

La aerolínea declaró que estimulará el desarrollo de combustibles sostenibles con el fin de que otras compañías de aviación lo utilicen en su totalidad en 2050. Según Pieter Elbers, CEO de KLM, el primer vuelo con queroseno sintético demuestra que es posible en la práctica y se puede avanzar.

El combustible del vuelo a Madrid fue producido en un centro de investigación en Ámsterdam usando energías sostenibles del sol y viento. KLM reveló otras iniciativas para impulsar la producción de queroseno sintético. La startup Synkero, junto al aeropuerto de Schiphol, KLM y otras empresas, construirán una fábrica para producir este combustible en el puerto de Ámsterdam.

Sumado a eso, la iniciativa Zenid que integra al Aeropuerto de La Haya, SkyNRG y Climeworks hará lo mismo en Rotterdam. El grupo construirá una fábrica para producir queroseno sintético basado en CO2 capturado el aire de la ciudad holandesa. Ambos proyectos firman parte de una estrategia de Países Bajos para reducir las emisiones de CO2 provenientes de la aviación.

Según el comunicado emitido por la aerolínea, España, Francia, Alemania y otros países de la UE mostraron interés en trabajar en conjunto. Los gobiernos afirman que la recuperación de la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19 tiene que ir de la mano con la sostenibilidad para alcanzar los objetivos climáticos.

Boeing fabricará aviones que funcionarán con biocombustible

El anuncio de KLM llega a unos días de que Boeing revelara su iniciativa de entregar aviones capaces de volar usando solo biocombustibles. El fabricante estadounidense anunció que las primeras aeronaves llegarán en 2030 con miras a reducir a emisión de CO2. Para lograrlo, Boeing tendrá que demostrar a las autoridades que los vuelos son 100% seguros.

Actualmente la reglamentación establece que los aviones pueden volar con un máximo de 50% de biocombustible en el tanque, mezclado con combustible tradicional. La propuesta sostenible de Boeing está basada en aceite vegetal usado, caña de azúcar, grasa animal y otros desechos.

El fabricante de aviones ya tiene experiencia en vuelos usando biocombustible y prueba de ello es el Boeing 777 de FedEx que en 2018 demostró que era posible trasladarse usando combustible sostenible en su totalidad.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.