Hay un nuevo villano en Hollywood y es especialmente peligroso. Se trata de Jason Kilar, director ejecutivo de WarnerMedia quien tomó la decisión de estrenar películas en cines y plataformas de streaming al mismo tiempo. Será el responsable de la muerte del cine tal y como lo conocemos? 

Se trata de un asunto complicado. Desde la semana pasada, diversas voces de la Industria han dejado claro su descontento por una decisión que pone en jaque los tímidos intentos de la meca del cine por salvaguardar la proyección en la pantalla grande. La estrategia de Warner de estrenar sus grandes proyectos en cine y streaming a la vez es un golpe que puede tener consecuencias descomunales, además de influir en las posibles decisiones de otros estudios.

De hecho, hace unos días, Disney Plus anunció un movimiento semejante entre las múltiples novedades que reveló durante su día Investor Day. Más de la mitad de sus estrenos principales llegarán al mismo tiempo a las salas y a la pantalla chica, lo que deja muy claro que la iniciativa de Warner no sólo se considera un movimiento seguro en medio de un momento de incertidumbre, sino la sentencia definitiva de la proyección cinematográfica tal y como la conocemos. 

Todo apunta a Netflix y su modelo de negocios

El motivo: los estudios comienzan a imitar el modelo de negocios de Netflix, que busca una mayor base de suscriptores, en contraposición a la tradicional percepción de un cine creado para atraer al público a las salas. Desde hace casi un lustro, la plataforma enfocó esfuerzos en crear grandes producciones que le aseguraran una mayor cantidad de nuevos clientes, en lugar de intentar adecuarse a las reglas tradicionales de Hollywood. ¿El resultado? un catálogo lleno de producciones de primer nivel. Eso les ha asegurado el puesto como un productor de considerable influencia en el mundo del séptimo arte. 

Pero se trata de un fenómeno más sutil: Netflix no está compitiendo por arrasar durante el fin de semana de estreno con un film, sino de asegurar una retención de suscriptores de al menos dos años, idealmente tres. De modo que la inversión está enfocada en hacer más atractivo su catálogo, asegurar su base de audiencia y seguir aumentando el prestigio del contenido producido. Todo mientras incrementa de manera progresiva el costo de su suscripción.

¿Buscar Warner disfrutar de un fenómeno semejante? Todo indica que sí.

El turno de Jason Kilar y Warner

Jason Kilar se convirtió en el director ejecutivo de WarnerMedia durante mayo y enfrentó los momentos más duros de la cuarentena. Cambios de calendario, aplazamientos de estrenos y cancelación de producciones. Finalmente parece haber encontrado la manera idónea de salvaguardar los activos del estudio, a pesar que el movimiento ha sido criticado por agentes, dueños de cines, productores y actores en los últimos días.

El anuncio tomó por sorpresa a la Industria. Sin que hubiese ningún indicio previo, Warner difundió en un sorpresivo comunicado de prensa que 17 películas programadas para 2021, incluidos Dune y Matrix 4, se estrenarían simultáneamente en los cines y en el servicio de streaming de la compañía, HBO Max. Incluso, la información sorprendió a los directores y actores que forman parte del conglomerado de Warner.

Christopher Nolan se convirtió en vocero involuntario de los talentos detrás de cámara de la compañía y declaró a The Hollywood Reporter, lo inconforme que se encontraban con la decisión:

“Algunos de los cineastas y estrellas más importantes de nuestra industria se acostaron la noche anterior pensando que estaban trabajando para el mejor estudio cinematográfico. Y despertaron para descubrir que lo hacían para el peor servicio de transmisión”

Por su parte, Denis Villeneuve, quien dirige Dune, declaró a Variety: “Warner podría haber acabado con la franquicia de Dune”. La película a estrenarse en diciembre, cubre solo la mitad de la novela de Frank Herbert. La estrategia era que el cineasta completara la historia de ciencia ficción en una secuela.

Poco después trascendió que ni a Nolan ni a Villeneuve, ni tampoco a la mayor parte de Hollywood, se les informó de los planes del estudio antes de que fueran anunciados.

