Nintendo enfrenta una demanda en Europa por el tema del "Joy-ConDrift" en la Nintendo Switch. BEUC, una agrupación de organizaciones de consumidores, presentó una queja ante la Comisión Europea por obsolescencia programada.

BEUC menciona que recibió más de 25.000 quejas de consumidores en toda Europa que son víctimas del Joy-Con Drift. Aunque el fallo se reportó de manera masiva a mediados de 2019, algunas personas lo padecían desde un año antes.

El Joy-Con Drift es un problema en el que la Nintendo Switch "cree" que alguien está moviendo el joystick, cuando en realidad nadie lo toca. Aunque no es un fallo que afecte a todos los mandos, un alto porcentaje son víctima del él y tarde o temprano deberan ser reemplazados.

A la fecha la única solución es pedir soporte a Nintendo para obtener una reparación. Según BEUC, en el 88% de los casos reportados por los consumidores, el Joy-Con se rompió durante los primeros dos años de uso.

Nintendo omitió información clave a sus consumidores

La agrupación asegura que hubo omisiones engañosas de información clave del consumidor, basándose en la directiva de prácticas comerciales desleales de la UE.

"BEUC y sus miembros están pidiendo que se lleve a cabo una investigación a nivel europeo sobre el problema y que Nintendo se vea obligada a abordar urgentemente los fallos prematuros de su producto. Hasta entonces, los controladores de juegos defectuosos deben repararse de forma gratuita y los consumidores deben estar debidamente informados sobre la vida útil limitada de este producto."

En una carta enviada a la UE, BEUC indica que a inicios de 2020, ordenó un análisis técnico para descubrir el origen del problema. La agrupación descubrió que el fallo se debe al desgaste prematuro de los circuitos impresos y a un defecto de sellado que provoca que entre polvo al interior del joystick.

La misiva indica que, pese a que Nintendo realizó cambios al diseño de los mandos, no resolvió el problema de fondo que causa el Joy-Con Drift.

El Joy-Con Drift es evidencia de que el fabricante japonés no actuó oportunamente para resolver el fallo

Monique Goyens, directora de BEUC, dijo que Nintendo debe encontrar soluciones adecuadas para los miles de consumidores afectados. "Ya es hora de que las empresas dejen de lanzar al mercado productos que se rompen demasiado pronto", mencionó.

Nintendo no es ajeno al problema de la Nintendo Switch, aunque la estrategia de comunicación y mitigación es cuestionable. En junio de 2020, Shuntaro Furukawa — presidente de Nintendo — admitió públicamente la existencia del Joy-Con Drift y se disculpó con los consumidores.

La compañía se comprometió a ofrecer una garantía por dos años y reparaciones gratuitas de los mandos defectuosos. La respuesta llegó un año tarde desde que se hizo público el problema en todos los medios y cuando miles de personas ya habían gastado en comprar un Joy-Con nuevo.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.