¿Te pareció poco la historia del exprimidor de zumo de 700 dólares con WiFi? La historia de Juicero, una de los capítulos más vergonzosos de Silicon Valley, parece que no fue suficiente. De los zumos en bolsa, llegan ahora los helados en cápsula. Listos para presionar y tomar.

ColdSnap, según adelantaba Gizmodo, parece que se está posicionando como la nueva tendencia del mercado de los envasados.

Un mundo que comenzó con el imperio de las cápsulas de café, cortesía de Nespresso, y que ha traspasado todas las fronteras inimaginables. Porque si hay algo que no se le puede negar a la marca representada por Clooney es que han sido de los pocos que han podido triunfar en el sector. Desde las máquinas de café, puntos de venta y las propias cápsulas, ahora con más competencia, siguen manteniendo su posición en el mercado.

En cualquier caso, hemos tenido de todo metido en bolsas o vainas: maquillaje, galletas, tortillas.... Estas últimas no llegaron ni a comercializarse. Quedaba la punta del iceberg y alguien tan loco como para volver a invertir en un negocio que ha demostrado ser poco rentable. Al menos de forma histórica.

En el caso específico de ColdSnap, que quiere abordar el sector profesional y familiar, ya no son los zumos ni tampoco café. En este caso serán los helados los que tomen el protagonismo.

Cápsulas de los más infinitos sabores para tomar en casa. Ofrecen, también, una larga lista de sabores de yogur, batidos, granizados, batidos y cócteles. Quizá esto último sea lo que más tirón pueda tener a largo plazo.

Todo, por supuesto, con una idílica historia detrás. Matt Fronte cambió los cuentos de hadas de sus hijas por cuadernos de ideas. De ellos salió el deseo de crear una máquina de helados para la casa. Dicho y hecho, Fronte creó del dulce sueño de sus hijas una empresa.

Las grandes dudas de ColdSnap, los helados en cápsula se suman a la lista

La propuesta de ColdSnap no es nueva, ni mucho menos. Al menos en origen. Ya Cornetto Soft, marca propiedad de Frigo en España, se lanzó con esta propuesta para el sector de la restauración. Una máquina que, bajo la presión de un brazo, sacaba el contenido de una cápsula de helado encima del cucurucho. ¿Te suena?

Y no son los únicos. LG ya lo intentó en 2009 con una máquina casera que ofrecía la posibilidad de crear helados caseros. Sí, también con cápsula.

La pregunta del millón, en este caso, es si se repetirá el precio estratosférico de Juicero. La máquina de 700 dólares que, además, no era necesaria para sacar el zumo de los paquetes fue la sorpresa del momento.

Para ColdSnap de momento no hay precio establecido; y, de hecho, su éxito depende de esa cifra. Sus creadores tienen previsto llegar al mercado a mediados de 2021, tanto con la máquina, como con las cápsulas congeladas; al más puro estilo Nespresso.

¿Llegarán? Esa es la gran pregunta. ColdSnap competirá con un producto que cuesta apenas unos céntimos en cualquier tienda de proximidad. También proponen la compra de una máquina que, a simple vista, ocupa un gran espacio en la cocina.