La industria de los videojuegos acaba de vivir un momento histórico gracias a un streamer español. TheGrefg ha destrozado el récord de espectadores simultáneos de un vídeo de juegos transmitido en vivo. El contenido, que se estaba emitiendo a través de Twitch, llegó a superar los 2,4 millones de espectadores concurrentes. Sí, leíste bien. Es una cifra brutal nunca antes vista en el mundo del streaming de juegos y que difícilmente será superado pronto.

Ojo, el nuevo récord establecido no solo incluye a Twitch, sino a todo el sector de los directos de videojuegos. Para contextualizar el logro de TheGrefg, podemos traer a la mesa otras cifras monstruosas como el stream de la ELEAGUE Boston Major de 2018, el cual juntó a más de 1,1 millones de personas simultáneamente. Ese mismo año, el torneo de Fortnite de ElRubiusOMG superó el millón de personas viendo el directo al mismo tiempo en YouTube.

Y si nos basamos específicamente en los números de Twitch, curiosamente el anterior récord también pertenecía a TheGrefg con más de 666.000 espectadores. Este se consiguió a principios de diciembre de 2020. Antes del streamer español, el trono de Twitch estaba en manos de Ninja y el rapero Drake, quienes acumularon 630.000 espectadores al jugar Fortnite en un directo juntos. Como puedes ver, la hazaña conseguida hoy por TheGrefg será recordada por muchísimo tiempo.

Fortnite es nuevamente la clave para lograrlo

¿Qué estaba transmitiendo TheGrefg para alcanzar tan espectaculares dígitos? Fortnite, siempre Fortnite. David Cánovas Martínez, que es el nombre real del susodicho streamer, anticipó que presentaría su skin de Fortnite durante el directo. Era un momento ampliamente esperado por la comunidad del battle royale, principalmente entre aquellos jugadores hispanohablantes. Antes de mostrar su skin por primera vez, el directo ya tenía más de 2 millones de espectadores.

La diferencia con los anteriores récords es simplemente brutal. Dobló la audiencia concurrente de los streams de ELEAGUE Boston Major y el torneo de ElRubiusOMG, y cuadriplicó el récord anterior de Twitch. El hito demuestra, una vez más, que los streams de videojuegos llegaron para quedarse y que hoy en día son una parte fundamental de toda la industria.