Hoy en día se conocen como historias interactivas o interactive stories. En el pasado también se conocieron como aventuras conversacionales y, cuando evolucionaron, lo hicieron en forma de aventuras gráficas. Pero la idea es la misma: un juego en el que debes responder preguntas o conversar con un personaje. Según las respuestas o frases elegidas, la historia irá por un camino u otro, según la complejidad de la trama.

Tanto las aventuras conversacionales como su versión actual, las historias interactivas, priman la historia que se cuenta frente a los gráficos. Sí, aparecen escenarios y personajes, pero lo importante es el enunciado o el texto que ves en pantalla. Eso y las respuestas u opciones a tu disposición.

Pues bien. Si quieres crear tus propias historias interactivas, no necesitas saber programar o manejarte con motores gráficos u otras herramientas. Basta con tener imaginación. Y si quieres darle un toque gráfico para mejorar su aspecto, te proponemos que acudas a Visual Story.

Diseñando juegos como presentaciones

Aunque pueda parecer algo simple, las historias interactivas pueden ser complejas. Según las decisiones que toma el jugador, la historia sigue un camino u otro. Y así hasta obtener un árbol de opciones que pueden acabar en distintos finales.

Visual Story está pensado para crear este tipo de contenido de manera cómoda y sin saber programar. Una suerte de Scratch para todos los públicos que permite diseñar una historia interactiva o un juego de preguntas y respuestas a través de un menú gráfico, con botones y flechas en lugar de código de programación.

Entre otras cosas, podrás crear personajes, escenarios, variables y eventos. Los eventos generarán distintas posibilidades con las condiciones. Si se cumple una condición, la historia irá hacia un evento concreto u otro. Además, la herramienta tiene la ventaja de combinar los elementos gráficos con aquellos más propios de la programación.

Juegos y actividades interactivas en minutos

Con Visual Story podrás crear juegos de preguntas y respuestas, actividades didácticas interactivas, historias interactivas o sencillos juegos. Y para que todo sea más cómodo, cuentas con un catálogo de elementos gráficos para crear personajes y escenarios. Por el momento no puedes subir tus propias imágenes, algo que se resolverá en el futuro.

Por lo demás, la herramienta es muy fácil de usar. Te das de alta como usuario y ya podrás empezar a crear aventuras interactivas. Y si tienes cualquier duda, trastea con las opciones disponibles o consulta su ayuda, bastante escueta.

Tendencia en Hipertextual