Si eres o has sido usuario de Windows desde hace más de diez años, recordarás el desfragmentador de Windows, también conocido como desfragmentador de disco. Una herramienta que debía arreglar un problema de diseño del sistema de archivos de Windows y que, en la práctica, servía como solución relajante para muchos en una época muy anterior a los vídeos ASMR.

Muchos hemos pasado el rato mirando cómo se iban ordenando los fragmentos de archivos. Una tarea, a priori aburrida, pero que se convertía en un placer culpable gracias a la interfaz del desfragmentador de Windows y a su código de colores. Incluso hoy podemos encontrar vídeos en YouTube para ver el proceso de desfragmentación de disco a toda pantalla.

Lo que conocemos como desfragmentador de disco, disk defragmenter en inglés, nació para resolver un problema, la fragmentación de archivos en los discos duros que usaba Windows. Pero con la llegada de los discos de estado sólido, memorias USB y tarjetas SD, la fragmentación dejó de ser un problema. Con todo, Windows 10 sigue manteniendo esta herramienta, para discos duros, si bien ya no es tan importante como antaño y su automatización la ha relegado al olvido.

La fragmentación de archivos en discos duros

En la actualidad, dispositivos móviles y ordenadores emplean memorias de estado sólido. Los discos SSD siguen siendo más caros que los clásicos discos duros, pero ya ofrecen un precio aceptable para estar presentes en la mayoría de computadoras que puedes comprar. Es más, se suele combinar un disco SSD para el sistema operativo y un secundario HDD para guardar ciertos archivos y documentos.

Entre las muchas ventajas que tienen los discos SSD frente a los HDD está la no fragmentación de los archivos que almacena. Fragmentación de archivos es básicamente que un archivo no se guarda entero en el disco. Lo hace en fragmentos que no siempre son contiguos. Esto implica que para editar o leer ese archivo, el sistema operativo debe unirlo. Un problema que parece menor en las computadoras modernas, pero que antaño suponía que el ordenador funcionara más lento para determinadas tareas.

La fragmentación de archivos fue un problema en discos duros y, previamente, en disquetes y demás medios de almacenamiento electromecánicos. Estamos hablando de una época en la que había poca memoria en disco, los ordenadores tardaban en realizar las tareas y cualquier defecto causaba problemas y pérdidas de tiempo. Durante los años 80, 90 y 00 del siglo pasado, este problema afectó especialmente a usuarios de DOS y, posteriormente, de Windows. Otros sistemas operativos también se veían afectados por la fragmentación, pero a un nivel mucho menor.

Antes del desfragmentador de Windows

En 1982, IBM ofrecía una herramienta de desfragmentación para DOS llamada Disk Volume Organization Optimizer. Su propósito era desfragmentar disquetes de 5 1/4. Por su parte, Symantec lanzó su propia solución en 1987. Se llamaba Speed Disk, corría en DOS y formaba parte del paquete Norton Utilities. Y el desarrollador Executive Software, luego renombrado Diskeeper Corporation, lanzó su propia utilidad, Diskeeper, para Windows NT.

Fuente: Anatoly Shashkin @dosnostalgic (Twitter)

Finalmente, Microsoft se vio obligado a hacer algo al respecto, por lo que inicialmente lanzó unos comandos para Windows NT 4.0 (1996) llamados file system control (FSCTL) o control de sistema de archivos. Era compatible con sistemas de archivos FAT y NTFS, los más populares del momento.

FAT había sido el sistema de archivos de DOS, que luego heredó Windows. NTFS, por su parte, era el sistema de archivos de Windows NT y posteriormente formó parte de Windows desde Windows XP en adelante.

Microsoft se rinde a la evidencia

El desfragmentador de disco como lo conocemos vio la luz con Windows 95 y ha formado parte de Windows con distintos diseños. Las primeras versiones mostraban un gráfico con rectángulos que representaban los fragmentos. Más adelante se mostraba una barra con líneas de colores que se iban homogeneizando.

En la actualidad, la herramienta se limita a una barra de progreso similar a la que vemos al mover o copiar un archivo. Y su nombre se ha cambiado por Optimizador de disco o Drive Optimizer en inglés.

El papel del desfragmentador de disco o desfragmentador de Windows, como hemos dicho, era unir los fragmentos de archivos en uno solo. Se podía hacer en el disco duro principal o en cualquier disco, interno o externo. Podíamos ejecutar la herramienta manualmente, programarla o incluso lanzarla desde la línea de comandos.

Con la llegada de las memorias de estado sólido, como tarjetas SD, memorias USB y discos SSD, ya no es necesario desfragmentar, ya que los archivos se almacenan sin fragmentos. Por el camino quedan en el recuerdo el desfragmentador de Windows y las propuestas de otros, como el más moderno Smart Defrag de Norton, Defraggler de los creadores de CCleaner o Disk Defrag de Auslogics. La lista es interminable.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.