Después del terremoto

Kilar, de 49 años, no declaró a los medios hasta después de seis días del anuncio de WarnerMedia que sacudió los cimientos de Hollywood. Lo hizo para calificar las críticas de “dolorosas” y ponderar sobre la necesidad de una evolución de mercado en mitad de una situación cada vez más complicada. “Claramente tenemos más trabajo por hacer mientras navegamos por esta pandemia y el futuro depende de eso”.

“No hay situación en la que todos se pongan de pie y aplaudan”, declaró “Esa no es la forma en que se desarrolla la innovación. Esto no es fácil ni se pretende que sea fácil. Cuando intenta algo nuevo, debe esperar y estar preparado para algunas personas que no se sienten cómodas con el cambio. Está bien.”

Además, Kilar no está solo en medio de la tormenta. Su superior, John Stankey, director ejecutivo de la empresa matriz de Warner, AT&T, defendió la estrategia, calificándola de “ganar-ganar-ganar” en una reciente conferencia con inversores.

El futuro de Warner y el cine

Por supuesto, la decisión de WarnerMedia implica serios desafíos. HBO Max es un servicio especialmente caro para la poca oferta de contenido que dispone, una crítica que lleva a cuestas desde su lanzamiento. Además, se encuentra la diversificación inexplicable de los servicios streaming de la compañía, que incluye HBO Go, HBO Now, HBO España, HBO Nordic, etc. Con un total de suscriptores activos de “apenas” 12,6 millones, queda muy por detrás de Netflix, que cuenta con 195 millones de suscriptores y Disney+, que ya tiene 87 millones de suscriptores.

De hecho, tan solo el 30% de las personas que tienen una suscripción por cable a HBO —en América, puesto que en Europa no existe dicha opción— se han registrado en alguna de las apps o plataformas de streaming.

Además de eso, el balance de AT&T presenta una deuda cercana a los $170 mil millones de dólares, lo que llevó a algunos en Hollywood a preguntarse si la compañía puede invertir lo suficiente en contenido para hacer realidad sus objetivos.

HBO Max como vehículo para el futuro de Warner

No obstante, HBO continúa adelante con su decisión y dio un espaldarazo a Kilar, al permitirle responder de manera directa Nolan, uno de los rostros más conocidos y respetados de la industria. Además de agradecer la preocupación del realizador por la Industria del cine —e ignorar los ataques feroces a su estrategia— le encomió a seguir “el fluir de la Industria”, en unas declaraciones que más de un medio señaló como “burlonas” y poco respetuosas.

“Creo que él diría que esta es una empresa tan dedicada al narrador y al fanático, que no se detendrán ante nada para asegurarse de que va lo más lejos posible para ayudar tanto al narrador como al fanático”, dijo Kilar a Variety. Nolan no respondió a la provocación. 

A pesar de todo, Kilar admite que la compañía debería haber sido más sensible a cómo los actores y cineastas recibirían el anuncio. Lo dijo en una entrevista con el New York Times:

“Un punto muy importante que destacar, algo que debería haber hecho una parte central de nuestra comunicación original, es que estamos abordando cuidadosamente la economía de esta situación con un principio rector de generosidad para nuestro ángulo más importante”

Salvar a Warner a toda costa, aunque eso signifique destruir el modelo de negocio de los cines

Lo que queda claro es que Kilar no es un romántico ni tampoco está interesado a hacer nuevos amigos en Hollywood, sino a salvar a Warner de una debacle sin precedentes.

Si el 2021 resulta tan improductivo como 2020, es probable que las productoras y estudios deban enfrentarse a una crisis financiera coyuntural. Algo que el ejecutivo está dispuesto a evitar como sea. “Hay algunas cosas de las que se puede hablar, hablar y hablar, pero no necesariamente cambia el resultado”, dijo Kilar a Variety. “No creo que esto hubiera sido posible si hubiéramos tardado meses en conversaciones con todos los implicados. En cierto punto, es necesario que alguien tome las riendas. Es necesario liderar pensando en el consumidor y tomar decisiones en su nombre”.

Un único movimiento que quizás cambio la historia del cine para siempre.